El futuro de Pemex depende de establecer alianzas con empresas privadas y mejorar su eficiencia, reconoció el Secretario de Economía Ildefonso Guajardo. Y, de acuerdo con Reuters, pedirá un préstamo de mil 350 millones de dólares para financiar 15 de sus activos, incluyendo dos plataformas. Actualmente su producción de barriles se ha estancado y el precio al que exporta cada uno no ha dejado de caer. La petrolera concluyó el 2015 con una deuda total de 100 mil millones de dólares.

Gasoducto Los Ramones. Foto: Pemex

Gasoducto Los Ramones. Foto: Pemex

Ciudad de México, 15 de febrero (SinEmbargo).– Petróleos Mexicanos (Pemex) calla ante su crisis. Pero diversas fuentes, desde diciembre pasado, reportan que se refugiará en el capital privado para salir a flote.

“Un préstamo de mil 350 millones de dólares para financiar la compra de activos de la petrolera mexicana Pemex por parte del fondo de inversión KKR podría ser la primera de varias transacciones similares, en momentos en que la firma estatal busca fuentes alternativas de financiamiento”, reportó Reuters el viernes pasado.

Según el contrato, Pemex vende los activos a KKR, pero seguirá operándolos y manteniéndolos, y planea volver a comprarlos en 15 años, es decir, en 2030. KKR es una firma de inversión internacional con sede en Nueva York que realiza inversiones en el sector energético y otros.

Por su parte, el Secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, declaró en entrevista con Bloomberg que el futuro de Pemex depende de establecer alianzas con empresas privadas y mejorar su eficiencia. Actualmente su producción de barriles se ha estancado y el precio al que exporta cada uno no deja de caer (el viernes la mezcla mexicana se vendió en 24.11 dólares).

El crédito que pediría la petrolera consistirá de tramos de cinco años (uno a plazo y uno revolvente), así como de préstamos a 10 y 12 años, reportó el viernes IFR, un servicio de información financiera de Thomson Reuters.

Los recursos se destinarían a financiar 15 activos de infraestructura de Pemex: once ductos, un juego de cables submarinos, dos plataformas y una planta de compresión de gas. La fuente de Reuters no mencionó nada sobre las refinerías, las cuales necesitan inversión para volver a ser productivas.

Pemex, opinó Guajardo en la charla con Bloomberg, necesita reducir gastos. Diversas fuentes divulgadas este año por la prensa nacional, hablan de despidos. Pero Pemex lo niega.

“Es completamente innegable que la compañía tiene que realizar un proceso de ajuste de costos”, declaró el Secretario de Economía, quien tiene un lugar en el consejo de Pemex. “Alianzas estratégicas con inversión privada, ese es el camino”, dijo en la entrevista.

El Banco de México (Banxico) y la Secretaría de Hacienda ya lo han expuesto. Pemex necesita un ajuste en sus finanzas, lo que a su vez llevaría al gobierno a un ajuste en sus finanzas públicas.

Por lo pronto, el lunes pasado el Presidente Enrique Peña Nieto quitó de la dirección a Emilio Lozoya Austin para colocar a José Antonio González Anaya, quien ha sido  titular del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), funcionario de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y economista del Banco Mundial.

“Al nuevo director lo mandan de Hacienda a liquidar Pemex, pero al sindicato no lo van a poder quitar y van a hacer lo mismo que con el de Ferrocarriles Mexicanos, y [Carlos] Romero Deschamps va a seguir feliz y contento porque sigue multimillonario y lo mismo hará que [Napoleón] Gómez Urrutia con las minas. Es un peligro para México que estén poniendo ese director para Pemex”, consideró  Jesús Armando López, Diputado de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) por el partido Movimiento Ciudadano (MC).

PEMEX EN CRISIS

Pemex-activos

Los planes de Petróleos Mexicanos se arruinaron. En 2014 la empresa estatal soñaba con “empresas conjuntas” y un aumento en su producción de barriles; sin embargo, tras un 2015 con bajos precios de petróleo a nivel mundial, la entrada de empresas privadas por la Reforma Energética, una producción de petróleo crudo de 2 millones 266 mil barriles diarios en los primeros 11 meses del año, la más baja desde 1980, y –de acuerdo con Financial Times y Bloomberg–  la posibilidad de “vender sus activos” para intentar salir a flote de su deuda millonaria, Pemex concluyó el 2015 con una deuda total de 100 mil millones de dólares.

Rodolfo Campos, director interino de finanzas, dijo a Bloomberg en diciembre pasado que lo que buscan es el capital privado para desarrollar un plan de negocios. Al arrancar ese mes, el director de Exploración y Producción de Pemex, Antonio Escalera, expuso que buscan hacerse de recursos “a través de asociaciones públicas-privadas”, donde están poniendo los activos que tienen en garantía.

Los activos de Pemex se extienden mucho más allá de las refinerías. “Si Pemex va a vender activos, la cosa que realmente podría hacer es un ‘sale and leaseback’ (venta y renta) de sus plataformas”, sugirió en entrevista con Bloomberg Wilbur Matthews, director ejecutivo de la asesoría de inversiones Vaquero Global.

“Sería una estrategia inteligente tratar de vender activos para reducir su deuda”, afirmó a la agencia internacional, aunque el reto, según Nymia Almeida, analista de Moody’s, sería encontrar a quien quiera ser parte de este negocio.

“Pemex consideraría la venta de cualquiera de sus activos”, dijo a la agencia Nymia Almeida, analista senior de crédito en Moody’s Investors Service. ”La única cosa que Pemex no puede vender son sus reservas petroleras. El resto es una posibilidad”.

También en diciembre, el director general de Pemex Transformación Industrial Alejandro Martínez dijo al Financial Times que no es una privatización como tal. “Vamos a poner los activos en garantía para obtener recursos frescos en virtud de un mecanismo de venta con arrendamiento posterior”, agregó al diario británico especializado.