“No reté a la delincuencia organizada como dice El Universal. Expuse el problema de la inseguridad y de la violencia y el qué hacer. Tampoco es réplica. Es aprovechar el tema para crear conciencia”, escribió Andrés Manuel López Obrador.

Ciudad de México, 14 de julio (SinEmbargo).– Andrés Manuel López Obrador, Presidente de México, señaló esta noche que no retó a la delincuencia “como dice El Universal”.

“Expuse el problema de la inseguridad y de la violencia y el qué hacer. Tampoco es réplica. Es aprovechar el tema para crear conciencia”, escribió el mandatario en Twitter.

El Universal publicó temprano que Andrés Manuel había retado a la delincuencia en Tierra Caliente.

López Obrador agregó un video con parte del discurso que dio en Michoacán:

“No puedo omitir de lo que sucede en esta región del país. Esta es una de las regiones con más violencia en México como lo expuso el ciudadano Gobernador. Es lo que se ha originado en esta región por diversas causas y hay que enfrentar el problema. Hasta ahora no se ha podido resolver. Tan no se ha podido resolver es que ha diferencia de otros hospitales que están saturados, aquí sólo tienen el 50 por ciento. Se debe al ambiente de inseguridad y de violencia. No se ha podido resolver ese problema grave. No lo vamos a enfrentar como los gobiernos anteriores que no han tenido resultados”, dijo el tabasqueño.

“Este problema se fue originando a partir de que se abandonó el campo, la actividad productiva. Esto tiene que ver con la aplicación de la política liberal. Se dejó sin apoyo a productores y muchos emigraron, se fueron a buscarse la vida a otras partes, pero eso produjo la desintegración de las familias. Se afectó al núcleo familiar. La familia de Michoacán, la de México, es la institución más importante de seguridad social. No es como las familias en otros países, donde hay más individualismo. Acá no es así. Crecen nuestros hijos y no queremos que se vayan, por eso hasta abusan y se quedan más tiempo”, expuso.

“La familia mexicana es muy fraterna. Si le va mal a un miembro de la familia, acuden en su apoyo otros. Eso se afectó con la crisis en los últimos años. Tenemos datos de cómo no creció la economía en los últimos años. Podemos tener datos también de cómo creció la corrupción. Podemos saber cómo ha crecido la violencia con el número de homicidios, pero no hay estudios para medir el grado de desintegración de las familias y cómo se afectó el tejido social. Avanzó la idea de triunfar a toda costa, sin escrúpulos morales. Avanzó la idea de que lo importante era obtener bienes materiales, el lujo barato”, indicó.

Añadió que “se olvidó que la verdadera felicidad no son los bienes materiales. Se afectaron los valores culturales, morales y espirituales. Los gobernantes pensaron que lo iban a resolver con el uso de la fuerza, como si se pudiera apagar el fuego con el fuego. El mal no se puede enfrentarse con el mal. El mal hay que enfrentarlo con el bien. Tenemos que cambiar la estrategia y procurar impulsar actividades productiva”.