Dylan, de dos años, ya se encuentra en Tuxtla Gutiérrez, está bien pero “asustado”, dijeron familiares del niño a la agencia española EFE.

Ciudad de México, 14 de agosto (EFE).- Dylan Esaú, bebé totzil de 2 años de edad, fue hallado con vida en el municipio de Cintalapa, Chiapas, luego de que pasara 45 días desaparecido.

Dylan fue secuestrado en un mercado de San Cristóbal de las Casas, su familia llevó las exigencias para agilizar búsqueda hasta la Presidencia.

Familiares del menor confirmaron a Efe que el niño ya estaba con su madre, Juanita Pérez, y en medios locales circuló una foto desde primera hora de este viernes con la mujer abrazada a Dylan, sin que de momento se conozcan más detalles del caso.

Según Guadalupe Pérez, madre de Juanita y abuela de Dylan, el niño ya se encuentra en Tuxtla Gutiérrez –capital del estado– con su madre en las instalaciones de la Fiscalía General del Estado de Chiapas (FGE) y se encuentra bien pero “asustado”.

Dylan Esaú Gomez Pérez fue secuestrado por una mujer junto con dos menores cuando su madre trabajaba en un mercado de San Cristóbal de las Casas, uno de los municipios más turísticos de este estado.

El caso llegó hasta la Presidencia de Andrés Manuel López Obrador, quien aseguró el 22 de julio que ya estaba siendo investigado por autoridades estatales y federales y que había avances.

Ese mismo día, Juanita Pérez, indígena tzotzil, se manifestaba frente a Palacio Nacional para exigir justicia y el hallazgo con vida de su hijo.

La Fiscalía del estado de Chiapas informó que durante su búsqueda se buscaba a una mujer y dos niños, por lo que emitió una recompensa de 600 mil pesos a cambio de dar información de Dylan y su captora.

Tras la detención de los dos menores en días recientes, estos dijeron a las autoridades que una persona del sexo femenino les entregó dinero para pedirles que le llevaran al niño y confirmaron que la presunta responsable habla la lengua tzotzil, por lo cual es muy probable que sea originaria de la región.

En el marco de las investigaciones para encontrar al menor, las autoridades mexicanas anunciaron el desmantelamiento de una supuesta red de trata de personas que operaba en la ciudad de San Cristóbal de las Casas.

Ese operativo permitió rescatar a 23 niños en poder de dicha mafia, según informó la Fiscalía estatal, aunque posteriormente se puso en entredicho esta versión, al considerar que no había suficientes pruebas y al ser todos miembros de una misma familia de vendedores ambulantes de artesanías.