Ricardo Alexis recibió prisión preventiva por el delito de privación ilegal de la libertad cometido en contra de la joven Mara Castillo.

Por Magarely Hernández

Puebla/Ciudad de México, 14 de septiembre (Periódico Central/SinEmbargo).- Un juez de Control del estado de Puebla dictó este jueves prisión preventiva en contra del chofer de Cabify, Ricardo Alexis N., por el delito de privación ilegal de la libertad cometido en contra de la joven Mara Castillo, desaparecida la madrugada del 8 de septiembre cuando solicitó el servicio de transporte privado.

Además, el juez le dio 10 horas al chofer para que nombre a un nuevo abogado, pues detectó que su defensor actual, Juan Carlos Sandoval, no tiene el conocimiento necesario para seguir defendiéndolo.

El Ministerio Público a cargo del caso reveló que tanto el celular de Ricardo Alexis como el de Mara Castilla registraron actividad en el municipio de Santa Úrsula Zimatepec, Tlaxcala, entre el 8 y 9 de septiembre.

Fuentes que trabajan con el tema de trata de personas explicaron a Periódico Central que en este municipio operan muchos de los capos que se dedican a la compra y venta de mujeres para explotación sexual.

A pesar de que los dos teléfonos estuvieron juntos desde el viernes 8 de septiembre, cuando Ricardo Alexis se presentó a declarar por voluntad propia, nunca mencionó que en su poder tenía el celular de la joven.

Al respecto, los familiares de Mara Castilla desconocen por completo la información relacionada al teléfono celular de la estudiante que ayudó para dar con el paradero del conductor de Cabify.

En la audiencia de Control de Detención, misma que fue calificada como legal, se detalló que Mara acudió con sus amigos al bar Abolengo por motivo de la fiesta de bienvenida organizada por alumnos de Ciencias Políticas de UPAEP.

Al salir de ese lugar, intentaron entrar a Container City pero no se les permitió la entrada porque e lugar estaba muy lleno y no tenían reservación. Después, llegaron al bar The Bronx.

Mara y sus amigos salieron del lugar a bordo del vehículo de uno de los amigos pero en la Recta a Cholula fueron detenidos por un retén. Entonces, Mara decidió irse a su casa en una unidad de Cabify.

Tres amigos de Mara ya declararon y proporcionaron las placas y modelo del auto en que subió Mara, datos que coindicen con la unidad que manejaba Ricardo Alexis.

El viaje comenzó a las 05: 02 horas y finalizó a las 5:4 2 horas. José Alejandro Castilla, padre de Mara, comentó que ellos ya realizaron el recorrido y tardaron cerca de 20 minutos.

Al ver que su hermana no llegaba, Karen Castillo decidió marcarle al conductor de Cabify y le aseguró que llegó a la entrada del fraccionamiento y bajó a Mara pero en el lugar había una camioneta negra y otro vehículo; sin embargo, él no alcanzó a ver si se subió en una de esas unidades.

Al otro día, Karen fue a revisar las cámaras de seguridad y se percató que su hermana nunca bajó del auto. Al contrario, al llegar al lugar, Ricardo bajó la velocidad del vehículo, se estacionó en una curva, apaga el coche y manotea con una persona.

Después de lo ocurrido, la hermana de Mara busco a personal de Cabify que le pudiera dar información sobre el conductor, y ellos le dijeron que tenía registrados dos domicilio; uno en el estado de Puebla y otro en Tlaxcala.

Ayer, el fiscal de Puebla, Victor Carrancá Bourguet declaró que Mara sí se subió al vehículo y la unidad llegó a su casa pero la joven ya no estaba ahí por lo que en el trayecto “sucedió algo”.

El padre de Mara Fernanda dijo que para él, el conductor de Cabify vendió a su hija o la tiene en cautiverio y rechazó por completo para posibilidad de que se trate de un secuestro pues ya han pasado varios días y no ha recibido ni una llamada para pedir dinero a cambio del rescate de su hija.

El señor acudió a la audiencia pero se retiró de la sala antes de que esta concluyera por el efecto que le estaban haciendo unas pastillas que toma para poder dormir: “el juez va a decir que soy el padre y no me importa porque me estoy durmiendo”, comentó a los medios.

Por su parte la empresa Cabify se deslindó del caso y piden todo el peso de la ley contra los responsables de su desaparición.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE Periódico Central. Ver ORIGINAL aquí. Prohibida su reproducción.