Hábitat

VIDEO: Cristiano Ronaldo quita refrescos y pide por micrófono: “agua”

14/06/2021 - 6:56 pm

El futbolista retiró las botellas de refresco para que no aparecieran a cuadro y dijo ante los micrófonos “agua”, mientras mostraba una botella con el vital líquido.

Ciudad de México, 14 de junio (SinEmbargo).- Cristiano Ronaldo, uno de los mejores jugadores de todos los tiempos, se ha distinguido porque además de mostrar su calidad dentro del campo, siempre ha cuidado su físico.

En conferencia de prensa previo al debut de Portugal en la Eurocopa, el futbolista de la Juventus dejó en claro que está en contra de los refrescos y quitó dos botellas de Coca-Cola que se encontraban frente a él.

El futbolista retiró las botellas de refresco para que no aparecieran a cuadro y dijo ante los micrófonos “agua”, mientras mostraba una botella con el vital líquido.

La acción del portugués rápidamente se volvió viral y miles de usuarios en todo el mundo aplaudieron su gesto.

En diversas ocasiones Cristiano Ronaldo se ha pronunciado en contra del consumo de los refrescos y la comida chatarra. El mismo futbolista ha revelado que está en desacuerdo que su hijo consuma estos productos.

“Soy duro con mi hijo. En ocasiones bebe Coca-Cola y Fanta y come papas fritas y él sabe que no me gusta”.

Cristiano Ronaldo ha revelado que además de no consumir comida chatarra tampoco ingiere alcohol ni sustancias que puedan ser perjudiciales para su cuerpo.

EL DAÑO DEL REFRESCO AL CUERPO

Tomar bebidas azucaradas de manera habitual, como sucede en México, puede ser mortal, causar diabetes, infarto o cáncer vía obesidad en la población adulta, concluyó un estudio del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) y TUFTS University basado en refrescos, “jugos” y aguas saborizadas.

De acuerdo con el estudio, por consumir 235 mililitros de bebidas azucaradas de manera habitual, el estudio halló un 6.9 por ciento de riesgo de mortalidad general (40 mil 842 de muertes al año en personas de 20 años y más), un 39 por ciento mayor incidencia de diabetes, un 17 por ciento más de incidencia de infarto y de 7 a 59 por ciento de cáncer vía obesidad.

Y sí, si hay un producto que le ha hecho tanto daño a la salud de los mexicanos es el refresco.

Alejandro Calvillo, director de El Poder del Consumidor, organización que defiende los derechos de los consumidores ha apuntado en varias ocasiones que la industria del refresco y la comida chatarra han contribuido por años a la epidemia de diabetes en México.

De hecho, el sobrepeso y la obesidad afecta a tres de cada cuatro mexicanos y es un problema de salud que le cuesta al país el 5.3 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), de acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE); mientras que la diabetes, declarada desde 2016 epidemia en México, afecta a 8.7 millones de personas.

De acuerdo con cifras de la Secretaría de Salud (SSA), el 81 por ciento de las personas que mueren por coronavirus en México tiene una enfermedad crónica causada por un modelo de mala alimentación.

ES UN FENÓMENO MUNDIAL

Vasanti Malik, profesora del Departamento de Ciencias de la Nutrición de la Universidad de Toronto, presentó en pantalla un mapa donde evidenció que el consumo de bebidas con azúcares añadidos (sucrosa que incluye glucosa y fructuosa o jarabe de maíz) es un fenómeno mundial, sobre todo en América Latina, incluyendo México.

Durante su ponencia explicó cómo el consumo de estas bebidas azucaradas se relaciona con un mayor riesgo de aumento de peso en niños y adultos, de acuerdo con estudios publicados en The American Journal of Clinical Nutrition. Y, agregó, la obesidad es un factor de riesgo para la diabetes tipo II, otra de las comorbilidades de la COVID-19 que ha colocado a México entre los países con más muertes durante esta pandemia.

Malik y su equipo realizó un estudio con 150 mil personas en Estados Unidos. Encontraron que quienes consumían más bebidas azucaradas tenían un 25 por ciento más riesgo de padecer diabetes. En otro estudio con 72 mil maestros de México el hallazgo fue similar: una porción al día de este “veneno embotellado” aumentó el riesgo en 40 por ciento de diabetes.

“El consumo de bebidas azucaradas es la fuente más grande de azúcar añadida en la dieta y promueve el aumento de peso mediante calorías líquidas, asociado con diabetes, obesidad, enfermedades cardiovasculares y ciertos tipos de cáncer, por lo que su menor consumo debe ser parte de las políticas públicas”, concluyó Malik en su ponencia.

 

– Con información de Dulce Olvera y Guadalupe Fuentes 

en Sinembargo al Aire

Opinión

más leídas

más leídas