Ciudad de México, 14 de julio (SinEmbargo).– Una niña de ocho años de edad, víctima de acoso escolar por parte de sus compañeros de escuela, podría perder la pierna debido a las lesiones que le causó una caída el jueves pasado.

De acuerdo con medios locales, la niña que cursa el tercer año de primaria y cuya identidad permanece oculta a petición de la familia, se lesionó tras ser aventada por una compañera durante la hora del recreo.

Debido al empujón la menor cayó en una alcantarilla que se encontraba abierta en medio del patio de la escuela Horacio Zúñiga, ubicada en la colonia Ampliación Vicente Villada, municipio Nezahualcóyotl, en el Estado de México.

La pequeña cayó de rodillas y se cortó una parte de la pierna izquierda, sin embrago, “ningún profesor la ayudó”, denunció la mamá de la menor.

Momentos después de la caída, una madre de familia que estaba en la escuela brindó ayuda a la niña y la trasladó a la Sala de Urgencias del Instituto de Seguridad Social del Estado de México (ISSEMYM), ubicada a unos metros del centro educativo.

“No les importó a los maestros. Los niños se burlaron de mi hija que estuvo en el patio de la escuela llorando y desangrándose. Se le veía el hueso de la rodilla para abajo, porque se le arrancó la piel”, detalló la madre de la víctima.

En tanto, los médicos que la atienden han informado a los padres que debido a las lesiones la niña, que continúa hospitalizada, podría perder la pierna, además de que ha presentado algunas complicaciones como fiebres altas y dolor debido a los golpes en la nariz y la región abdominal.

Un estudio de la OCDE reveló en junio que México es el primer lugar mundial en casos de bullying en el nivel de educación básica, afectando a 18 millones 781 mil 875 alumnos de primaria y secundaria.

En las últimas semanas, la constante es ver cómo este problema no sólo ha subido de tono sino que ya se le fue de las manos a autoridades educativas, de justicia y en alguna proporción también a las familias mismas.

Luis García López, primer visitador de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), reveló que del año 2000 a la fecha las quejas por bullying se han incrementado en un 900 por ciento, lo que ha derivado en 15 recomendaciones de ese organismo público.

Los niños y jóvenes afectados por esta práctica, que se caracteriza por el hostigamiento y/o maltrato hacia una persona o un grupo de la misma escuela, sufren constantemente humillaciones y violencia, lo que les provoca baja autoestima y rendimiento escolar, deserción, problemas de sueños y de alimentación, entre otros.

La gravedad del caso ya escaló hasta la Presidencia de la República; el 23 de mayo, el Mandatario, Enrique Peña Nieto, señaló que “este tema no puede esperar, desde ahora debemos tomar acciones y definiciones que permitan combatir este acoso”. Ante esta situación, instruyó al Secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet Chemor, para que se acelere la aplicación del programa contra el bullying.