Web Analytics

Portada

Lo +

Lo +

Portada
Lo + Leído
Lo + Comentado

Tiempos de dinosaurios

“El que creíamos que había sido rebasado o mejor, muerto, reaparece vigoroso, retador y extraordinariamente mediático, y lo sabemos hoy, gracias al escándalo penoso que provocó la semana pasada el despido del escritor Jorge F. Hernández de la Embajada de México en España”.

COLUMNAS | 3 comentarios
REGRESAR A LA NOTA
  • Sin embargo, es plural y permite que cualquiera emita opiniones y publique columnas, lei la anterior y me parece zesgada, atradasada y tendenciosa: primero porque se pone departe de los metrosexuales (asi se definio) ademas porque parece no estar al corriente de los echos pues fue en este propio diario digital donde se desmintieron muchas de las verades que el coluntas hoy acevera y parece no conocer. Vimos a un Fernandez presuncioso, haciendose el chisto y mentiroso porque no acredito sus dichos, por otro lado vemos a un servidor publico serio de aparente profesionalismo que su mayor pecado es llamarse Marx, y ahora el columnista saca de no se donde, su idea de “los dinosarios marxistas” que el solo ve, y si asi son, prefiero a los funcionarios que trabajan no a la vedetes de la cultura como el anterior director de bibliotecas que ni la cara dio, o al triste Fernandez.

  • Don Ernesto Hernández, que pena de artículo, no abona, destruye. Lo que sí le salió bien fue su currículum.

  • Por fin se revela Ernesto Hernández Norzagaray, como realmente lo suponía; un chicloso “profesor-investigador” de la Universidad Autónoma de Sinaloa y “Miembro del Sistema Nacional de Investigadores, Nivel I”. Qué deplorable participante en esas ligas. Con estos panfletos que publica en SinEmbargo —y quién sabe en dónde más—, pronto, muy pronto lo veremos en los directorios de “colaboradores” de Letras Libres y Nexos, El Universal y Reforma que son sus puertos de destino. Son notables y notorias sus limitaciones intelectuales y pretendidamente académicas. Con su panfleto de hoy busca descalificar no sólo esos panfletos que enumera en su escrito —que no otra cosa son—; puntualmente ese “marxismo para albañiles” que es el texto de Marta Martha Harnecker y aquellos “libros” editados por la Academia de Ciencias de la extinta URSS. No. Hernández Norzagaray utiliza su verborrea para satanizar y hacer suyas las deleznables calificaciones de las llamadas “universidades rojas” en la que incluye a la mía, la UNAM. Ignora éste fulano que en esa universidad “roja” y en la misma Facultad de Economía donde me formé estudiaron, entre tantos miles, personajes como Carlos Salinas de Gortari y Rosario Robles Berlanga (de ésta última dejo constancia de su militancia en la vulgata maoísta y otras extravagancias) ¿Cuáles resabios marxistas-leninistas ve el articulista en este par de personajes vulgarmente neoliberales? Lo que el reduccionismo de Hernández Norzagaray no alcanza a distinguir son los otros panfletos en los que se educaron las actuales generaciones de neoliberales, que no son otra cosa que panfletos disfrazados de falsos rigores académicos edulcorados de un ropaje de cientificidad matemática que ni ellos mismos entienden. No quisiera decir mucho más. Pero destaco al lúcido, brillante como pocos escritores y crítico literario sin par que es Christopher Domínguez Michael quien ha admitido su militancia y devoción en el pasado por el marxismo más dogmático de cuya mudanza extrema al neoconservadurismo que hoy profesa nadie podría tener duda ninguna. ¿Qué restos de aquel marxismo panfletario quedan en Christopher? Únicamente los que anidan en la mente estalinista de Hernández Norzagaray. No son los “dinosaurios” de Tito Monterroso ni las expresiones de Marx Arriaga que jamás dijo: “leer es un placer capitalista”, como tampoco “corrió” a ese personaje gelatinoso llamado Daniel Goldin, las que motivan al articulista, sino la fea costumbre de sudar calenturas ajenas, como le ocurrió al buen Jorge F. Hernández y a muchos otros cretinos.

  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión