México, 15 Feb. (Notimex).- La Auditoría Superior de la Federación (ASF) informó que en la revisión de la Cuenta Pública 2011 que se entregará el miércoles próximo a la Cámara de Diputados, no hay indicio alguno de un presunto préstamo por 500 millones de pesos de Petróleos Mexicanos (Pemex) al sindicato que encabeza Carlos Romero Deschamps.

El secretario técnico de ese organismo, Benjamín Fuentes, señaló que de las 64 auditorías a la paraestatal durante 2011 no se encontró un préstamo de la empresa a la organización sindical.

Explicó que en mayo de ese año se hizo la programación de auditorías a las entidades que ejercieron recursos del Presupuesto de Egresos de la Federación y el préstamo se hizo en diciembre, quedando fuera porque “humanamente” es imposible revisar todas las operaciones de la paraestatal y se revisa lo más posible.

Pemex, dijo, es la empresa más auditada; pero además hay auditorías especiales y esporádicas, como ocurrió en los casos del rescate bancario y la liquidación de Luz y Fuerza del Centro.

Mencionó que el miércoles próximo entregará a la Cámara de Diputados el informe final de la Cuenta Pública 2011, que contiene los resultados de mil 111 auditorías, de las cuales 11 son de tipo forense que pueden desembocar en alguna denuncia penal.

Puntualizó que por primera vez se incluyen ocho evaluaciones de políticas públicas, lo cual vendrá en el informe y resumen ejecutivo y destaca información sobre los gastos del gobierno federal en los festejos del Bicentenario y la Estela de Luz.

Fuentes aclaró que en las auditorías 2011 no se detectó que recursos públicos hayan sido desviados a precampañas electorales y reconoció que en el caso de la deuda de estados y municipios la ASF no puede entrar a revisar las cuentas, por ser un asunto de competencia local.

En conferencia de prensa, admitió que en las condiciones actuales de la fiscalización, no es posible que las irregularidades tengan consecuencias de ley, pues el retraso de 14 meses, permite a los entes fiscalizados justificar gastos.

Indicó que en el caso de municipios y estados, la fiscalización tampoco es eficiente, porque gran porcentaje de los municipios ni siquiera cuentan con contralorías internas.

La ASF está facultada para revisar entes públicos y privados que reciben recursos públicos, pero no está facultada para auditar a municipios sobre todo en materia de endeudamiento.

Por ley, dijo, este organismo no está facultado para sancionar a servidores públicos y lo único que puede hacer es promover una denuncia de hechos, las autoridades judiciales serán quienes la valoren así como el curso que deba tomar dicha acusación.

“Sólo se sanciona a un funcionario cuando se niega a entregar a la ASF información”, insistió.

Sobre la reforma que propone otorgar mayores facultades a la Auditoría Superior de la Federación y que ya fue aprobada en la Cámara baja y turnada al Senado para su discusión, mencionó que de prosperar éste ente se vería fortalecido y, al mismo tiempo, se reconoce al sistema nacional de fiscalización.

Con ello, abundó, se tendría un mayor margen de coordinación con todos los entes, incluyendo estados y municipios.

Asimismo, dijo, que con esta reforma se podrían presentar los informes de la ASF conforme se vayan terminando, pues actualmente hay un desfase de 14 meses. “Si podemos presentarlos en octubre y podrían servir para la discusión del presupuesto.

Consideró necesario crear una coordinación efectiva entre todos los organismos gubernamentales y el sistema nacional de fiscalización. “También es deseable que los municipios tengan contralorías internas.