Se trata de Diego Ismael Leyva Cervantes, residente de Pediatría en el HGR1, quien, con bella voz le canta el tema “Recuérdame”, de la afamada cinta Coco, a uno de sus pequeños pacientes que se encuentra asistido con un respirador artificial.

Ciudad de México, 14 de septiembre (SinEmbargo).- En recientes fechas, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) ha sido objeto de críticas por el desabastecimiento de fármacos, los malos tratos por parte del personal, y los padecimiento que deben pasar los derechohabientes cuando requieren de la atención médica en dicha institución.

No obstante, no todo es negativo en los hospitales públicos, y prueba de ello es un video que comenzó a circular en redes sociales, en el que se aprecia a un joven médico cantarle a un paciente de Pediatría en el Hospital General Regional de Ciudad Obregón, Sonora.

Se trata de Diego Ismael Leyva Cervantes, residente de Pediatría en el HGR1, quien, con bella voz le canta el tema “Recuérdame”, de la afamada cinta Coco, a uno de sus pequeños pacientes que se encuentra asistido con un respirador artificial.


“…no llores por favor.  Te llevo en mi corazón y cerca me tendrás, a solas yo te cantaré soñando en regresar”, versas unas estrofas de la emotiva canción.

A través de su cuenta de Twitter, el director del IMSS, Zoé Robledo, compartió el conmovedor momento que fue videograbado con un teléfono celular. “¡Un orgullo más de la #FamiliaIMSS”, escribió el directivo.

“No te pierdas el video del doctor Diego Ismael Leyva Cervantes, residente de Pediatría en el HGR1 de Cd Obregón, Sonora, quien le canta a uno de sus pequeños pacientes”, añadió.

Hace unos días, otro emotivo episodio dentro de una clínica del IMSS fue grabado en video, y es que una mujer de 25 años, quien perdió la vida a causa de una enfermedad vascular, decidió donar sus órganos, mismos que salvaron al menos a siete personas, por lo que fue despedida entre aplausos por el personal médico.

Un breve video que el propio IMSS compartió en su cuenta de Twitter, muestra el instante preciso en que la generosa mujer, cubierta totalmente con una sábana, era trasladada ya sin vida, en una camilla por uno de los pasillos, en medio de aplausos por parte del personal médico de la Unidad Médica de Alta especialidad (UMAE) del instituto en León.