El estudio agregó que el ingreso laboral de las mujeres ocupadas es 22.2 por ciento menor al reportado por los hombres, en el tercer trimestre de 2019. Comparado de manera anula, la diferencia aumentó 7.8 por ciento.

Ciudad de México, 14 de noviembre, (SinEmbargo).- El porcentaje de personas que no pueden adquirir la canasta básica alimentaria con su salario aumentó en 17 de las 32 entidades del país, en una comparativa entre el segundo y el tercer trimestre de 2019.

De acuerdo con cifras del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), este efecto se acentúo en entidades como Veracruz (6.1 por ciento) Estado de México (3.1) y Quintana Roo (2.0).

En contraparte, Puebla (2.5 por ciento), Tlaxcala (2.2) y Yucatán (2.0) fueron los estados que mayores disminuciones en el porcentaje de población que no puede adquirir la canasta alimentaria con su ingreso laboral.

Datos del Índice de Tendencia Laboral de la Pobreza arrojan que el ingreso real laboral promedio de la población ocupada, a nivel nacional, fue de 4 mil 145.78 pesos al mes.

En comparativa de sexos, los hombre percibieron un monto superior a los mil pesos, en comparación con las mujeres.

Los hombre, señaló el Coneval, reciben 4 mil 541.45 pesos, por los 3 mil 532.61 de las mujeres. Las cifras señalan que el ingreso de los varones aumentó 2.1 por ciento, en contrate con el 0.6 por ciento de las mujeres.

El estudio agregó que el ingreso laboral de las mujeres ocupadas es 22.2 por ciento menor al reportado por los hombres, en el tercer trimestre de 2019. Comparado de manera anula, la diferencia aumentó 7.8 por ciento.

Para el caso la población indígena, el promedio de su ingreso fue de mil 925.25 pesos, 2.5 por ciento menos que el tercer trimestre de 2018.

En comparación, los municipios no indígenas percibieron un ingreso real de 4 mil 316.08 pesos mensual.

El Coneval señaló que el aumento anual al salario de las personas ocupadas “no se ha traducido en una mejora generalizada del nivel de ingresos“.