El especialista sobre crimen organizado Edgardo Buscaglia aseguró que las autoridades mexicanas deben aplicar el mismo entusiasmo en las investigaciones por el derrumbe de la Línea 12 del Metro capitalino, la tragedia que dejó a 26 personas muertas, que en el caso contra el Gobernador Cabeza de Vaca.

Ciudad de México, 14 de mayo (SinEmbargo).– Está muy bien que vayan por Francisco García Cabeza de Vaca, que tiene indicios de presunta criminalidad, pero con el mismo entusiasmo México debe ir por los responsables del desplome de la Línea 12 del Metro capitalino, dijo esta tarde Edgardo Buscaglia.

El académico y especialista sobre crimen organizado destacó la importancia de que el Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador aplique la justicia en ambas manos, y no sólo en la que va contra de los opositores.

“Está muy bien que [las autoridades] vayan contra un personaje en el cual se encuentran indicios potencialmente probatorios como los que ha enviado la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) contra García Cabeza de Vaca, pero hay que aplicar ese mismo entusiasmo en los casos relacionados con la Línea 12, ahí hay denuncias vinculadas al rol de Marcelo Ebrard y Mario Delgado”, expuso en entrevista para el programa “Los Periodistas”, que conducen Álvaro Delgado Gómez y Alejandro Páez Varela en SinEmbargo al Aire, por YouTube.

“De lo contrario, las causas contra Cabeza de Vaca o contra Lozoya se van a percibir como políticamente sesgadas, no van a ser legítimas ni política ni judicialmente. El Gobierno tiene que dar ejemplo cuando existen denuncias vinculadas a su mismo partido en el poder, se tiene que aplicar ese mismo entusiasmo que se aplica hoy en los casos como el de Cabeza de Vaca”, insistió.

El también investigador de la Universidad de Columbia puso como ejemplo el caso de corrupción de Emilio Lozoya Austin, donde se supone están implicados una red de más de 50 políticos mexicanos de prácticamente todos los partidos de México. Sin embargo, a la fecha, la Fiscalía General de la República (FGR), que comanda Alejandro Gertz Manero, sólo ha podido privar de su libertad a un político panista.

Ojalá, dijo, que esa red de corrupción política pudiera combatirse y que el Gobierno de López Obrador aplicara una política “de manos limpias” que hasta ahora no se ha visto.

Edgardo Buscaglia lamentó que por el caso Odebrecht solo estén vinculados a proceso Jorge Luis Lavalle, exsenador del Partido Acción Nacional (PAN), y Emilio Lozoya, exdirector de Pemex, pero por el delito de asociación delictuosa, una tipificación de menor gravedad que delincuencia organizada.

Resaltó que esa tipificación propuesta por la FGR “genera impunidad y una limitación en las acusaciones penales a futuro que van llegar a nombres de todos los partidos”.

El académicos aseguró que Santiago Nieto, titular de la UIF, “tiene claramente una diagramación de delincuencia organizada que rodea a Lozoya, no son solamente dos personas, hay información que vincula a más de 50 políticos de todos los partidos”.

“Tenemos que avanzar sobre la red política que Santiago Nieto ya tiene identificada y que lamentablemente no se ha impulsado a través de la FGR en su totalidad”, insistió, también aseguró que solo de esa forma podría hablarse de un “maxiproceso de manos limpias” en México porque abarcaría a  políticos de todos los partidos.

Cuestionado sobre qué tendría que pasar en los próximos tres años para que el combate de la corrupción avance en México, Buscaglia resaltó la importancia de fomentar la participación de la sociedad civil a través de auditorías ciudadanas, una figura legal que no existe en México

“Ese es el pilar  en el que se han apoyado países como Brasil y Estados Unidos, a través de auditorías ciudadanas”, destacó. Edgardo Buscaglia también dijo que será necesaria una mayor coordinación entre la UIF y la FGR, y de esta dependencia con las fiscalías locales.

El investigador opinó que la UIF ha hecho “investigaciones de primer nivel”, pero la FGR del Gobierno actual es “un cero a la izquierda”.