Evercore, la empresa que encabeza Pedro Aspe Armella, creó para la administración de Rafael Moreno Valle Rosas un fideicomiso, el 144, con el cual el Gobernador de Puebla pudo construir obras y comprometer ingresos estatales sin que estas erogaciones se reflejarán en el monto final de la deuda pública. Los cambios a la legislación, permitieron constituir este instrumento que impacta el flujo de recursos del Impuesto Sobre la Nómina de la entidad hasta por 30 años, expuso Rodrigo Díez Gargari, quien hizo la petición de transparencia a la Secretaría de Finanzas de Puebla, y quien obtuvo el documento luego de dos años de estira y afloja, incluyendo un amparo.

Ciudad de México, 14 de octubre (SinEmbargo).– El Fideicomiso que Evercore Casa de Bolsa administra en Puebla le permitió al Gobernador panista Rafael Moreno Valle, después de una serie de modificaciones legales, construir obras, comprometer ingresos estatales hasta por 30 años y, al final, mantener sin aumento el registro de su deuda pública.

Así lo explica el abogado Rodrigo Díez Gargari, autor de la petición de transparencia a la Secretaría de Finanzas estatal que, luego de dos años, proporcionó el contrato del Fideicomiso 144 administrado por Evercore y que compromete o “afecta” el Impuesto Sobre Erogaciones por Remuneraciones al Trabajo Personal (ISERTP), o sobre nómina.

“Es un fideicomiso mediante el cual se endeudó al estado. El Gobierno de Puebla dice que no es deuda, porque modificaron la Ley para decir que estas operaciones no lo son”, dice Díez.

“Modifican la legislación para hacer estas operaciones y, a través de Fideicomiso, afectan el flujo de recursos del Impuesto Sobre la Nómina por 30 años”, agrega.

Profesor de Derecho en el Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE), donde sigue el tema de las deudas públicas, Díaz Gargari explica que hizo la solicitud de información a la Secretaría de Finanzas del Estado de Puebla luego de que, en 2012, se aprobara, entre otras, una reforma a Ley estatal en la materia.

El cambio, hecho en el artículo Sexto de la Ley de Deuda Pública de Puebla y publicado el 19 de septiembre de 2012, estableció que “no constituyen deuda pública los proyectos de inversión para la prestación de servicios de largo plazo o los proyectos o contratos relacionados con obra pública o bienes”.

on Scribd

Una modificación de un mes antes, al artículo 18 de la Ley de Proyectos para Prestación de Servicios local, permitió al Ejecutivo estatal evadir la autorización del Congreso al establecer que “se requerirá dicha autorización cuando se pretenda incrementar la afectación de las participaciones federales para un proyecto para prestación de servicios”, dejando así a decisión del Ejecutivo local la contratación de “obligaciones de pago” garantizadas con recursos estatales.

Este tipo de esquemas, dice Díez, implican de manera ordinaria la creación de fideicomisos que pueden ser utilizados para evadir la transparencia de los recursos que manejan, por lo que en 2014 hizo la solicitud de información.

Dos años después y a través de un amparo, el abogado recibió el texto del Fideicomiso Irrevocable de Administración y Fuente de Pago número F/0144 firmado entre el Gobierno de Moreno Valle y Evercore Casa de Bolsa, dirigida por el ex Secretario de Hacienda de Carlos Salinas de Gortari, Pedro Aspe Armella.

El texto evoca el Artículo 6 de la Ley de Deuda Pública y muestra que al Fideicomiso llegarán recursos públicos destinados a pagar “todo tipo de obligaciones que contraiga el estado”. La fuente de pago: el ISERTP, o Impuesto sobre Nómina.

“Es su intención celebrar el presente contrato para (i) afectar de forma irrevocable los ingresos presentes y futuros derivados de la recaudación del ISERTP, con el propósito de establecer un mecanismo de administración y fuente de pago de todo tipo de obligaciones que contraiga el estado, de manera directa o alterna, al amparo de Proyectos que contrata o celebre, para que el fiduciario (Evercore) realice por su cuenta y orden, el pago puntual y oportuno de dichas obligaciones”, declara el Gobierno del Estado de Puebla en el decreto.

El efecto para la población, explica, es que los recursos que pagan los empresarios por el impuesto estatal sobre nómina ya no se va a la Tesorería del Estado para que, de acuerdo con los procedimientos constitucionales, se decida en público el destino de esos recursos.

Ahora, en cambio, se van directamente al Fideicomiso de Evercore que, a su vez, debe de pagar deudas dejadas por la construcción de diferentes obras –como la plataforma de Audi, estimada en 3 mil 865 millones de pesos– que absorberán recursos por décadas y, por tanto, son deuda pública.

“Cuando alguien pagaba el Impuesto Sobre la Nómina en Puebla, ese dinero se iba a la Tesorería para que se gastara en lo que se indicara el Presupuesto, pero ahora se va al Fideicomiso, que se usa para pagar proyectos”, explica el académico.

Fideicomisos que “evaden la transparencia de los recursos que administran”. Como evidencia, dice, la tardanza para que el Gobierno del Estado le entregara el texto del contrato con la Casa de Bolsa.

