El coronavirus no discrimina. No reconoce raza, género, religión, estatus social o nacionalidad. Foto: Especial.

Washington, D.C.- Los súper ricos no son inmunes al coronavirus. El derrumbe de los mercados financieros, la caída del peso y las peores tasas de desempleo desde la Gran Depresión en Estados Unidos, golpearon duro y sin piedad a los más ricos de México y del mundo. Irreverente, el virus encogió fortunas y también sus números. Ahora son menos y más pobres.

Cinco millonarios mexicanos salieron de la lista de Forbes 2020 publicada la semana pasada. Sólo 12 de 17 sobrevivieron. Su riqueza conjunta se redujo de 133 mil millones de dólares en 2019 a 103 mmdd. Gran parte de las pérdidas ocurrieron en las peores semanas de la pandemia en marzo. El debilitamiento del peso frente al dólar también contribuyó. Se ha devaluado más de 25 por ciento en lo que va de 2020.

Los expulsados son: Emilio Azcárraga Jean (Televisa); David Peñaloza (Pinfra); Fernando Chico Pardo (Grupo Aeroportuario del Sureste), y los hermanos Calderón Rojas (Coca Cola). También salió Eva Gonda de Rivera, viuda de Eugenio Garza Lagüera, pero porque se documentó que las acciones de Femsa están distribuidas entre 16 miembros del clan regiomontano.

El caso de Emilio Azcárraga Jean es el más dramático. En 1992, Emilio Azcárraga Milmo fue investido por Forbes con el título de hombre más acaudalado en Latinoamérica. Su hijo Emilio, el tercer Emilio en la dinastía, comenzó su reinado a los 29 años con una herencia de 2.8 mmdd y un conglomerado de medios que le dejó su padre tras su muerte en 1997. Trató de enderezar al endeudado imperio al tiempo que derrochaba en mansiones frente a las playas en Florida, cruceros e intentos fallidos por penetrar un mercado hispano que desconoce con proyectos mediáticos extravagantes en Estados Unidos.

El cachorro fue tragándose paulatinamente la fortuna de “El Tigre” hasta dejarla por debajo de los diez ceros obligados para aparecer entre los millonarios de la revista que una vez honró con la portada a su padre. El apellido Azcárraga no brilla más en las carteleras de los privilegiados del Olimpo. Desde el más allá se revuelca “El Tigre” y ruge: “¡Qué hiciste con mi imperio junior cabrón!”.

El declive de Carlos Slim Helú (América Móvil) también es digno de mención. Sigue siendo el hombre más rico de México y Latinoamérica, pero ya no está entre los diez primeros más acaudalados. En 1991, debutó en la lista de Forbes con 1.7 mmdd. Su fortuna creció a ritmo vertiginoso. En 2010, sorprendió al mundo al destronar a Bill Gates del trono de los ricos con 74 mmdd. Preservó el título entre 2010 y 2013. En el último año perdió 19 mmdd. Pasó de 64 mmdd en 2019 a 52.1 mmdd. Aun así, tiene más dinero que sus correligionarios mexicanos juntos. Su legado será haber sido el primer, y hasta ahora único, ciudadano de un país no avanzado en alcanzar la cima de la riqueza del planeta.

Carlos Slim en la revista Forbes. Foto: Especial.

Los otros sobrevivientes en el listado Forbes 2020 son Ricardo Salinas Pliego (TV Azteca); German Larrea (Grupo México); Alberto Bailleres (Peñoles, Palacio de Hierro); María Asunción Aramburuzabala (Grupo Modelo); Jerónimo Arango (comercio); Juan Francisco Beckman (Tequila Cuervo); Carlos Hank Rohn (Banorte); Roberto Hernández (banca); Antonio del Valle (Orbia); Rufino Vigil (acero); Alfredo Harp Helú (banca).

Pero en los anales del melodrama de los ricos mexicanos no hay caso más desgraciado que el de Joaquín El Chapo Guzmán. Ingresó a la lista de Forbes con una fortuna de mil millones de dólares en 2009. El otrora intocable líder del cartel de Sinaloa hoy se pudre en vida en una cárcel de máxima seguridad en Colorado. Sobre los tres años que habitó en el reino de los dioses del dinero solo queda el pie de página.

La leyenda de auge y caída de los ricos de México empezó con la conversión del país en maquila de ricos tras la subasta de empresas del Estado mexicano en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari. En medio de las expectativas del Tratado de Libre Comercio de América del Norte y de los sueños guajiros de grandeza primermundista de Salinas, el país contribuyó con 24 nuevos ricos al listado de Forbes. Por primera vez, Slim ascendió a los diez primeros más ricos del universo terrenal.

Pero la crisis de la deuda de 1995 redujo su número a nueve. En décadas recientes, se ha mantenido estable. El peor año fue 1998 cuando bajaron a siete.

Por si sirve de consuelo, en el mundo hay 80 menos ricos que hace un año; más de la mitad de los 2,095 en el listado son más pobres que en 2019, con una riqueza neta conjunta de 8 billones de dólares, 700 mmdd menos que en 2019. Jeff Bezos (113 mmdd), dueño de Amazon, sigue siendo el más rico, seguido por Bill Gates (98 mmdd).

Ni siquiera Donald Trump se salvó. El valor del imperio inmobiliario del presidente, que sus hijos Eric y Don Jr. administran, cayó mil millones de dólares en el último año. Forbes calcula la riqueza del presidente en 2.1 mmdd. Comparte el lugar 1001 en el listado del que se enorgullece ser miembro.

El coronavirus no discrimina. No reconoce raza, género, religión, estatus social o nacionalidad. Contagia e impacta parejo. Irreverente. Indómito. Subversivo. Somete a su voluntad fortunas de ricos y miserias de pobres. Como la rima infantil, ni todos los caballos ni todos los hombres del Rey pudieron a los millonarios proteger.

Twitter: @DoliaEstevez