Comer el equivalente a tres rebanadas al día de jamón, salchichas o tocino aumenta en 20 por ciento la probabilidad de desarrollar cáncer colorrectal. Foto: Especial

En 2015 la OMS Organización mundial de la salud declaró a la carne procesada como cancerígena para los seres humanos, y la ubicó en el Grupo 1, al mismo nivel que el tabaco, en cuanto a la carne roja, fue catalogada como probablemente cancerígena para los seres humanos.

Comer el equivalente a tres rebanadas al día de jamón, salchichas o tocino aumenta en 20 por ciento la probabilidad de desarrollar cáncer colorrectal, cada 50 gramos de carne roja al día aumenta en un 18 por ciento las posibilidades de ese cáncer.

Podríamos decir, ¡pues todo da cáncer ya!, y voltear la mirada a otro lado, pero actualmente contamos con muchísima información disponible para consumir de una manera consciente y que no nos afecte ni a nosotros, ni a los animales, ni al planeta.

Fotografía de una venta de embutidos (Imagen ilustrativa). Foto: Sáshenka Gutiérrez, EFE

Como consumidores el estar informados es muy importante, ya que los productores al día de hoy no nos alertan de estos riesgos. En el caso del cigarro, aparecen horribles imágenes en las cajetillas, pero en el caso de los embutidos, se siguen vendiendo como si nada, sin ninguna clase de advertencia para el público; los productores de embutidos y carnes rojas deberían estar obligados a declarar el riesgo que implica consumirlos.

Viendo más allá de nuestra salud, el consumir productos animales nos hace participar directamente en la crueldad que implican, la mayoría de animales destinados para consumo en granjas industriales nunca ven la luz y su vida transcurre en la miseria, algunos tan hacinados que no pueden moverse ni sentarse, recibiendo mutilaciones, abusos y golpes, los hijos son separados de sus madres, y básicamente su vida es un infierno. Existe un gran número de investigaciones en granjas y mataderos donde se pueden observar las pésimas condiciones de vida que tienen, y a menudo su muerte tampoco es realizada conforme a los normas establecidas, siendo muchas veces cruel y con dolor.

Cada 50 gramos de carne roja al día aumenta en un 18 por ciento las posibilidades de ese cáncer. Foto: JMcArthur]

La carne no es sustentable por donde la veamos, es cruel, daña el medio ambiente, acaba con el agua y ¡encima de todo nos da cáncer!

Si no hacemos un cambio por nosotros mismos, hagámoslo por nuestros hijos, México tiene el primer lugar en obesidad infantil; de acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2016 (ENSANUT), el 33.2 por ciento de los niños de entre 5 y 11 años de edad en educación primaria presentan sobrepeso y obesidad. Por este motivo, la Secretaría de Salud Federal declaró en 2016 una emergencia epidemiológica nacional.

El consumir productos animales nos hace participar directamente en la crueldad que implican. Foto: JMcArthur

La buena alimentación nace en casa, los hábitos que inculquemos en nuestros hijos determinarán su salud en la vida adulta, estoy segura que no le ofrecerías un cigarro a tu hijo de cinco años, bueno, darle jamón o salchichas equivale a lo mismo.