La economía de la zona euro registró entre abril y junio un crecimiento del 0.2 por ciento, la mitad que el observado en el primer trimestre de 2019. Reino Unido se contrae un 0.2 por ciento y Alemania un 0.1 por ciento, mientras España crece un 0.5 por ciento, sensiblemente por encima de la media de la eurozona

Ciudad de México, 14 de agosto (ElDiario.es).- Este miércoles se han conocido varios indicadores preocupantes sobre la marcha de la economía en Europa, en medio de las tensiones provocadas por la guerra comercial entre EU y China y por la posible materialización de un “brexit” sin acuerdo el próximo 31 de octubre.

La economía de la zona euro registró entre abril y junio un crecimiento del 0.2 por ciento, la mitad que el 0.4 por ciento observado en el primer trimestre de 2019, según la segunda estimación preliminar del dato publicada por la oficina comunitaria de estadística, Eurostat. Según este dato, Reino Unido (-0.2 por ciento) y Alemania (-0.1 por ciento), las dos mayores economías de Europa, se asoman a la recesión, informa EP.

En comparación con el segundo trimestre de 2019, el PIB de la zona euro creció un 1.1 por ciento, una décima menos que en el primer trimestre y su menor ritmo de expansión interanual desde el cuarto trimestre de 2013.

En el conjunto de la UE, la economía registró en el segundo trimestre un crecimiento del 0.2 por ciento, tres décimas menos que en el primer trimestre. En comparación con el mismo trimestre de 2018, la expansión interanual de la UE se ralentizó al 1.3 por ciento, su peor dato desde finales de 2013.

De este modo, la economía española, cuyo PIB creció un 0.5 por ciento en el segundo trimestre, mantiene un crecimiento sensiblemente superior a la media de la eurozona, a pesar de moderar su ritmo de expansión dos décimas respecto del 0.7 por ciento registrado en los tres primeros meses de 2019.

Entre el resto de las grandes economías del euro, Alemania se queda al borde la recesión tras registrar una contracción del 0.1 por ciento del PIB en el segundo trimestre, frente al crecimiento del 0.4 por ciento de los tres primeros meses de 2019.

Por su parte, Francia, el segundo principal actor económico de la zona euro, vio frenada su expansión en el segundo trimestre al 0.2 por ciento, una décima menos que en los primeros tres meses de 2019, como consecuencia de la moderación del consumo de los hogares, mientras que el PIB de Italia, la tercera mayor economía del euro, se estancó entre los meses de abril y junio, tras crecer apenas un 0.1 por ciento en el primer trimestre.

Entre los Veintiocho, el mayor ritmo de expansión en el segundo trimestre correspondió a Hungría (+1.1 por ciento), por delante de Lituania y Finlandia (+0.9 por ciento), mientras que los peores datos de crecimiento correspondieron a Reino Unido (-0.2 por ciento), por detrás de Alemania y Suecia (-0.1 por ciento ambos).

En comparación, entre los meses de abril y junio, el crecimiento del PIB de EU se moderó al 0.5 por ciento desde el 0.8 por ciento de los tres primeros meses de 2019, mientras que en comparación con el mismo periodo del año pasado el crecimiento fue del 2.3 por ciento.

El pasado mes de julio, el Fondo Monetario Internacional (FMI) estimó que el conjunto de la zona euro crecerá un 1.3 por ciento en 2019 y un 1.6 por ciento en 2020.

PRODUCCIÓN INDUSTRIAL SE CONTRAE

La producción industrial se contrajo un 1.6 por ciento en la eurozona y un 1.5 por ciento en la Unión Europea en junio de este año con respecto al mes previo, caídas que contrastan con los incrementos del 0.8 por ciento y 0.9 por ciento, respectivamente, registrados en mayo, según publicó hoy la oficina de estadística comunitaria Eurostat, informa EFE.

En comparación con el mismo mes de 2018, la producción también descendió un 2.6 por ciento en el área de la moneda única y un 1.9 por ciento en el conjunto de los Veintiocho.

Se trata en ambas zonas del mayor descenso registrado en lo que va de año, tanto en términos mensuales como anuales.

En España, la producción industrial bajó un 0.2 por ciento en junio en la comparación mensual, frente a un aumento del 0.4 por ciento en mayo, mientras que creció un 1.5 por ciento en términos interanuales, dos décimas más que en el mes previo.

Entre los Estados miembros, Irlanda (8.8 por ciento) registró el mayor descenso mensual en junio, seguida de Dinamarca (7.6 por ciento) y Portugal (4.5 por ciento), en tanto que Lituania y Malta (ambas 1.8 por ciento) y Letonia (1.5 por ciento) cosecharon los principales incrementos.

La producción cayó en todos los grupos industriales, en particular la de bienes de capital (4 por ciento) y la de bienes de consumo no duraderos (2.8 por ciento).

En la comparación interanual, Alemania observó la principal contracción en su producción industrial (6.2 por ciento), seguida por Croacia y Portugal (5.6 por ciento ambas).

En el otro lado de la balanza, Estonia (7.4 por ciento), Letonia (4.4 por ciento) y Dinamarca (4.2 por ciento), registraron los aumentos más importantes.

Todos los grupos industriales vieron reducida su producción en términos interanuales, en particular los bienes de capital (3.5 por ciento) y los de consumo no duradero (2.2 por ciento).

La contracción de la producción industrial en junio, la mayor con diferencia en lo que va de año, es un mal dato para la economía europea que, según ha confirmado Eurostat también este miércoles, ralentizó su crecimiento en el segundo trimestre: el PIB subió un 0.2 por ciento tanto en la eurozona como en la UE.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE ElDiario.es. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.