En la elección del sucesor del actual Gobernador del Banco de México (Banxico), Agustín Carstens Carstens, la figura de Luis Videgaray Caso y su grupo de colaboradores se ha hecho presente, de acuerdo con las agencias internacionales Reuters y Bloomberg. El Artículo 28 de la Constitución dice que la designación, al final, corresponde al Presidente de la República. Considerando la cercanía de Enrique Peña Nieto con el ahora Secretario de Relaciones Exteriores y el sondeo de Reuters, analistas económicos coinciden en que el banco central –una de las instituciones con mayor prestigio en el país– podría ser ocupado por al menos dos de los hombres más cercanos a Videgaray Caso –un funcionario que fracasó en la conducción de las finanzas públicas en la Secretaría de Hacienda–, lo que pondría en riesgo la confianza depositada en Banxico.

Ciudad de México, 15 febrero (SinEmbargo).– La credibilidad y solidez del Banco de México (Banxico), ganada gracias a su autonomía durante años, están en riesgo de agrietarse, de dar un paso atrás, alertan analistas económicos. La confianza y margen de acción del banco central, encargado de controlar los precios de bienes y servicios, y de conducir la política monetaria, estarían en duda si, como se especula, dos de los hombres más cercanos a Luis Videgaray Caso se cuelan a la Junta de Gobierno.

Luis Videgaray Caso fue Secretario de Hacienda y Crédito Público del 1 de diciembre de 2012 al 7 de septiembre de 2016, cuando renunció ante la oleada de críticas derivadas por su invitación a Donald Trump, entonces candidato republicano a la Presidencia de Estados Unidos, para visitar la residencia oficial de Los Pinos. La idea fue considerada como “un error histórico” para el Gobierno de Enrique Peña Nieto.

Sin embargo, esas críticas no fueron las únicas.

Antes de la visita de Trump a Los Pinos –el 31 de agosto de 2016– y su posterior salida por la puerta de atrás, el funcionario había sido fuertemente señalado por su fracaso en la conducción de las finanzas públicas en México. Como saldo dejó una deuda pública histórica de 48 por ciento del PIB; una devaluación del peso ante el dólar de 20 por ciento y un crecimiento del Producto Interno Bruto que promedia apenas 2 por ciento, un ritmo que impide reducir los 55.3 millones de mexicanos en la pobreza.

El actual Gobernador del Banxico, Agustín Guillermo Carstens Carstens, se irá de Banxico el próximo 1 de julio para ocupar la gerencia general del Banco de Pagos Internacionales (BIS), el llamado “banco de bancos centrales”.

De acuerdo con un sondeo de la agencia Reuters, al timón de este barco, en medio de una tormenta por la pronunciada depreciación del peso y los efectos de los gasolinazos, llegarán Alejandro Díaz de León y Miguel Messmacher, amigos itamistas del ahora Canciller Luis Videgaray Caso. Ambos cumplen con los requisitos de la Ley del banco central.

“Alguien que esté vinculado a Videgaray obviamente no garantizaría el manejo del Banco de México bajo razones técnico-económicas y rigurosas para el control de la inflación, como es su objetivo, sino fortalecería la caja chica del Gobierno federal, que es de la que se financia para pagar la deuda”, aseguró el economista Miguel Reyes Hernández, de la Universidad Iberoamericana.

Para el analista de CI Banco, Jorge Gordillo Arias, el economista Alejandro Werner Wainfeld generaría más confianza, pero su nacionalidad lo impide: aunque es ciudadano mexicano, Werner Wainfeld nació en Argentina.

El pasado 29 de noviembre, Alejandro Díaz de León Carrillo tomó protesta como miembro de la Junta de Gobierno del Banco de México. Foto: Cuartoscuro

Bloomberg publicó la semana pasada, citando a una persona con conocimiento en el proceso de selección, que en diciembre el Presidente Enrique Peña Nieto –encargado de asignar a los miembros de Banxico por mando Constitucional– consultó con José Antonio Meade Kuribreña, con el entonces ex Secretario de Hacienda, Luis Videgaray, y con el propio Agustín Carstens sobre algunos posibles candidatos.

“El Presidente no tiene una fecha límite para nombrar a alguien, ni tiene una lista de favoritos”, dijo la fuente de la agencia. El Congreso, que avalará su decisión, termina las sesiones el 30 de abril.

