Los pronósticos pesimistas respecto a los niveles de demanda de petróleo de la AIE y de la OPEP golpearon las cotizaciones a la baja.

La AIE estima que este año la demanda se situará en 91.9 millones de barriles por día; la OPEP señaló que la demanda caería en 9.06 millones de bpd.

Ciudad de México, 14 de agosto (SinEmbargo/EFE).- La mezcla mexicana de petróleo cierra una semana más con ganancias. Después de haber rebasado la cotización máxima en cinco meses durante las cuatro jornadas que operó, los 40 dólares por barril, cerró en los 39.93 dólares.

Petróleos Mexicanos informó que en la sesión el crudo mexicano se depreció un 0.75 por ciento, alrededor de 30 centavos.

El barril de petróleo mexicano terminó con una ganancia de 0.91 por ciento, 36 centavos más de los  39.57 dólares de la semana anterior, cuando ya había avanzado un 7.12 por ciento.

La última jornada de la semana estuvo marcada por las preocupaciones en torno a los niveles de demanda y un posible exceso de oferta, si bien el crudo estadounidense selló una ganancia semanal del 1.7 por ciento.

El petróleo intermedio de Texas (WTI) cerró este viernes con una bajada del 0.54 por ciento, hasta los 42.01 dólares el barril. Al final de las operaciones en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos de futuros del WTI para entrega en septiembre restaron 0.23 dólares respecto a la sesión previa del jueves.

Los pronósticos pesimistas respecto a los niveles de demanda tras la publicación de dos informes diferentes, uno de la Agencia Internacional de Energía (AIE) y otro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), donde se corrige a la baja el volumen estimado de demanda para 2020.

Así, la AIE estima que este año la demanda se situará en 91.9 millones de barriles por día (bpd) de crudo, unos 8.1 millones menos que el año anterior y 140 mil barriles diarios (bpd) menos que en su anterior previsión, principalmente debido a la debilidad del sector aéreo y a la reducción de la movilidad por la pandemia.

En esta línea, la OPEP señaló que la demanda caería algo más que la previsión de la AIE, en unos en 9.06 millones de bpd este año, por encima del descenso de 8.95 millones de bpd que esperaban hace un mes.

Durante la próxima semana, los inversores se fijarán en la reunión de la OPEP, cuya celebración está prevista para el miércoles, si bien no se esperan novedades respecto al recorte de producción vigente, que en agosto ha pasado de 9.7 millones de bpd a 7.7 millones de bpd.

También influía a la baja el estancamiento de las negociaciones entre demócratas y republicanos para aprobar un nuevo paquete de estímulos en el Congreso de Estados Unidos después de que ambos partidos hayan reconocido que se encuentran en un “punto muerto”.

Por otra parte, los contratos de gasolina con vencimiento en septiembre sumaron menos de un centavo hasta los 1.24 dólares el galón, y los de gas natural para entrega en el mismo mes sumaron 17 centavos hasta los 2.35 dólares por cada mil pies cúbicos.