Hábitat

El Buen Fin sólo da beneficios a empresas, pero no al planeta, denuncia Greenpeace

14/11/2021 - 12:04 pm

La campaña de Greenpeace tiene por objetivo invitar a toda la sociedad a que antes de adquirir algo, se pregunte si realmente lo necesita o la compra es sólo porque está de oferta, o si de verdad sabe el costo que el nuevo producto genera al planeta y quién gana cuando se llevan a cabo compras en exceso.

Ciudad de México, 14 de noviembre (SinEmbargo).- Greenpeace hizo un llamado a la ciudadanía para realizar compras conscientes en medio del “Buen Fin“, la campaña de promoción de consumo más grande de México y que marca el inicio de la temporada de compras más intensas con fuertes derramas económicas, pero también altos impactos ambientales.

A través de un comunicado, la organización intenta acercarse a los consumidores a través de una campaña digital, abordajes en centros comerciales y el lanzamiento de la aplicación “GreenApp” de Greenpeace, que es gratuita y tiene como objetivo fomentar el consumo responsable, libre de tóxicos y plásticos.

La GreenApp está disponible para IOS y Android, y permite ubicar más de 400 iniciativas de consumo responsable en 21 ciudades del país. También se permite que los usuarios se registren y compartan nuevas iniciativas en todo el país para que más personas se decidan por un consumo alternativo y local.

“La información que presentamos en esta aplicación es un claro ejemplo de que existen otras formas de consumo. Consumir local y conscientemente, productos sin agroquímicos, sin plásticos y pensando en agotar la vida útil de los productos es fundamental para transitar de un modelo de consumo de alto impacto ambiental a un consumo responsable con las personas y el medio ambiente”, se destacó en dicho escrito.

El voluntariado de Greenpeace en se hizo presente en centros comerciales de Ciudad de México, Chihuahua, Monterrey, Morelos, Pachuca, Puebla y San Luis Potosí. Foto: Greenpeace

Con estas iniciativas, se busca que las personas se acerquen a la información para tomar decisiones de compra en función de un verdadero buen fin para “reducir la demanda de recursos naturales, la contaminación, la generación de desechos y el cambio climático provocados por el consumismo”.

La campaña de Greenpeace invita a toda la sociedad a que antes de adquirir algo, se pregunten si realmente lo necesita o la compra es sólo porque está de oferta, o si de verdad sabe el costo que el nuevo producto genera al planeta y quién gana cuando se llevan a cabo compras en exceso.

También se deben buscar alternativas para consumir, un ejemplo es hacer intercambios entre amigos y amigas, adquiriendo artículos de segunda mano como libros o zapatos, rentar o prestar objetos que no necesariamente se deben comprar, así como reparar y reacondicionar objetos para extender su vida útil.

El voluntariado de Greenpeace en se hizo presente en centros comerciales de Ciudad de México, Chihuahua, Monterrey, Morelos, Pachuca, Puebla y San Luis Potosí para cuestionar el sistema de consumo actual y resaltar que el Buen Fin sólo beneficia a las empresas grandes y contaminantes.

“El Buen Fin sólo es bueno para las grandes empresas pero no para el planeta”, afirmó Ornela Garelli, especialista en consumo responsable y cambio climático de Greenpeace México.

Durante la edición 2020 del Buen Fin, el número de operaciones en línea se incrementó en un 351 por ciento en comparación al 2019; además, el ticket promedio de ventas con tarjeta de crédito se duplicó de 592 pesos en 2019 a mil 093 pesos en 2020.

El sobreconsumo de bienes y servicios en las ciudades más grandes del planeta, particularmente mediante el comercio entre ellas y con el resto del mundo, podría significar un incremento del 60 por ciento en sus emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), es decir, el sobreconsumo está calentando al planeta, según un informe de la red de ciudades contra el cambio climático (C40).

El 80 por ciento de la población vive en ciudades, el actual ritmo de consumo es insostenible y se debe enfrentar una presión excesiva sobre los recursos naturales.

Actualmente se extraen y emplean alrededor de 50 por ciento más de recursos naturales que hace 30 años, una media de 60 mil millones de toneladas de materias primas al año. El valor del e-commerce en 2020 fue de 316 millones de pesos, un incremento del 81 por ciento respecto a 2019, y cada persona compra un 60 por ciento más de prendas de ropa que hace 15 años, las conserva la mitad del tiempo, pero el 40 por ciento de esas prendas casi nunca o nunca se usan.

Entre los productos que más se adquieren se encuentran la ropa, aparatos eléctricos, electrónicos, belleza, cuidado personal, juguetes, entre otros.

“Está documentado que lo que más se compra en estas fechas en las que hay intensas campañas para promover el consumo es ropa, aparatos eléctricos, como los electrodomésticos, y electrónicos, computadoras, belleza, cuidado personal y juguetes. Nuestro modelo económico actual de extraer recursos naturales, fabricar, comprar productos innecesarios o altamente contaminantes, usarlos y finalmente tirarlos ya no es viable”, sostuvo Garelli.

en Sinembargo al Aire

Opinión

más leídas

más leídas