Algunos videos que circulan en redes sociales muestran a varias decenas de pobladores rodear el automóvil de Andrade Díaz para obligarlo a bajar y hacerse responsable de los daños y la salud de la lesionada. Lo acusaban de ir en estado de ebriedad, pero él lo negó.

Ciudad de México, 14 de agosto (SinEmbargo).- Manuel Andrade Díaz, exgobernador de Tabasco, participó en un aparatoso accidente de auto mientras circulaba sobre la carretera federal Villahermosa-Cárdenas, en el que una mujer embarazada que viajaba en un mototaxi resultó herida.

Algunos videos que circulan en redes sociales muestran a varias decenas de pobladores rodear el automóvil de Andrade Díaz para obligarlo a bajar y hacerse responsable de los daños y la salud de la lesionada.

Los lugareños afirmaban que el exmandatario estaba bajo los influjos del alcohol y que por ello había embestido al otro vehículo. “”El alcoholímetro de una vez”, gritaban.

Luego de varios minutos, policías municipales acudieron al lugar del percance y lograron rescatar al político.

Tanto él como la mujer herida fueron trasladados a un hospital cercano para su valoración.


Ya en el nosocomio, Manuel Andrade declaró a medios locales que no era verdad que hubiera manejado en estado etílico.


“Venía de una comida, una reunión y lamentablemente al regreso de la carretera se me atravesó un vehículo de los llamados ‘pochimóviles’, para esquivarlo lamentablemente me fui del lado contrario y me choqué contra otro vehículo y tuve un percance más o menos fuerte”, indicó el exgobernador.

“Afortunadamente la gente me auxilió, llegó la Policía como debe ser y me trajo al hospital para valorarme, para tomarme algunas placas y quedar a disposición de ellos como se lo manifesté a la autoridad”, añadió.

“Lamentablemente por esquivar al ‘pochimovil’ tuve un accidente y estoy con algunos dolores por el apretón del cinturón de seguridad, un golpe en la cabeza que me di con el vidrio, estoy bien”, detalló Andrade.

Asimismo, detalló que las otras personas involucradas en el accidente están fuera de peligro y que el seguro cubrirá los gastos.

“Yo no tengo nada que temer, no debo nada y me pongo en manos de la autoridad para que determinen lo que el derecho corresponda”, concluyó el expriista.