“El PIB de México no volverá a su nivel de diciembre de 2019 sino hasta 2025”, destacó un informe del grupo de análisis económico para el segundo trimestre de 2020.

“Además, la pandemia ha sido más prolongada de lo que estimamos en un inicio, lo que también esperamos tenga un impacto sobre la actividad económica”, destacó y aseguró que “los indicadores oportunos de mayo y junio apuntan a que la actividad permaneció débil durante esos meses”.

Ciudad de México, 14 de julio (SinEmbargo).- La economía mexicana podrá recuperar su ritmo de crecimiento hasta 2025, previó la Dirección de Estudios Económicos de Citibanamex en su más reciente nota. Además, previó que al cierre del año el Producto Interno Bruto (PIB) caerá 11.2 por ciento, 2.2 puntos más que el reporte anterior.

Las pérdidas sistemáticas en términos de inversión, aunado a políticas “inadecuadas” para atender la contingencia sanitaria de la COVID-19 impactó fuertemente la posibilidad de que el PIB nacional aumentara.

“Consideramos que la caída sistemática de la inversión está vulnerando el potencial de crecimiento económico del país. Ahora estimamos que el crecimiento promedio del PIB en 2022-24 será de 2.0 por ciento. Esto implica que el PIB de México no volverá a su nivel de diciembre de 2019 sino hasta 2025″, destacó el informe del segundo trimestre de 2020 “Examen de la Situación Económica de México”.

En 2021 la recuperación será más débil de la esperada, concluyó el grupo de análisis y esperó un crecimiento de 4.1 por ciento en lugar del 4.8 anterior.

“Además, la pandemia ha sido más prolongada de lo que estimamos en un inicio, lo que también esperamos tenga un impacto sobre la actividad económica hacia delante”, destacó Citi.

Citi estimó que habrá un rebote de 2.6 y 3.4 por ciento hacia el tercer y cuarto trimestre, respectivamente, con lo que la caída anual del PIB se colocaría en el 11.2 por ciento, al final de 2020.

El punto más álgido de la recesión que vive ya la economía mexicana se observará en el mes de abril y hacia el quinto mes del año inició una leve recuperación. Sin embargo, previó una “severa” contracción del PIB del 16.5 por ciento de abril a junio.

“Los indicadores oportunos de mayo y junio apuntan a que la actividad permaneció débil durante esos meses”, puntualizó el informe.

La semana pasada Citi revisó su estimación de contracción, desde el -9.0 por ciento anterior, debido al resultado de decisiones de “política inadecuadas” respecto a la epidemia del nuevo coronavirus y sus consecuencias económicas. La revisión se basó en la falta de recursos del Gobierno federal para atender la contingencia.

Aunque el cierre de actividades económicas, consideradas no esenciales, para frenar los contagios de la pandemia del nuevo coronavirus inició hacia el final de marzo, el PIB apenas disminuyó 1.2 por ciento en el primer trimestre, observó el grupo.

Sin embargo, los rebrotes de la COVID-19 continúan en aumento alrededor del mundo, sobre todo en las economías que habían determinado reiniciar sus actividades productivas. De hecho los analistas consideraron el ritmo de la pandemia como “desproporcionadamente alto”.

“Más de 100 días después de la implementación de medidas de restricción a las actividades y la movilidad, aun no se vislumbra el fin de la pandemia: el crecimiento diario tanto de casos como de fallecimientos se mantiene desproporcionadamente alto en comparación con la mayoría de los países en momentos similares durante la pandemia”, puntualizó el grupo.