En el Altiplano y la zona metropolitana, donde la principal fuente son acuíferos en áreas mineras, como son sobre explotados, se incrementa la cantidad de minerales que pasa por la presencia de flúor y arsénico, lo que ocasiona problemas de salud en los niños relacionado con el coeficiente intelectual bajo, aunque lo más preocupante es el daño renal, dijo el coordinador del CIAAS.

Por Martha Arriaga

San Luis Potosí, 14 de junio (Pulso).- Todos los ríos de la Huasteca sirven de drenaje, ya que los municipios descargan aguas negras en las vertientes de esas riveras, denunció el coordinador del Centro de Investigación Aplicada en Ambiente y Salud (CIAAS) de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (UASLP), Fernando Díaz-Barriga.

Explicó que en la Huasteca es increíble ver cómo la sequía impacta principalmente a las comunidades indígenas pequeñas, eso es muestra de un estrés hídrico estatal, que amerita una propuesta de manejo integral del agua.

El problema del agua en San Luis Potosí es crítico y general, tanto por la calidad como por la cantidad, esto ha ocasionado problemas de salud en los niños relacionados con el coeficiente intelectual bajo y daño renal.

La calidad del agua con hechos como los sucedidos en la presa de Mexquitic, no representa más que la punta del iceberg, “el río Moctezuma siempre ha estado contaminado desde su origen en el estado de Hidalgo, pasando por zonas mineras de Querétaro, llegando a Tamazunchale ya contaminado ese líquido”.

En relación a la cantidad del agua, consideró que hacen falta estudios que prevean la expansión de las áreas urbanas, lo que afecta principalmente a Matehuala, a la capital potosina y Villa de Reyes, el cual se está industrializando.

En el caso del Altiplano y la zona metropolitana, donde la principal fuente son acuíferos en áreas mineras, dijo que como son sobre explotados, se incrementa la cantidad de minerales que pasa por la presencia de flúor y arsénico, lo que ocasiona problemas de salud en los niños relacionado con el coeficiente intelectual bajo, aunque lo más preocupante es el daño renal.

“Cuando uno incrementa la cantidad de elementos inorgánicos, no tienen que ser tóxicos, ya que pueden ser también sales en el agua, por lo que el riñón trabaja demás, lo que ha ocasionado que en México sea la segunda causa de enfermedad”, explicó.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE PULSO. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.