Las cotizaciones retrocedieron de nuevo después de que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) empeoró su previsión sobre el consumo mundial de crudo.

Los socios de ese grupo prevén que el consumo caerá este año en 9.5 millones de barriles diarios (mbd) -un 9.5 por ciento- respecto a 2019.

Ciudad de México, 14 de septiembre (SinEmbargo/EFE).- La primera sesión de la semana regresaron las pérdidas al mercado petrolero, en medio de una continuada preocupación sobre los niveles de demanda de crudo y las expectativas de un aumento de la producción a nivel global.

El barril de la mezcla mexicana de petróleo se vende en 35.25 dólares, una caída de 0.59 por ciento, equivalente a una pérdida de 21 centavos en su precio, desde el cierre del viernes en 35.46 dólares. Con el dato de este lunes el petróleo mexicano no repunta de los precios anotados en el mes de junio.

El precio del barril de petróleo Brent para entrega en noviembre terminó hoy en el mercado de futuros de Londres en 39.57 dólares, un 0.60 por ciento menos que al finalizar la sesión anterior. El crudo del mar del Norte, de referencia en Europa, concluyó la jornada en el International Exchange Futures con un descenso de 0.24 dólares respecto a la última negociación, cuando cerró en 39.81 dólares.

El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) cerró este lunes con un retroceso del 0.19 por ciento, hasta 37.26 dólares el barril. Al final de las operaciones en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos de futuros del WTI para entrega en octubre perdieron 7 centavos con respecto a la sesión previa.

“Por el lado de la demanda no se ha recuperado hasta los niveles esperados por el mercado y las previsiones son bastante planas para los próximos meses”, explicó en una nota el analista Bjornar Tonhaugen, de la firma Rystad Energy.

El precio del petróleo ni siquiera se vio beneficiado por la perspectiva de problemas en el suministro en Estados Unidos como consecuencia de una tormenta que se prevé en el sur del país, lo que para los analistas es una muestra de que las dificultades de demanda son importantes.

Por otra parte, la oferta se está acumulando y las provisiones de la OPEP y sus aliados empiezan a notarse en los mercados, ya que algunos productores están recortando sus precios de venta y los almacenes vuelven a llenarse.

Además, en Libia, el comandante Jalifa Haftar, que controla parte del país, se ha comprometido a poner fin al bloqueo de las instalaciones petrolíferas que dura meses, lo que podría añadir más producción al mercado, hasta un millón de barriles diarios según algunos analistas.

Por otra parte, los contratos de gasolina con vencimiento en octubre sumaron algo más de un centavo hasta los 1.11 dólares el galón, y los de gas natural para entrega en el mismo mes aumentaron 4 centavos, situándose en los 2.31 dólares por cada mil pies cúbicos.