Elizabeth está convencida que a su primogénita la extraviaron a base de engaños, sin embargo, en casi 60 días las indagatorias realizadas por parte del personal del Ministerio Público que tiene la carpeta por la desaparición de la adolescente no han entregado una sola pista que ayude a dar con su ubicación.

Por Christian de Jesús

Estado de México, 14 de diciembre (AFondoEdomex).- “‘Ya me voy mamá, te quiero mucho, voy a la escuela’, me dio un beso en la mejilla, ese fue el último día que la vi”, recuerda Elizabeth, madre de tres menores de edad, quien desde hace casi dos meses sigue buscando a su hija mayor en Ecatepec, el municipio más poblado del país.

La mujer suplica a las autoridades de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGEM) investigar su caso y obtener indicios sobre el paradero de Dulce Valeria González Andrade, de 13 años de edad, desaparecida el 16 de octubre en la colonia popular Ampliación San Miguel.

Ella está convencida que a su primogénita la extraviaron a base de engaños, sin embargo, en casi 60 días las indagatorias realizadas por parte del personal del Ministerio Público que tiene la carpeta por la desaparición de la adolescente no han entregado una sola pista que ayude a dar con su ubicación.

“No he visto resultados, sólo pido que hagan su trabajo. No tenía novio para que se fuera con alguien”, aseguró la mamá mientras cargaba una lona con la fotografía y datos de la niña, imposible resulta para sus ojos no llorar, apenas contiene el llanto para dar detalles sobre el hecho.

Elizabeth rompe en llanto al no saber nada de Dulce. Foto: Captura de pantalla.

Ha pedido que se revisen las cámaras del Metro donde fue vista por última vez para ver con quién iba acompañada, además, rastrear sus mensajes a través de su cuenta de Facebook, pero ninguna opción ha sido tomada en cuenta dentro de las indagatorias; acusa desinterés de los agentes.

SU DESAPARICIÓN

La estudiante de secundaria salió por la mañana de aquel miércoles, su destino era llegar a la escuela, pero nunca llegó ni volvió a casa, la familia se percató de su ausencia horas más tarde, al no acudir al negocio de comida que tenían donde ayudaba a preparar o entregar pedidos.

Desde ese día no ha vuelto a saber nada de Dulce, a quien describe como responsable, amorosa y ejemplar al ayudarle a cuidar a sus hermanos, además, en el negocio que tiene para sacarlos adelante, pero ahora ha tenido que descuidarlo hasta encontrarla; asegura que no claudicara.

En ese tiempo no ha recibió una sola llamada o mensaje para decirle cómo se encuentra, la angustia aumenta al pasar los días, se ha sumado a movilizaciones de activistas y ha emprendido una campaña propia al observar la apatía de los funcionarios por dar con su ubicación.

Dulce Valeria desapareció en octubre de este año. Foto: A Fondo.

“No me han dado respuesta, les he dicho que a dónde tengo que ir para que me ayuden, yo no voy a descansar hasta encontrarla, desde un inicio nos tardaron el proceso, solo pido que me la regresen ya que es un calvario que no se lo deseo a nadie”, reclama Elizabeth en la ciudad de Toluca.

El día de ayer, se trasladó a la capital del Estado de México para intentar reunirse con el Fiscal General Alejandro Gómez Sánchez, al igual que otras familias; sin embargo, no tuvieron suerte, la institución fue blindada para evitar que activistas y víctimas llegaran al edificio público.

“La amo, quiero verla, quiero que regrese conmigo, le pido a Dios que me la regrese. La esperaré y la buscaré donde tenga que ir”, pidió la madre afuera de la Fiscalía mexiquense que fue resguardada por policías y vallas de seguridad.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE A FONDO. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.