“Me tardé dos años en que me lo dieran, porque primero me dijeron que era información reservada; presenté un amparo que gané, luego se fueron a la revisión. Total, dos años se tardaron en informarme”, comenta en entrevsita.

“Son mecanismos que evaden la transparencia de los recursos que administran”, agrega.

Los estados de cuenta mensuales del Fideicomiso, por separado, dice Díez, muestran depósitos de entre 200 y 300 millones de pesos que, en el mismo ejercicio, también son retirados.

La cantidad destinada entonces al Fideicomiso, estima el abogado, rebasa los 2 mil 500 millones de pesos recaudados al año por el ISERTP, por lo que es probable que reciba recursos incluso de otras fuentes.

Estado de cuenta Imagen: SinEmbargo

Estado de cuenta de marzo de 2016. Imagen: SinEmbargo

UNA ENTIDAD SIN DEUDA

De acuerdo con la Secretaría de Hacienda, la deuda de Moreno Valle no sólo no ha aumentado en lo que lleva del sexenio, iniciado en 2011, sino que ha incluso descendido: de nueve mil 318.2 millones de pesos a ocho mil 546.9.

Pero, de acuerdo con datos hechos públicos desde 2015 por el investigador de Eudoxio Morales Flores, de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, diversas obras de la entidad, como la Plataforma Audi, están generando pasivos por hasta 29 mil millones de pesos adicionales.

El cálculo fue incluido en febrero pasado en el punto de acuerdo presentado por el diputado federal poblano Rodrigo Abdala, del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), para solicitar a la Secretaría de Hacienda un “diagnóstico de la situación en la que se encuentra la deuda del estado de Puebla”.

El texto llama la atención sobre la construcción de “obras fastuosas en una entidad pobre” y cuestiona las modificaciones al marco legal de la deuda pública para “aumentar la discrecionalidad” y la opacidad en el manejo de los recursos.

También recuerda que, un mes después de la constitución del Fideicomiso 144, el Congreso del Estado aumentó del dos al tres por ciento el monto al Impuesto Sobre Nómina para así, afirma, aumentar los recursos comprometidos en el esquema.

Esquema, afirma, que permite a Evercore usar en especulación financiera los más de dos mil millones de pesos que recibe de los impuestos pagados por la nómina de la población poblana.

“Hay que tener claro que Evercore no es cualquier intermediario financiero, porque hace las veces de banca de tercer nivel y de Casa de Bolsa. Eso permite le invertir en especulación financiera y en sus propios fondos de inversión en México y Estados Unidos y también, así como en inversiones directas en petróleo y energía a través y para sus propias inversiones, entre las que están las rondas de licitación derivadas de la llamada reforma energética”, dice el texto del punto de acuerdo.

“Para su posicionamiento como inversionista aprovecha la red de relaciones con altos ex funcionarios salinistas y prominentes funcionarios actual administración del Gobierno de Peña Nieto”, agrega.

En entrevista con SinEmbargo, Abdala insiste en hacer una lectura política sobre los involucrados en el Fideicomiso 144.

“Si Rafael Moreno Valle desde que inició como Gobernador tenía como objetivo principal ser candidato a la Presidencia de la República, se tuvo que sentar con los actores de esta película que le permitirían estar en el juego, y Pedro Aspe es uno de ellos: mentor de Luis Videgaray Caso, nada menos que ex Secretario de Hacienda del Presidente de la República”, dice el integrante de la primera bancada federal de Morena.

“Lo que buscan es que llegue quien llegue, nada cambie, todo se quede igual, y esa es la idea”, agrega.

Como en Puebla, Evercore administra en Chihuahua un Fideicomiso Maestro de Administración y Fuente de Pago que también recibe recursos públicos para garantizar al menos once préstamos que recibió el ex Gobernador César Duarte.

“He seguido este Fideicomiso maestro y encuentro dos características: la caterva de gentes de Pedro Aspe, que están detrás, beneficiándose”, dijo en entrevista anterior Jaime García Chávez, abogado chihuahuense que presentó la demanda penal por la probable participación de Duarte en la Unión de Crédito Progreso.

“Y que claro que ellos hacen una especie de marco para la contratación de deuda, intermedian, invierten en la bolsa y se embolsan miles de millones de pesos (…) creo que son mecanismos de corrupción política, que no están sujetos a supervisión adecuada del estado, por el déficit regulatorio para hacer estas maniobras”, agregó.

De acuerdo con su página en Internet, Evercore es “líder absoluto” en el rediseño de marcos legales y promoción de créditos con 26 Gobiernos subnacionales.

“El equipo de Finanzas públicas e infraestructura (EFPI) asesora a los Gobiernos locales a reformar su marco legal, a efecto de detonar la inversión en infraestructura en la entidad a través de esquemas de financiamiento con participación privada”, describe la página.

“El EFPI asesora a los gobiernos locales en la obtención de financiamiento tanto bancario como bursátil (deuda de largo plazo, bursatilización de activos, etc.), así como en el refinanciamiento o reestructura de su deuda”, agrega.

La firma declinó una solicitud de entrevista de este medio.