Ambos candidatos mencionados por Reuters, junto con los otros tres miembros de la actual Junta de Gobierno, intentarán controlar los precios de bienes y servicios que hoy alcanzan una de las tasas de inflación más altas en los últimos años: 4.72 por ciento, arriba del objetivo de 3 por ciento.

Este reto, que encontrará estampidos de olas por los futuros gasolinazos y las amenazas de Donald Trump, será enfrentado durante seis años por Alejandro Díaz de León, un subgobernador de Banxico, de acuerdo con seis de 10 economistas de los principales bancos del país consultados por Reuters. Es “la opción más probable para sustituir a Carstens”, coincidieron.

“Díaz de León es considerado cercano al ex Secretario de Hacienda Luis Videgaray, quien ahora lidera las conversaciones con el Gobierno del Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en el cargo de Secretario de Relaciones Exteriores”, detalló la agencia informativa británica.

Ambos estudiaron economía en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y en noviembre de 2015, un Videgaray sin barba y aún Secretario de Hacienda, nombró a Díaz de León director del Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext), encargado de impulsar la actividad exportadora de México.

De acuerdo con CBS y The Washington Post, el “aprendiz de Canciller”, economista por el ITAM y el Instituto Tecnológico de Massachusetts, incluso intervino en el discurso del magnate republicano sobre el muro fronterizo. Esta información fue calificada por el Canciller como “fake news”.

“La señal es negativa para el país, para la credibilidad de Banxico como organismo autónomo y negativo para controlar la inflación; pero positiva para su grupo político [de Videgaray] para fortalecer los vínculos”, afirmó el economista Miguel Reyes.

El analista del grupo financiero CI Banco, Jorge Gordillo Arias, dijo que si el relevo hubiera sido en otra época tal vez no habría ningún problema.

“Pero la gente de Peña Nieto, en especial de Videgaray, ha perdido mucha confianza y genera un ruido adicional. Afortunadamente el Banxico es más que una persona; es todo un comité robusto sin decisiones unilaterales de política monetaria. Pero con esto no mejora, sino da un paso atrás”.

La analista de Bx+, Mariana Ramírez, contrastó y dijo que “no nos tenemos que fijar tanto en la relación personal que tengan estas personas, sino la capacidad y trayectoria profesional para tomar una buena decisión en política monetaria. Una coincidencia así no debería tener impacto en sus decisiones”.

Pero todos los economistas consultados coincidieron en que Banxico es una institución sólida que ha ganado credibilidad gracias a su autonomía, adquirida en 1994.

“El Banxico ha ganado credibilidad, pero por su misma estructura que le da la independencia respecto al Gobierno federal. [Con el cambio de Gobernador] no sé si la vaya a perder, pero sí le pudiera afectar. Los bancos centrales que tienen mucho prestigio se hacen autónomos para que aunque tomen una decisión que no le guste al Gobierno no puedan cambiar su estructura”, destacó el analista económico Alejandro Villagómez.

“Habrá que ver finalmente qué se decide; deben ser muy cuidadosos y que la elección del Gobernador esté muy justificada. El hecho de que [Alejandro Díaz] sea cercano a Videgaray no implica que sea algo malo, más bien si es independiente en sus decisiones”, agregó.

El investigador del Centro de Estudios Espinosa Yglesias, Marcelo Delajara, determinó que comienzan las dudas sobre la efectividad de la política monetaria de Banxico, ya que la inflación sigue al alza a pesar de que la tasa de interés –su principal herramienta– ya supera el 6 por ciento.

Por su parte, el académico Miguel Reyes destacó que desde octubre de 2015 el Congreso aprobó que los remanentes de Banxico [ganancias obtenidas por las subastas de dólares] se utilicen para pagar parte de la deuda generada por la Secretaría de Hacienda en tiempos de Videgaray. En cuatro años, el pasivo pasó de 35 por ciento del PIB a casi 50 por ciento.

“El Banco de México está perdiendo credibilidad como autónomo porque está utilizando sus remanentes para financiar al Gobierno; está siendo subordinado. Además está entrando en un juego muy perverso del Gobierno: la política cambiaria ha sido utilizada para financiar su propia deuda a través del manejo del tipo de cambio con las subastas de dólares”, explicó Reyes.

La autonomía, desarrolló, tiene que ver con el dinero que tiene el Banxico, así como que las decisiones de política monetaria no estén vinculadas con las necesidades financieras del Gobierno en turno.

