Luego de que varias mujeres acusaran a Donald Trump de haberlas agredido sexualmente, el magnate afirmó que no conoce y nunca se vio con algunas de las mujeres que lo acusan y exigió al diario The New York Times, que publicó el testimonio de dos supuestas víctimas, que se retractara del reportaje. El influyente rotativo se negó a ello bajo el argumento de que “era información periodística valiosa sobre un tema de profundo interés público”. Mientras que Hillary Clinton llamó a los ciudadanos a no desanimarse a votar por el tono que ha cobrado las campañas, “siento que no quieren ni implicarse en la votación porque esto es muy aberrante para ellos”, dijo la demócrata.

Ciudad de México,  14 de octubre (SinEmbargo/AP/Diario.es).– Supuestos acosos sexuales y comportamientos inadecuados. Una ola de denuncias contra Donald Trump –uno de los casos protagonizado por el republicano y una niña de diez años– ha surgido y amenaza la ya frágil campaña del candidato a menos de un mes de las elecciones.

Desde que apareció el video del magnate inmobiliario el pasado viernes en el que se jactaba de cómo podía agarrar a las mujeres de sus genitales con total impunidad, más y más mujeres se han presentado para reclamar que fueron degradadas y tocadas de manera inapropiada. Esta es la lista de acusaciones contra Trump hasta ayer por la noche:

• Dos concursantes de Miss EU que aseguran que Trump se dirigió a ellas deliberadamente cuando estaban desnudas en un camerino.

• Dos mujeres denuncian que Trump les toqueteó y besó sin su consentimiento, una en el asiento de primera clase de un avión.

• Otra mujer denuncia que fue toqueteada durante un evento de Trump en el club Mar-A-Lago de Florida.

• Una periodista de la revista People que asegura que Trump la forzó poco antes de que le realizara una entrevista a él y a su mujer en 2005.

• Un incidente en el que Trump parece sexualizar a una niña de 10 años.

Una fotógrafa que en los años 90 buscaba ser modelo fue toqueteada por Trump en un bar de New York.

Una ex concursante del reality show de Trump dijo que el magnate la invitó a sentarse junto a él. Primero le agarró el hombro, la besó “agresivamente” y le puso una mano en un seno.

El encuentro con la niña apareció en un video de 1992 de un especial de Entertainment Tonight Christmas en el que aparece Trump, según CBS News. Trump tenía 46 años en ese momento.

El show navideño se filmó en la Torre Trump e incluye a un grupo de niñas de diez años. Trump le pregunta a una de ellas si va a subir por las escaleras mecánicas. Cuando ella le responde que sí, él mira a cámara y le dice al público: “En diez años estaré saliendo con ella. ¿Puedes creerlo?”.

Las historias narradas por un número de mujeres que no deja de crecer contradicen sus protestas en las que asegura ser inocente. El New York Timespublicó la historia de dos mujeres que afirman que Trump les tocó inapropiadamente.

Otra supuesta víctima alegó hoy que el candidato republicano a la Casa Blanca la toqueteó sin su consentimiento a comienzos de los años noventa, si bien la campaña del multimillonario rechazó esa inculpación.

En declaraciones al diario The Washington Post, Kristin Anderson, quien tiene ahora 46 años y trabaja como fotógrafa en California, aseguró que el incidente ocurrió en un club nocturno de Manhattan, en Nueva York.

Anderson explicó que, en la noche del suceso, se encontraba charlando con amistades en el abarrotado local, sin percatarse de la presencia de un hombre a su derecha en un sofá de terciopelo rojo.

La mujer, que vivió en Nueva York de 1991 a 2008, señaló que sólo se dio cuenta del individuo cuando sintió sus dedos deslizarse bajo su minifalda, hasta alcanzar su vagina a través de su ropa interior.

Anderson le retiró entonces la mano, huyó del sofá y se giró para verle la cara al hombre, a quien identificó como Donald Trump.

