Web Analytics

Portada

Lo +

Lo +

Portada
Lo + Leído
Lo + Comentado

¿Qué hacer con Nicaragua?

Lejos de entender el descontento social, Daniel Ortega dobló su apuesta.

COLUMNAS | 2 comentarios
REGRESAR A LA NOTA
  • Y para responder a la disyuntiva que plantea el autor de ¿Qué hacer con Nicaragua? Le respondería rápida y brevemente; déjenos en paz, que los Nicas resolvamos nuestro conflictos internos y si quieren ver en primera persona la realidad del país pues venga, somos de los países más seguros de la región (seguro más que el país de donde se emite la opinión de este artículo en cuestión) y dejen de ser prejuiciados por notas escandalosas de personajes y presa opositora, que son los primeros en disfrutar de las bondades de nuestro país y despotrican solo porque no ejercen el poder.

  • Este artículo, lejos de tener certeza y agudeza, lo único que demuestra el autor (y lo deja claro) es su postura anti Ortega. Y la verdad es lo único que se puede respetar en esta intervención pues resulta evidente que nadie es “moneda de oro” para simpatizar a todos por igual y claro todos somos libres de elegir quien es de nuestro agrado y quien no; pero el resto del cuerpo del artículo en cuestión pues diría que hay verdades que ni el autor, ni mi persona, ni nadie ha descubierto ni pueden negarse; al país (Nicaragua) le ha ido bien en lo general con el gobierno Sandinista (que preside Daniel Ortega – quien no es del agrado del autor); pero de este punto en más, en el aludido artículo, me encuentro con muchas medias verdades y más mentiras que otra cosa. Cantidades de muertos que seguro saca de medios opositores (ni la cruz roja que no es Sandinista se acerca a esos números), y conste sabemos que hubieron muertos peros también sabemos que la mayoría fueron víctimas de los delincuentes opositores que literalmente trancaron el país en 2018, ello sin contar policías y militantes Sandinistas que nadie puede decir fueron muertos por el gobierno. Pero creo que la torpeza de este artículo se resume en la frase que literalmente cito: “aprobación de leyes que convierten en delito aplaudir la imposición de sanciones contra Nicaragua”. Y que esperaba este autor, que alabemos y glorifiquemos sanciones para nuestro país (sanciones que sabemos se ensañaran con el Nica de pie). No encuentro otro término más que SERVIL PATRICIDA para todo aquel que pida castigos para una nación, máxime siendo un Nicaragüense que por no lograr llegar al poder por las “buenas” y en su afán de deslegitimar al gobierno legítimamente electo (mismo y que mejora en su aceptación popular aunque lo nieguen los opositores), se dediquen a desestabilizar el desarrollo del país con episodios de violencia como los acaecidos en abril del 2018, donde si hubieron distintos sectores apoyando en un principio pero rápidamente se dieron cuenta de cómo los manipularon y de la anarquía que se había desatado. Estos intentos de menoscabar la paz y soberanía de Nicaragua no han cesado por parte de algunos grupos de rancias “elites”, y por ello que unos cuantos suspirantes a la presidencia (suspirantes porque al momento de su detención no había legalmente candidato alguno para la presidencia) enfrentaran la justicia ordinaria en nuestro país. No se trata de si te cae mal el presidente de un país, se trata de ver si se avanza en su gestión (y en Nicaragua se ha avanzado pese a la intentona golpista del 2018, pese a los desastres naturales y a la pandemia actual), y si no percibes mejoras – y hay mucho por mejorar – pues proponer tu plan de gobierno y cabildear para que las masas te lo “compren” y voten por tu postura opositora, pero a las “buenas” claro, en el juego de las elecciones; porque si lo buscas a la brava pues te diría ha como reza un dicho popular en mi tierra Nicaragua: “A la fuerza ni los zapatos”. FRAL

  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión