El misterio del gato tiene una peculiar explicación en la mitología del viento helado embarazado por un león.