La Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo mostró que la población que no trabajó siquiera una hora durante la semana de referencia de la encuesta, pero manifestó su disposición para hacerlo fue de 2.1 millones de personas.

Ciudad de México, 14 de noviembre (SinEmbargo).- La tasa de desempleo creció durante el tercer trimestre del año un 0.3 por ciento con respecto al mismo periodo del año anterior. Aunque también creció el número de personas empleadas a 55.2 millones de personas.

De acuerdo con cifras desestacionalizadas, dadas a conocer este jueves por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), la subocupación también creció a tasa anualizada un 0.8 por ciento.

De julio a septiembre, las personas con posibilidad de ofrecer más horas de trabajo (es decir la tasa de informalidad) cayó un 0.2 por ciento, pero la población ocupada en el sector informal aumentó 0.2 puntos porcentuales.

El Inegi presentó los resultados trimestrales de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) en la que se mostró que la población que no trabajó siquiera una hora durante la semana de referencia de la encuesta, pero manifestó su disposición para hacerlo fue de 2.1 millones de personas.

La tasa de desocupación fue de 3.6 por ciento del total de la población económicamente activa, que corresponde a 57.3 millones de personas (mdp), que fue mayor a la reportada en el trimestre inmediato anterior (55.9 mdp).

La población subocupada fue de 4.3 millones de personas, que se incrementó 0.1 puntos porcentuales frente al trimestre anterior.

La población en informalidad, por ejemplo quienes laboran en el trabajo doméstico remunerado, el trabajo agropecuario no protegido y trabajadores subordinados fuera de la seguridad social, alcanzó a 31.2 millones de personas, una disminución de 0.1 por ciento frente al trimestre anterior. El dato disminuyó 0.1 puntos porcentuales en el tercer trimestre de 2019 ante el periodo anterior.

La población ocupada en el sector informal, quienes laboran en espacios sin registros contables y a partir de los recursos del hogar o en un espacio que no se constituye como empresa, alcanzó a 15.2 millones de personas. La cifra disminuyó 0.1 puntos porcentuales respecto al segundo trimestre de 2019.

La población de 15 años o más disponible para laborar fue de 57.3 millones (60.4 por ciento del total), aunque el año anterior fue de 56 millones (59.8 por ciento). 

“El incremento de 1.4 millones de personas es consecuencia tanto del crecimiento demográfico, como de las expectativas que tiene la población de contribuir o no en la actividad económica”, destacó el Inegi en un comunicado. 

Por género, 78 de cada 100 hombres fueron económicamente activos y sólo 45 de cada 100 mujeres laboraron.