Emilio Lozoya Austin, ex director de Petróleos Mexicanos (Pemex), es investigado, en particular, por irregularidades ligadas a los casos Odebrecht y Agro Nitrogenados.

Ciudad de México, 14 de julio (SinEmbargo).– Una aeronave dejó México y va rumbo a España por Emilio Lozoya Austin, exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex), quien dice tener un arsenal de evidencia que podría implicar a otros exfuncionarios en tramas de corrupción.

“La aeronave mexicana que trasladará a Emilio Lozoya de Madrid a México ya despegó de la Ciudad de México. En el vuelo de regreso, el agregado de la FGR en España y Europa, Licenciado Luis Alejandro Cervantes Vázquez, viajará con el detenido”, escribió la Fiscalía General de la República en redes sociales.

La aeronave arribará a la capital española después de un vuelo de 13 horas y media, con escala técnica en Canadá, para esperar que se cumplan los trámites administrativos y migratorios respectivos.

Una vez que hayan culminado los trámites y Lozoya esté saliendo de España, el Ministerio Público Federal (MPF) les informará a los jueces de control de nuestro país la hora aproximada de su llegada a la Ciudad de México, informó la FGR.

Ya en esta capital, se aplicarán los protocolos de derechos humanos al extraditado, como parte de sus prerrogativas, y será revisado por un médico de la FGR para acreditar su integridad física. Cumplidos estos procedimientos, nuevamente se les dará aviso a los jueces de control para que señalen fecha y hora de las audiencias iniciales.

El 10 de julio pasado, Santiago Nieto Castullo, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), dijo que Lozoya Austin tendría grabaciones que podría usar en su defensa por los delitos por los que es investigado en México ligados al caso Odebrecht.

“El señor Lozoya y su defensa han planteado que tienen grabaciones, teníamos que esperar para ver el contenido de esas grabaciones”, dijo Nieto Castillo a los diarios Milenio y Excélsior.

El funcionario federal detalló que ya revisadas dichas grabaciones la Fiscalía General de la República determinará cuál es el alcance que tienen.

En entrevista con la periodista Elisa Alanís, para Milenio Televisión, explicó que el criterio de oportunidad implica que podría evitarse la acción penal en contra de Emilio Lozoya, “pero eso dependerá de la calidad de la información que se aporte” y el tiempo que dura el procedimiento tendría que permanecer en prisión.

En el mismo sentido se pronunció la periodista Ana Lilia Pérez, quien se ha especializado en investigaciones de corrupción en el sector energético.

“Con el criterio de oportunidad, Lozoya podría involucrar a mandos superiores para obtener beneficios sobre los delitos que se le imputan que son, básicamente, lavado de dinero, cohecho y asociación delictuosa”, explicó la la periodista en entrevista con SinEmbargo. “En su alcance mayor, ésta figura de criterio de oportunidad pude permitirle a una persona, incluso, evitar ir a la prisión”, dijo la periodista en una conversación con el periodista Efrén Flores, de este diario digital.

De acuerdo con el Código Nacional de Procedimientos Penales (CNPP) existe un pase libre de la cárcel para Lozoya Austin, que se llama criterio de oportunidad.

“La aplicación de los criterios de oportunidad extinguirá la acción penal con respecto al autor o partícipe en cuyo beneficio se dispuso la aplicación de dicho criterio”, se lee en el Artículo 257 del CNPP.

Peña Nieto y Lozoya. Foto: Cuartoscuro.

LOS CARGOS CONTRA LOZOYA

Emilio Lozoya Austin es investigado, en particular, por irregularidades ligadas a los casos Odebrecht y Agro Nitrogenados.

Entre 2013 y 2015, Pemex adjudicó dos contratos (folios PXR-OP-SILN-SPR-CPMAC-A-4-14 y DCPA-OP-GCP-DGTRI-A-3-15) a la Constructora Norberto Odebrecht, aún cuando los costos de la empresa no estaban “dentro del precio promedio del mercado”, y a pesar de que la empresa “no cumplía con la experiencia y capacidad técnica para realizar los trabajos” solicitados, refiere la ASF en la Cuenta Pública de 2016 (informe 16-6-90T9M-04-0479 479-DE).

Fue precisamente en 2012-2013 cuando Lozoya habría recibido millonarios sobornos y aportaciones a favor del Partido Revolucionario Institucional (PRI) por parte de Odebrecht, para facilitar la adjudicación de contratos.

De acuerdo con una investigación dada a conocer por el diario brasileño O Globo, desde que fungió como vicecoordinador de Asuntos Internacionales del equipo de campaña y luego de transición presidencial de Enrique Peña Nieto, Lozoya comenzó a recibir 10 millones de dólares en sobornos de Odebrecht.

Por esas fechas Odebrecht firmó dos contratos por un monto conjunto de 4 mil 127 millones 310 mil 900 pesos, para obras de infraestructura relacionadas con el “Aprovechamiento de Residuales” de la Refinería Miguel Hidalgo. Sin embargo, estos dos contratos implicaron probables daños a la Hacienda Pública Federal por un monto mínimo de 953 millones 278 mil 744 pesos, refieren datos de la Cuenta Pública 2016.

Para la celebración de los contratos, el Consejo de Pemex –con Luis Videgaray Caso incluido– y diversas áreas de su Corporativo y de sus ramas de Refinación y Transformación Industrial dieron el visto bueno y avalaron la contratación de Odebrecht.

El 27 de enero de 2014 y el 26 de octubre de 2015, el Consejo de Administración de Pemex “aprobó los términos y condiciones“ de los contratos PXR-OP-SILN-SPR-CPMAC-A-4-14 y DCPA-OP-GCP-DGTRI-A-3-15, para las obras de acondicionamiento del terreno de la Refinería de Tula en Hidalgo, indica la Cuenta Pública de 2016.

Otra de las investigaciones actuales en contra de Lozoya Austin derivó de la compra de una planta petroquímica por parte de Pemex.

El 20 de diciembre de 2013, Pemex compró el complejo de Agro Nitrogenados en Pajaritos, Veracruz, a través de su filial Pro-Agroindustria.

La compraventa fue justificada con dos razones: la necesidad de generar más fertilizantes y productos petroquímicos en México; y la capacidad de producción de un millón anual de toneladas de urea, de las plantas de Agro Nitrogenados.

Sin embargo, el “Libro Blanco 2015-2018” de Pemex Fertilizantes menciona que al momento de la compra, los dos “trenes de urea” de Agro Nitrogenados llevaban 14 años sin operación, por lo que se encontraban “en una situación de extremo deterioro que requería una gran inversión para su rehabilitación y puesta en marcha”. Además, al momento de la compra, el complejo petroquímico de Cosoleacaque –al que fue añadida– “no tenía la capacidad para proveerla de insumos (amoniaco y CO2) suficientes y a costos competitivos” para la producción de urea.

Derivado de una serie de reparaciones e irregularidades para la puesta en marcha de la planta, Agro Nitrogenados fue adquirida con un sobre-costo real de 200 por ciento, que implicaría un daño en contra de la Hacienda Pública Federal, tomando en consideración que a finales de 2018, Pemex aún debía 3.5 mil millones de pesos (constantes) por la adquisición de la compañía y que, hasta entonces, no contaba con “viabilidad operativa” plena, pese a las obras e inversiones efectuadas.

–Con información de Efrén Flores.