“Tengo mucha fe de que vamos a sacar a México adelante, no nos van a hacer los infortunios, las pandemias, nada de eso. Vamos a sacar adelante a nuestro país porque cuando no hay corrupción, el presupuesto rinde, alcanza”, dijo el Presidente ante un auditorio provisional levantado con carpas y lonas.

Ciudad de México, 15 de marzo (SinEmbargo).– El Presidente de México continuó este domingo los actos multitudinarios con saludo de mano, cuando los gobiernos locales y el federal han cancelado eventos masivos para evitar concentraciones que faciliten la propagación del coronavirus. Andrés Manuel López Obrador estuvo hoy en dos eventos: en Marquelia y Ayutla de los Libres, Guerrero.

El último reporte de la Secretaría de Salud detalló que en México se elevaron los casos de coronavirus a 41, pero este domingo el Gobierno de Nuevo León confirmó su quinto caso y el de Aguascalientes, su primer contagio.

Previamente, la Secretaría de Turismo canceló el último día de la Cumbre Tajín 2020 como medida de seguridad, con el objetivo de prevenir la expansión del coronavirus (COVID-19).

“Se va acabar la corrupción y la impunidad. ¡Me canso ganso! Tengo mucha fe de que vamos a sacar a nuestro querido México adelante. No nos van a hacer nada los infortunios, las pandemias, nada de eso. Vamos a sacar adelante a nuestro país porque cuando no hay corrupción, el presupuesto rinde, alcanza”, dijo el Presidente ante un auditorio provisional levantado con carpas y lonas.

Por la mañana, el mandatario compartió un video a través de sus redes sociales, donde aseguró que la cultura es la que “nos salva ante terremotos, inundaciones, epidemias, malos gobiernos, corrupción. Todas esas calamidades las podemos enfrentar”.

Desde el hotel donde se hospeda en Ometepec, Guerrero, López Obrador presumió el desayuno “suculento y variado” que tomó esta mañana.

Como es su costumbre, grabó un breve video para compartir sus alimentos. En el más reciente presenta a las propietarias del lugar donde se aloja y muestra su basto almuerzo.

“Ya llevamos dos días aquí, en Ometepec, en este gran hotel, para descansar y conocer los pueblos de la costa chica de Guerrero”, detalló.

“Miren qué desayuno tan suculento. Siempre que voy a un pueblo, a una región de México, me gusta informar sobre su cultura, y los alimentos son parte de la cultura de los pueblos”, comentó.

Previo a degustar los alimentos, la mujer, propietaria de la posada donde se hospeda el Presidente, le explicó al tabasqueño cómo se hacen los platillos que le preparó. Tamales de pollo, salpicón, salsa de queso de puerco, picaditas (sopes), cecina, champurrado y fruta picada es lo que desayunó el Jefe del Ejecutivo.

Por la tarde, López Obrador encabezó un segundo evento en Ayutla de los Libres, Guerrero, durante el que saludó con apretones de mano y abrazos a una gran cantidad de personas que le estiraban la mano durante su camino para llegar al escenario.

A pesar de las múltiples recomendaciones para evitar el contacto directo, el mandatario continuó con su acercamiento a la gente.

Durante su intervención, López Obrador evitó hablar acerca de la epidemia de coronavirus que ha dejado 53 personas infectadas en México hasta el día de hoy.

Reveló que en días futuros repartirá “cachitos” de lotería para a rifa del avión presidencial, que fueron comprados y devueltos por empresarios, a los habitantes y a las escuelas de la comunidad de Ayutla “para a ver si tienen la suerte” de ganarse uno de los 100 premios de 20 millones de pesos.

“Muchos empresarios están comprando bastantes y me dicen: ‘Yo voy a devolver todo, lo que compre yo lo entrego al gobierno para que el gobierno se lo entregue a las comunidades más pobres y que repartan los boletos para ver si tienen suerte y los pobres se sacan la rifa, el premio’”, apuntó.

El mandatario recalcó que, en caso de que una de las escuelas gane uno de los premios deberán usar esos recursos para mejorar las instalaciones del plantel.

“Aquí en Ayutla vamos a entregar en todas las casas los boletos para a ver si tienen la suerte y en las escuelas no se va a entregar un boleto, un ‘cachito’, sino varios, en cada escuela para que si le queda a la escuela sea los 20 millones para mejorar completamente la escuela a la que se beneficie”, dijo.