La miniserie que cuenta la historia del legendario “chupasangre” muestra los diversos crímenes que comete para poder saciar su sed de sangre.

Ciudad de México, 15 de enero (SinEmbargo).- La miniserie Drácula cuenta la legendaria historia del Conde que se convierte en vampiro y comete diversos crímenes para saciar su sed de sangre, pero también saca a la luz su lado más vulnerable.

Durante tres episodios de hora y media cada uno que inician con el relato tradicional, el Conde narra lo que va ocurriendo desde su perspectiva y los demás protagonistas cuentan cómo enfrentan al vampiro a través de la elegancia victoriana, carne putrefacta y rebelión religiosa para que el “chupasangre” pueda conseguir el título de “Principe de las tinieblas”.

Uno de los conceptos más curiosos de la serie es la forma en la que se toma la sangre y no solo rejuvenece al vampiro, sino los efectos que puede dar.

Drácula es creada por Mark Gatiss y Steven Moffat, es protagonizada por Claes Bang, Dolly Wells, John Heffernan. Está disponible en Netflix.