Con un costo competitivo frente a las opciones actuales, este sistema ayudaría no sólo a la detección temprana de queratocono, sino a un adecuado tratamiento por parte de los especialistas.

Ciudad de México, 14 de octubre (SinEmbargo).- La Universidad Nacional Autónoma de México trabaja en el desarrollo de un topógrafo corneal cónico compacto para la detección temprana de ojo seco y/o queratocono, afección que altera la forma del ojo, con la intención de apoyar a comunidades rurales lejanas, informa en un comunicado la Universidad.

A través del Instituto de Ciencias Aplicadas y Tecnología (ICAT), la institución lleva a cabo el proyecto a manos del investigador Manuel Campos García, integrante del Grupo de Metrología Óptica, quien explica que el objetivo es tener un instrumento capaz de observar una mayor área de la superficie corneal y, además, use la cámara de un teléfono inteligente.

La córnea cuenta con dos terceras partes de la capacidad refractora del ojo, por lo que es de suma importancia para la visión. Su forma se mide considerando una superficie reflejante y convexa, a partir de la cual se crea un modelo matemático que lanza parámetros geométricos como la constante de iconicidad y el radio de la curvatura, explica Campos García en el texto.

A su vez, la parte central de la córnea se parece a una esfera, una superficie de forma libre que cambia durante el día dependiendo de cada persona, de ahí su complejidad, indica.

Al presentar el tema “¡Y en un Abrir y Cerrar de Ojos, el Topógrafo Corneal Cónico!” durante un coloquio del ICAT, el experto destacó que, además de tratarse de una tecnología completamente mexicana, el sistema permite acceder al hardware del dispositivo y programar la cámara para calibrar y obtener imágenes adecuadas para ser procesadas en el mismo celular o enviadas a la Nube.

Con un costo competitivo frente a las opciones actuales, este sistema ayudaría no sólo a la detección temprana de queratocono, sino a un adecuado tratamiento por parte de los especialistas, ahonda.

La topografía corneal es una prueba diagnóstica no invasiva que mide la elevación, radios de curvatura y el poder refractor de la capa externa del ojo. Entre sus aplicaciones se encuentran el diseño de lentes de contacto o intraoculares específicos para cada paciente.

Actualmente existen diversas técnicas para medir la forma de la córnea. Una de las más útiles se basa en los discos de Plácido (anillos luminosos, oscuros y concéntricos) que proporcionan una imagen al ser colocados frente a la superficie corneal. Si existe una deformación, los anillos reflejados dejan de ser circulares.

El investigador explica que los anillos concéntricos son recurrentes en las pantallas de instrumentos comerciales, así como los prismas de pantallas planas con leds, que cuentan con buena precisión.

La topografía corneal es una prueba diagnóstica no invasiva que mide la elevación, radios de curvatura y el poder refractor de la capa externa del ojo. Foto: EFE

El proyecto de la UNAM busca que la pantalla del topógrafo corneal tenga la forma de un cono en lugar de un cilindro (como suele utilizarse), así como el uso de puntos en forma de gotas en disposición semirradial en lugar de alternar círculos concéntricos negros y blancos.

La funcionalidad de dichos puntos reside en poder colocarlos en la posición y lugar deseados para obtener mayor información de la córnea y ser valuada “en cada punto”, mientras los anillos permiten visibilidad en una sola dirección, detalla el experto.