Las protestas obligaron a cortar parcialmente la circulación de trenes hacia el aeropuerto en algunas estaciones ferroviarias de Barcelona, éstas están vigiladas por un fuerte dispositivo de seguridad, tanto de la policía regional catalana como de los cuerpos estatales.

Barcelona, 14 octubre (EFE).- Trece personas resultaron heridas este lunes, todas ellas de carácter leve, dentro de las concentraciones de protesta en la región de Cataluña contra la sentencia del Tribunal Supremo español contra nueve líderes independentistas catalanes.

Los momentos más tensos se vivieron en el aeropuerto barcelonés de El Prat, donde cientos de personas se concentraron en las instalaciones, especialmente en la zona entre el aparcamiento y la terminal 1.

Diez personas resultaron heridas en el aeropuerto, debido a algunos enfrentamientos entre la policía regional catalana y los manifestantes, y otras tres en distintos puntos de la región.

Una veintena de vuelos tuvieron que ser cancelados a causa del colapso de los accesos al aeropuerto.

Las protestas en Cataluña, especialmente en las grandes ciudades, están vigiladas por un fuerte dispositivo de seguridad, tanto de la policía regional catalana como de los cuerpos estatales (Policía Nacional y Guardia Civil), que han enviado a la región a 2 mil efectivos adicionales para asegurar el orden público.

 Tras varias concentraciones y marchas de carácter pacífico durante la mañana en distintos puntos de Barcelona, cientos de personas se dirigieron al aeropuerto de la ciudad, obstaculizando el acceso por carretera.

Además, las protestas obligaron a cortar parcialmente la circulación de trenes hacia el aeropuerto en algunas estaciones ferroviarias de Barcelona.
En Gerona, un centenar de personas invadió la vía férrea cerca de la estación de tren, ya que las instalaciones están protegidas por un fuerte dispositivo policial.

Este corte interrumpió temporalmente la circulación de trenes convencionales y de alta velocidad entre Barcelona y la frontera francesa.

Posteriormente, algunas de estas personas cortaron el tráfico en la autopista AP-7 en Gerona. Se trata de una importante vía que conecta la frontera francesa con Barcelona y sigue después por todo el arco mediterráneo español.

Otras catorce carreteras catalanas estuvieron cortadas en distintos momentos de la jornada.