México, 15 Abr. (Notimex).- El panorama para el sector cárnico se vislumbra estable durante la Semana Mayor, específicamente para la producción de carne de cerdo, aunque el consumo podría mostrar el descenso de temporada los días jueves y viernes 17 y 18 de abril, por el tema religioso.

Alejandro Ramírez, director general de la Confederación de Porcicultores Mexicanos (CPM), aseguró en entrevista que la proyección es de estabilidad, “porque es una situación que ya conocemos, por el arraigo que ya conocemos del tema religioso en México”.

Las empresas incluso se programan para bajar la producción y llegar a esta Semana Santa con cantidad suficiente para cubrir la demanda de quienes están acostumbrados a consumir carne en estas fechas”.

Ahora, dijo, no se observa un comportamiento abrupto, “es una situación estable y con la garantía del abastecimiento al consumidor”, aunque al pasar estas fechas se tendrán que redoblar esfuerzos para aumentar la oferta cárnica y continuar con el abasto normal de la carne de cerdo”.

“La gente deja de consumir carne jueves y viernes, que son las fechas más fuertes, y durante esos dos días prácticamente el 80 por ciento de la gente no consume carne, pero finalmente es un tema que ya conocemos, obviamente, y las empresas ocupan esos dos días para hacer limpieza o reparaciones”.

Además, esos días no hay matanza en los rastros y después se trabaja de manera normal, porque “conocemos que en esas dos fechas se da en un fenómeno estacional, por lo que durante meses anteriores los calendarios de producción se manejan para llegar preparados”.

El abasto para los demás días esta confirmado y garantizado a nivel nacional, con carne ce cerdo de calidad, además de que se tienen proyectos muy importantes para elevar la producción nacional de este cárnico.

La tasa de producción anual de carne de cerdo ha sido de 3.8 por ciento durante los últimos cuatro años y este año se estará en ese promedio para mantener el incremento en cinco años.

De acuerdo con Alejandro Ramírez, en 2013 la demanda de carne de cerdo se incrementó y en la actualidad el consumo per cápita es de 15.7 kilogramos, cuando en 2012 era de 14 kilogramos, lo que refleja el avance en la demanda de carne de cerdo.