El número de casos diarios de COVID-19 volvió a marcar una cifra récord en las últimas 24 horas, con más de 142 mil, mientras que el acumulado global asciende a 7.69 millones, según las cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Ciudad de México, 14 de junio (SinEmbargo).– Mientras que el nuevo coronavirus ha provocado la muerte de más de 430 mil personas y casi 8 millones de contagios en el mundo, los habitantes de varios países se enfrentan a plagas que parecían casi resueltas antes de la pandemia.

En Nueva Zelanda, los habitantes del oeste de Auckland se enfrentan a una plaga de pollos salvajes, según reportó el diario The Guardian.

El cacareo de las aves le quita el sueño a los habitantes del suburbio de Titirangi. Las gallinas devastan jardines, huertos y las raíces de los árboles Kauri (especie emblemática de Nueva Zelanda y la de mayor tamaño del país).

Algunos neozelandeses se compadecen de las aves y las alimentan, sin embargo la comida que dejan para ellos, a su vez, atrae a las ratas. Y, al parecer, esta gota ha sido la gota que colmó el vaso, según las declaraciones a The Guardian del presidente del consejo público de la región de Waitākere Ranges, Greg Presland, encargado de resolver el problema.

En el suburbio de Titirangui viven menos de 4 mil personas y hay alrededor de 20-30 gallinas salvajes.

Según Presland, el problema con las aves salvajes surgió en 2008, cuando uno de los residentes liberó dos pollos domesticados que comenzaron a vivir de forma independiente. Desde entonces, el número de aves ha aumentado, llegando a 250 en 2019.

AVISPAS ASESINAS EN EU

En mayo de este año, las autoridades de Estados Unidos decomisaron en el aeropuerto de Miami un paquete enviado por correo que contenía once orugas “vivas” de una polilla asiática que devoran el follaje de árboles frutales de cítricos y también de guayaba, informó la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP).

La CBP precisó que el envío, procedente del Reino Unido, tenía orugas de la polilla del Atlas (Attacus atlas), uno de los insectos más grandes, de hasta 27 centímetros de ancho con las alas extendidas.

Autoridades encontraron un paquete que contenía once orugas “vivas” de una polilla asiática. Foto: CBP.

Se trata de una “una plaga agrícola grave que se alimenta de forma voraz del follaje de las plantas frutales como los cítricos y la guayaba”, detalló.

Las once orugas fueron enviadas a la Estación de Inspección de Plantas de Miami del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) para su identificación.

En ese mismo mes, investigadores y autoridades del estado de Washington (noroeste de EU) se mostraron preocupados ante la llegada de otro plaga, conocida como “avispa asesina”, por primera vez al país, lo que genera inquietud por su peligrosidad e impacto sobre la fauna local.

POLILLAS GITANAS

También en Estados Unidos, pero en Washington, el Gobernador Jay Inslee emitió en mayo una proclamación de emergencia sobre la existencia del “peligro inminente” de una infestación de polillas gitanas, pocos días después de que los científicos encontraran avispones asiáticos “asesinos” en ese mismo estado.

De acuerdo con Inslee, tanto las polillas gitanas asiáticas como las polillas gitanas híbridas asiático-europeas representan una amenaza para Washington.

Las polillas son capaces de debilitar severamente los arbustos y árboles, haciéndolos más susceptibles a las enfermedades, advierte el Departamento de Agricultura de EU., agregando que la defoliación continua puede conducir a la muerte de grandes secciones de bosques, huertos y paisajismo.

Las polillas representan un peligro el bienestar económico y la calidad de vida. Foto: USDA Forest Service, Bugwood.org

COCODRILOS Y BALLENAS VUELVEN A PLAYAS

En abril pasado, una ballena fue vista en el puerto de Acapulco, Guerrero, en plena contingencia.

Tras la ausencia de turistas debido a las medidas de salud que se lleva a cabo en todo el país por el COVID-19, una ballena aprovechó para nadar en las playas del Pacífico de México.

En un video compartido por cibernautas se observa al mamífero disfrutar de las aguas guerrerenses.

No es el primer caso. Ejemplares de animales en peligro de extinción como un jaguar, una tortuga laúd, hocofaisanes y cocodrilos, han sido vistos en la zona urbana e incluso en hoteles de Cancún y la Riviera Maya, en el Caribe mexicano, que quedaron vacíos por las restricciones por la pandemia del coronavirus.

El número de casos diarios de COVID-19 volvió a marcar una cifra récord en las últimas 24 horas, con más de 142 mil, mientras que el acumulado global asciende a 7.69 millones, según las cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los fallecidos ascienden a 427 mil 630, de los que 4 mil 925 se reportaron en la última jornada, de acuerdo con las estadísticas de la organización con sede en Ginebra.

–Con información de RT, AP y EFE