Felipe VI de España dio a conocer, a través de un comunicado, que desconoce y renuncia a cualquier herencia que su padre, Juan Carlos I, haya dejado a su nombre y no esté en consonancia con la legalidad o los criterios de rectitud; únicamente aceptará aquella herencia que está fijada en los presupuestos de la Casa de su majestad el rey.

Madrid, España, 15 de marzo (EFE).- El rey Felipe VI de España ha renunciado a la herencia que personalmente le pudiera corresponder de su padre, Juan Carlos I, así como a cualquier activo, inversión o estructura financiera cuyo origen pueda no estar en consonancia con la legalidad o con criterios de rectitud.

La Casa Real española publicó este domingo un comunicado en el que informa además de que Juan Carlos I deja de percibir la asignación que tiene fijada en los presupuestos de la Casa de su majestad el rey.

El comunicado se difundió tras diversas informaciones publicadas este fin de semana en las que se asegura que Felipe VI es beneficiario de una sociedad “offshore” creada por el rey Juan Carlos I vinculada a una donación de 65 millones de euros de Arabia Saudí.

En el documento de tres páginas, el rey de España señala que “la Corona debe velar…por la dignidad de la Institución, preservar su prestigio y observar una conducta íntegra, honesta y transparente, como corresponde a su función institucional y a su responsabilidad social”.

Además su majestad el rey desconoce por completo la designación que recibió como beneficiario de la denominada Fundación Zagatka.

En el comunicado también se hace mención a que Juan Carlos I solicitó al rey Felipe VI hacer publico que su abogado se hará cargo de su defensa y que a partir del 27 de mayo de 2019 está retirado completamente de la vida pública.

Aunque el Parlamento rechazó iniciar una investigación por supuestos sobornos durante su mandato en 2008, con un valor de 88 millones de euros (100 millones de dólares) del ahora difunto rey saudí Abdullah.