“Su apariencia física era tan característica -explicó-, con el pelo y las cejas. Quiero decir, nadie tiene esas cejas”.

En aquella época, que la mujer sitúa a comienzos de los años noventa aunque no precisa la fecha, la fotógrafa intentaba ganarse la vida como modelo en Nueva York, donde Trump era una celebridad y un asiduo de las discotecas en la ciudad.

El episodio, precisó, no duró más de treinta segundos y tanto Anderson como sus acompañantes sintieron “repugnancia” y pensaron: “Okay, Donald es repugnante. Todos sabemos que es repugnante. Sigamos adelante”.

“Es un caso de agresión sexual y es algo que me he guardado para mí misma. Y siempre me callé. ¿Y por qué debería seguir callada? De hecho, todas las mujeres deberían denunciarlo. Y si te tocan de manera inapropiada, díselo a alguien y denúncialo”, remarcó Anderson, a quien se dirigió el diario tras conocer su historia.

Summer Zervos, quien participó de la quinta temporada del programa televisivo de The Apprentice en 2006, dio una rueda de prensa en Los Ángeles, donde aseguró que el multimillonario trató de que se acostara junto a él en una cama cuando ambos se reunieron en 2007 para discutir un posible empleo.

“Luego me pidió que me sentara junto a él. Yo acepté. Entonces me agarró de un hombro y comenzó a besarme muy agresivamente y me puso una mano en un seno”, sostuvo Zervos.

SE SOSTIENE NYT

El periódico The New York Times refutó la aseveración del candidato presidencial republicano Donald Trump de que el periódico lo había difamado, y señaló que el artículo que publicó sobre dos mujeres que dijeron que el magnate las había agredido sexualmente “era información periodística valiosa sobre un tema de profundo interés público”.

En una carta, el abogado del Times, David McCraw, señaló que Trump “ha hecho alarde de tocar sexualmente a mujeres sin su consentimiento” y muchas ya han relatado abiertamente sus experiencias.

“Nada en nuestro artículo ha tenido el más mínimo efecto en la reputación que el señor Trump se ha encargado de crear con sus palabras y acciones”, escribió el abogado.

The New York Times informó el miércoles que dos mujeres contaron al periódico las insinuaciones sexuales indeseables que alguna vez les hizo el magnate.

Una de ellas, Jessica Lees, aseguró que Trump la toqueteó hace más de tres décadas cuando viajaban en un avión. La otra, Rachel Crooks, señaló que el magnate la besó a la fuerza en 2006 cuando tenía 22 años y trabajaba de recepcionista con una firma de bienes raíces en la Torre Trump.

El candidato presidencial ha refutado de manera tajante esas aseveraciones y exigió a través de su abogado que el periódico se retracte sobre el contenido del artículo. Durante un acto político en Ohio, Trump señaló que la prensa “me ha calumniado y dicho mentiras sobre mí con falsas acusaciones”.

El periódico rehusó retractarse del artículo y señaló que sus reporteros trabajaron diligentemente para confirmar las versiones de ambas mujeres. “Habría perjudicado no sólo a nuestros lectores, sino a la democracia misma, silenciar sus voces”, escribió McCraw en la carta.

McCraw señaló que si Trump decide ir adelante con una demanda entonces “damos la bienvenida a la oportunidad de que un tribunal se lo deje claro”.

Donald Trump ha dicho además que no conoce y nunca se vio con algunas de las mujeres que lo acusan de presuntos abusos sexuales.

Rechazando su afirmación de que es víctima de historias falsas, su rival, la demócrata Hillary Clinton, y la primera dama Michelle Obama dicen que los estadounidenses conocen cada día más sobre el comportamiento inaceptable del empresario.

Cuatro mujeres contaron a diversas publicaciones detalladas historias de encuentros con Trump que terminaron con tocamientos, besos y otros contactos sexuales no deseados.

