Reggae, hip hop, rock, ska, trova y hasta corridos en solidaridad con Ayotzinapa (VIDEOS)

14/12/2014 - 5:55 pm

Ciudad de México, 14 de diciembre (SinEmbargo/El Sur).– Las exigencia por la presentación con vida de 42 estudiantes detenidos-desaparecidos de la Normal Rural de Ayotzinapa y por el repudio a las autoridades que reprimen y asesinan estudiantes también se expresa con música.

Artistas de reguetón, reggae, hiphop, rock, ska, trova, corridos y musica norteña alzaron la voz para denunciar los crímenes del 26 de septiembre en Iguala, con al menos una veintena de canciones que se difunden en internet.

Con voz alta llaman a la conciencia con sus letras, condenan el sistema de gobierno corrompido y, para no olvidar, relatan los hechos que han denunciado normalistas, padres de las víctimas y organizaciones sociales.

En el videoclip Grito de guerra, 30 artistas unidos protestan así: “qué le vamos a decir a la gente de esta tierra cuando pregunten, qué le vamos a decir a los hijos de la patria cuando pregunten qué pasó aquí, cómo vamos a explicar tanta sangre derramada cuando pregunten, cómo vamos a explicar a los desaparecidos la libertad de los asesinos, la solución de los genocidas”.

El estribillo denuncia “mexicanas al grito de guerra, pero no hay guerra, ay, ay, ay, pero no hay guerra, la muerte hay que esperar; matar aquí es normal”.

A ritmo de corrido, Los Trinos de Ahuehuepan Guerrero, denunciaron “con sentimiento y dolor, voy a cantar estos versos, decirles lo que pasó en mi estado de Guerrero. Fue el 26 de septiembre, una fecha ya marcada, los hechos se suscitaron en la heroica ciudad de Iguala”.

Habla de los ataque de policías municipales a estudiantes y contra un camión del equipo de futbol de los Avispones, donde también asesinaron al chofer y a un adolescente; “así empezó la tragedia, que conmovió al mundo entero, ha lastimado muy fuerte a mi estado de Guerrero, hay muchos involucrados señalados con el dedo”.

El proyecto conjunto del artista gráfico Omar Inzunza, Gran OM, con el cantante Lengualerta que se realizó en la Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa con musica de reggae, suena así, “… yo no descansaré, mi hermano, hasta que estés de vuelta, no, no me detendré hasta tenerte cerca. Este sentimiento no lo podrán apagar, mi esperanza se hace fuerte para ayudarme a caminar”.

Lengualerta tiene otra melodía que se refiere al exalcalde de Iguala, José Luis Abarca Velázquez, al que llamó El señor matanza; “él dice lo que va, dice lo que no será, decide quien la paga, dice quien vivirá, esa tierra y ese bar son propiedad del señor matanza”.

La peruana Carmina Cannavino cantó por Ayotzinapa “triste comenzó septiembre, la bandera a media asta, que no dure hasta noviembre, hoy resuenan en mi mente las voces de Ayotzinapa… soy la copla que camina entre miles que se expanden, que no ceje el estudiante, ni el consciente ciudadano, hasta que doblen la mano los tosudos gobernantes… Los políticos no saben dónde buscar un motivo, algún expiatorio chivo para que sus culpas laven, en sus bolsillos no caben más sobornos, más ultrajes. Abrazo a los familiares de los desaparecidos, mi canto sirva de abrigo a todos los estudiantes que se afine mi estandarte, y mi voz nunca les falle”.

De Costa Chica, un cantautor con su guitarra canta una melodía que ya se hace popular en la región, “todo comienza en un sueño por quererse superar, madre ya me voy de casa, me voy para la ciudad, madre ya me voy de casa, mamá, tengo ganas de estudiar… el 26 de septiembre, sucedió todo lo peor, fuimos todos agredidos con armas por el gobierno opresor, tirando a darnos director a mansalva y mi hermanito cayó”.

Con ritmo de norteña, el grupo Estocada lamenta a los desaparecidos “… ya no queremos más de tantas mentiras de impunidad, ya no aguantamos desaparecidos, 43 al más. Ay, como nos duele excavar y encontrar sueños rotos, papás heridos la soledad”.
El roquero Adolfo Helguera se refiere a las masacres de estudiantes en el país, “otra vez se repitió esta historia, quién planeó tanta tragedia, ahora fue Iguala de la Independencia ubicando la indolencia… sucedió un nuevo crimen de Estado, aunque quieran ocultarlo, Ayotzi nunca va a morir, aunque sátrapas quieren matarla…”

A ritmo rápido de Ska, Achel Ama llunku, dice “pobre campesino, salió de su pueblo, quiso elegir su destino en medio de tanto asedio. Formado en la lucha, hijo de la resistencia, heredero de un proyecto de otra posible existencia… veredictos mediáticos sobre su educación justificaron su marginación; un Estado en venta al mejor postor no dudó nunca en ejercer su represión”.

Proza 54, en rap habla del hartazgo social “ya estoy cansado de que México sea un fiasco, no quiero tener que llorar el 44, elegí no sacarlos en mi mente, en pie de lucha siempre estarán presentes, elegí no sacarlos del corazón porque su ejemplo me grita revolución”.

Con un video musical, alumnos de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM levantaron la voz “… quizá no tenga cuerpo de acero, pero corre mi sangre de Guerrero, la semillas renacerán del suelo, sumados en el alma y no en el miedo. Si te atreves a pensar te desaparecerán, ya no puedes hablar, ya no pueden confiar en la seguridad, porque son ellos los que te enterrarán. Ya somos uno, como 43, Ayotzinapa vive está de pie”.

Con su guitarra, el compositor Arturo Leyva, dice “dónde está mi hermano el que te llevaste, el que condenaste porque protestó…” y con la canción Las voces del silencio, más artistas urgen un cambio, “… ya mi nación necesitan rebelión para terminar su represión… Usan corbata, les pagamos con impuestos, usan copetes, le llamamos Presidente, que deje el puesto, que deje el presupuesto, que México se hartó y lo trae bien molesto”.

En el portal de YouTube también se encuentra Me duele también, de Ranel Gómez, como un reclamo para los perpetradores, “qué se siente pelear con gigantes que sólo con armas pudiste vender. Qué se siente quitar a una madre su razón de ser. Qué se siente ser torpe y cobarde, y olvidar que eres padre también, qué se siente matar a un pequeño que quiere crecer”.

[youtu.be cT6ijBsjAfI]

Padre e hijo, José Luis Carrizosa, hicieron otro corrido por los 43, antes de que se supiera que uno normalistas detenidos por policías municipales había sido identificado por un fragmento de hueso, “mis cuerdas están llorando, y mi corazón también, pues fue una gran masacre, murieron 43… el 26 de septiembre, salieron a protestar pero nunca imaginaron que no iban a regresar… ya me cansé dicen ellos, a vengarse digo yo, ya me cansé dice el pueblo, viva la revolución”.

Entre otros tributos a los desaparecidos, está el del del vocalista de Jaguares, Saúl Hernández, que dice “podrás quitarme la historia, podrás quitarme la razón, pero jamás mi corazón; podrás encerrarme entre tu odio, podrás herir mi integridad, desencadenar mis sentimientos, pero jamás mi corazón”.

en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video

más leídas

más leídas