JPMorgan Chase reportó un caída del 20 por ciento y logró facturación récord. El cuarto trimestre fue positivo e incluso superó las expectativas de los analistas, con un beneficio neto de 12 mil 136 millones, un 42 por ciento más interanual, que atribuyó sobre todo a la liberación de reservas por los “desarrollos en la vacuna“.

En Wall Street las acciones de JPMorgan bajaron hasta un 1.51 por ciento, las de Citigroup un 6.26 y las de Wells Fargo un 6.46.

Nueva York, 15 de enero (EFE).- El banco más grande de Estados Unidos, JPMorgan Chase, y otras dos entidades de Wall Street, Citigroup y Wells Fargo, dieron cuenta este viernes de un complicado ejercicio 2020 que ha reducido sus beneficios pero anticiparon una mejora económica al liberar parte de sus reservas contra impagos crediticios.

JPMorgan, dirigido por el veterano ejecutivo Jamie Dimon, reportó un caída de sus ganancias anuales del 20 por ciento respecto al año anterior y se situó en 29 mil 131 millones de dólares, pero a la vez logró una facturación récord de 119 mil 543 millones, un cuatro por ciento superior a la de 2019, pese al fuerte impacto de la pandemia de COVID-19 en primavera y verano.

Sus resultados del cuarto trimestre fueron positivos e incluso superaron las expectativas de los analistas, con un beneficio neto de 12 mil 136 millones, un 42 por ciento más interanual, que atribuyó sobre todo a la liberación de reservas por los “desarrollos en la vacuna“, los “estímulosfiscales y monetarios, y la buena marcha de su negocio de inversión.

El grupo bancario, que ha estado acumulando reservas cada trimestre desde el estallido de la crisis del coronavirus para protegerse contra la morosidad, liberó dos mil 900 millones en este concepto en los últimos tres meses, aunque todavía le queda una gran suma.

“Nuestras reservas crediticias de 30 mil millones siguen reflejando incertidumbre a corto plazo y nos permitirán soportar un entorno económico mucho peor que las actuales previsiones de base de muchos economistas”, explicó Dimon.

En una conferencia posterior, Dimon y sus ejecutivos confiaron en “contrarrestar el impacto de los bajos tipos en 2021” y consideraron los próximos tres a seis meses como “cruciales” para la economía, que esperan sea “muy saludable” en verano contando con estímulos adicionales para los desempleados y las pequeñas empresas.

CITIGROUP

Citigroup, el tercer grupo bancario por activos de EU, obtuvo en 2020 un beneficio neto de 11 mil 370 millones de dólares, un 41 por ciento menos por el impacto “masivo” de la pandemia, pero pese a todo logró mantener invariable su facturación anual, que se situó en los 74 mil 298 millones (un 0.02 por ciento más).

“Finalizamos un año tumultuoso con un cuarto trimestre sólido”, dijo el consejero delegado, Michael Corbat, sobre las cuentas de octubre a diciembre, en las que se redujeron un siete por ciento las ganancias, hasta los cuatro mil 632 millones de dólares, y un 10 por ciento los ingresos, hasta los 16 mil 499 millones.

La entidad decidió liberar unos mil 500 millones de sus reservas para cubrir pérdidas crediticias debido a “la mejora en las previsiones del PIB global” y despidió el año con unos 10 mil millones adicionales en este concepto.

Asimismo, Corbat, que será sustituido en febrero por Jane Fraser, la primera mujer en dirigir uno de los grandes bancos de Wall Street, declaró que planea retomar las recompras de acciones en el trimestre actual tras la reciente decisión de la Reserva Federal abriendo esa posibilidad.

WELLS FARGO

El beneficio neto de Wells Fargo cayó el año pasado más del 83 por ciento, hasta los tres mil 301 millones de dólares, y sus ingresos bajaron un 15 por ciento, hasta los 72 mil 340 millones de dólares, pero en el cuarto trimestre las ganancias aumentaron un cuatro por ciento, hasta los dos mil 992 millones de dólares.

Este banco, que cuenta con una mayor cartera de préstamos, se enfrentó a los primeros embates de la pandemia peor saneado que el resto de sus competidores y centrado en una reestructuración tras el escándalo por sus prácticas de venta.

“Aunque nuestro desempeño financiero mejoró y ganamos casi tres mil millones de dólares en el cuarto trimestre, nuestros resultados siguen estando impactados por un entorno operativo sin precedentes y por el trabajo que requiere dejar atrás nuestros problemas heredados”, indicó su nuevo consejero delegado, Charlie Scharf.

Como sus rivales, Wells Fargo también liberó reservas pero en menor medida, 757 millones de dólares, una decisión vinculada a la venta de una cartera de préstamos estudiantiles.

Los resultados de los tres bancos, en los que tuvo un impacto positivo la racha alcista de la bolsa en el último trimestre, tuvieron una acogida mixta entre los analistas, que vieron superadas sus expectativas en cuanto a beneficios pero no facturación.

A media sesión en Wall Street, las acciones de JPMorgan bajaban un 1.51 por ciento, mientras que las de Citigroup caían un 6.26 y las de Wells Fargo un 6.46.