En su reporte de resultados, Aramco atribuyó la caída del 20 por ciento en sus beneficios a un descenso en los precios del crudo y a una reducción del margen en sus ventas de productos químicos derivados.

Por Jon Gambrell

Dubái, Emiratos Árabes Unidos, 15 de marzo (AP) .— Los beneficios de la gigante petrolera Saudi Aramco cayeron un 20 por ciento en 2019, a 88 mil 200 millones de dólares, un brusco declive mientras el reino se preparaba para inundar el mercado global de la energía, ya debilitado, en medio de la pandemia por un nuevo coronavirus.

El anuncio de la empresa, conocida oficialmente como Saudi Arabian Oil Co., no mencionó los planes del reino de elevar su producción a niveles récord tras una reunión este mes entre la OPEP y Rusia en la que no se logró alcanzar un acuerdo para recortar la producción. Eso provocó una caída del 25 por ciento en los precios del crudo, el declive diario más brusco desde la Guerra del Golfo de 1991, y temores a una guerra de precios que deprima aún más el mercado.

Instalaciones de la petrolera saudí Aramco. Foto: AP.

El barril de Brent, referencia internacional, se vendía el domingo a 33 dólares el barril, y los analistas temían que pudiera seguir cayendo. Aunque eso hace la gasolina más asequible para consumidores y aerolíneas, también afecta a petroleras estadounidenses y personas afectadas por una desaceleración económica en medio de la pandemia.

En su reporte de resultados, Aramco atribuyó las cifras a un descenso en los precios del crudo y a una reducción del margen en sus ventas de productos químicos derivados.

También señaló al caos registrado en septiembre por un ataque contra el corazón de su infraestructura, que redujo temporalmente a la mitad la producción en el reino. Arabia Saudí y Occidente culpan a Irán del ataque, algo que Teherán rechaza a pesar de que los misiles utilizados no podrían haber llegado hasta sus objetivos si hubieran sido disparados por los rebeldes yemeníes que reclamaron la autoría de la agresión.

Saudi Aramco reportó un beneficio de 88 mil 200 millones de dólares en 2019, por debajo de los 111 mil 100 millones de dólares de 2018.