A su vez, Hillary Clinton se comprometió a defender a los estadounidenses que, según la candidata demócrata a la Casa Blanca, han sido atacados por su rival, el republicano Donald Trump, y dijo a los donantes en un acto de recaudación de fondos que el tono negativo de la campaña podría hacer que algunos recurran a internet para ver reconfortantes videos graciosos de gatos.

Sin mencionar las acusaciones de acoso sexual contra Trump, Clinton dijo el jueves que “siguen apareciendo historias inquietantes” sobre él. Pero la demócrata se ofreció para amortiguar sus insultos contra migrantes, negros, latinos, musulmanes y discapacitados.

“No hay casi ninguna parte de Estados Unidos que él no haya atacado. Esto te hace querer apagar el noticiero. Te hace querer desactivar internet o simplemente mirar GIFs de gatos”, dijo Clinton provocando carcajadas.

“Créanme, lo entiendo. En las últimas semanas he visto un montón de gatos haciendo muchas cosas extrañas e interesantes. Pero tengo un trabajo que hacer y será bueno para las personas y para los gatos”.

Clinton ofreció sus comentarios más amplios sobre las denuncias de abuso sexual contra Trump días después de la emisión de un video donde se le oía presumir sobre besar a mujeres y tocarlas sin su permiso. Además se refirió a los reportes de que el equipo de Trump podría tratar de emplear las infidelidades de su marido en el pasado en su contra, más allá de su decisión de invitar a cuatro mujeres que en su día acusaron al ex Presidente al segundo debate presidencial el pasado fin de semana.

“Su equipo está prometiendo más ataques. Pero eso depende de él. Puede gestionar su campaña como elija. Y sinceramente no me importa si me ataca. Estoy preparada. Pero defenderé y daré la cara por cualquier otra persona o grupo”, dijo.

La ex Secretaria de Estado instó a los votantes a no echarse atrás ante el tono negativo de la campaña. “Creo que algunas personas están desanimadas por esto, siento que no quieren ni implicarse en la votación porque esto es muy aberrante para ellos”, dijo la candidata demócrata. “Pero tenemos que presentarles el caso de la mejor forma para reprender el tipo de campaña que hace el otro bando derrotando a mi oponente y lo que él representa”.

Más tarde, en una entrevista en el programa “The Ellen DeGeneres Show”, Clinton dijo que Trump intentó “acecharla” sobre el escenario del debate, una situación que calificó de “muy extraña”. Durante el acto de St. Louis “sentí su presencia detrás de mí” mientras Trump caminaba cerca de ella sobre el escenario. “Sentí, vaya, esto es realmente extraño”, agregó.

Clinton participó en el popular programa de entrevistas diurno antes del acto de recaudación de fondos de Los Ángeles al que asistieron Elton John y la primera dama Michelle Obama.

Protegiéndose de la complacencia, Clinton dijo que no quiere que nadie “piense que esta elección ha terminado”, porque ha sido muy impredecible. “Yo no doy nada por sentado. Tenemos que trabajar muy duro las próximas tres semanas y media”.

REPUBLICANOS LO RESPALDAN

Algunos representantes y candidatos del Partido Republicano reafirmaron su apoyo al candidato presidencial de la formación  a pesar de la aparición de nuevas acusaciones de mujeres.

Republicanos como el senador por Missouri Roy Blunt y candidato a gobernador de West Virginia Bill Cole argumentan que Trump sigue siendo mejor en asuntos clave como energía o nombramientos para la Corte Suprema que su rival en la carrera por la Casa Blanca, la demócrata Hillary Clinton.

Tras la emisión la semana pasada de una grabación de “Access Hollywood” de 2005 en la que Trump habla sobre besar y tocar a mujeres, algunos pesos pesados de la formación republicana le retiraron su respaldo. En la lista figuran los senadores John McCain, de Arizona, y Kelly Ayotte, de New Hampshire.

Al menos en público, parece que nadie más se bajó del barco del empresario el jueves, quizás por la airada reacción de los votantes de base del partido tras los primeros abandonos.