“Todo ese prestigio que habían ganado lo pierden porque además no están controlando la inflación como antes. No es su principal preocupación, sino tener recursos para financiar al Gobierno federal”, reiteró.

El Artículo 28 de la Constitución mexicana dice: “El Estado tendrá un banco central que será autónomo en el ejercicio de sus funciones y en su administración. Su objetivo prioritario será procurar la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda nacional, fortaleciendo con ello la rectoría del desarrollo nacional que corresponde al Estado. Ninguna autoridad podrá ordenar al banco conceder financiamiento”.

Alejandro Díaz de León, el posible sucesor de Carstens, es economista por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y maestro en Administración Pública y Privada por la Escuela de Yale. Trabajó durante 16 años en el Banco de México como analista e investigador.

De enero de 2011 a noviembre de 2015 fue el titular de la Unidad de Crédito Público (UCP) en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, en donde fue responsable de ejecutar el financiamiento interno y externo del Gobierno federal. Durante un año fue el director general del Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext). Desde diciembre es miembro de la Junta de Gobierno del Banco de México.

EL OTRO AMIGO

Miguel Messmacher Linartas, actual Subsecretario de Hacienda. Foto: Cuartoscuro.

La Junta de Gobierno de Banxico está integrada por cinco miembros: el Gobernador y cuatro subgobernadores. El Presidente Enrique Peña Nieto es quien los asigna con aprobación del Congreso, de acuerdo con el Artículo 28 constitucional.

Al colocar como Gobernador del banco central a Alejandro Díaz de León, amigo de Luis Videgaray, Banxico se quedaría con otra vacante. Y ésta, prevén analistas, sería para otro amigo.

“Miguel Messmacher, Subsecretario de Hacienda, quien trabajó en la estructura tributaria de la Reforma Energética del país, fue considerado como otra nominación probable [para cubrir a Alejandro Díaz] por seis de 10 economistas, con una mediana de 50 por ciento de posibilidades”, informó la agencia Reuters.

Mariana Ramírez, analista del organismo financiero Bx+, aseguró que Banxico es una institución “realmente sólida y fuerte” por la independencia que tomó respecto al gobierno hace varios años como lo hacen otros bancos centrales.

“Independientemente de si está Carstens o no, el Banxico va a continuar con esa credibilidad tan importante que se necesita para las expectativas de inflación. Como Bx+ no estamos viendo mayores cambios en cuanto a la confianza, pero podríamos notar que el tono del comité pudiera cambiar no sólo por la salida de Carstens sino con la entrada de un nuevo subgobernador”, dijo.

El candidato para la vacante de subgobernador, según el sondeo de Reuters, sería Messmacher, economista por el ITAM y la Universidad de Harvard. Ha laborado tanto en la SHCP, como en Banxico y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

La Ley del Banco de México señala los requisitos para ser designado miembro de la Junta de Gobierno, los cuales tienen como propósito “seleccionar a individuos con un elevado nivel técnico y profesional”.

Indica además que deberán ser ciudadanos mexicanos por nacimiento, no tener más de 65 años, gozar de reconocida competencia en materia monetaria así como haber ocupado, por lo menos durante cinco años, cargos de alto nivel en el sistema financiero mexicano o en las dependencias, organismos o instituciones que ejerzan funciones de autoridad en materia financiera, entre otros.

Dos de los cinco miembros no necesitan cumplir con el requisito de antigüedad, siempre y cuando sean profesionales distinguidos “en materia económica, financiera o jurídica”. Pero ninguno de los dos podrá ocupar el cargo de Gobernador sin antes haber cumplido tres años en su cargo.

Además de Agustín Carstens, Gobernador, y Alejandro Díaz, subgobernador, la Junta de Gobierno del Banxico se compone de los siguientes integrantes:

Roberto del Cueto: abogado, profesor en el ITAM y ha trabajado en Banxico desde 1973.

Javier Eduardo Guzmán Calafell: economista por la UNAM y Yale. Ha laborado en el Banxico desde 1980 y también ha colaborado en el Fondo Monetario Internacional. Fue director general de Bancos Centrales del Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos.

Manuel Ramos Francia: economista y articulista por el ITAM y la Universidad de Yale. Laboró en la SHCP y desde 2001 en Banxico.

La decisión no tiene fecha. Mientras, Banxico, como institución, tiene el reto de controlar el alza de los bienes.