En el lugar más alto de la isla de La Palma, donde uno vive lo que sintió el pintor Caspar David Friederich frente al abismo, todo regreso se vuelve un encuentro anhelado pero lleno de desasosiego y, si se tiene suerte, de alegría.