La ciencia arroja cada vez más luz sobre los negativos efectos de las pantallas (televisores, tablets y, por encima de todo, smartphones) sobre el crecimiento y la vida de los más pequeños de la casa.

Ciudad de México, 15 abril (TICBeat/ SinEmbargo).- Los niños pequeños que pasaron más tiempo mirando una pantalla a los dos años de edad obtuvieron peores resultados en los marcadores de desarrollo que aquellos que pasaron menos tiempo mirando una pantalla.

La ciencia arroja cada vez más luz sobre los negativos efectos de las pantallas (televisores, tablets y, por encima de todo, smartphones) sobre el crecimiento y la vida de los más pequeños de la casa.

El último estudio en unirse a la lista es el realizado por los investigadores canadienses de la Universidad de Waterloo, la Universidad de Calgary y el Instituto de Investigación del Hospital Infantil de Alberta, según el cual existe una relación directa entre el desarrollo cognitivo de los niños y el tiempo que pasan frente a las pantallas.

Los niños pequeños que pasaron más tiempo mirando una pantalla a los dos años de edad obtuvieron peores resultados en los marcadores de desarrollo. Foto: Paulina Negrete, Cuartoscuro

Así pues, de acuerdo a su trabajo -publicado en la revista JAMA Pediatrics– los niños pequeños que pasaron más tiempo mirando una pantalla a los dos años de edad obtuvieron peores resultados en los marcadores de desarrollo que aquellos que pasaron menos tiempo mirando una pantalla.

Una conclusión extremadamente preocupante si tenemos en cuenta que los niños de dos años pasaban unas 17 horas a la semana frente a una pantalla. Esa cantidad aumenta a 25 horas por semana a los tres años antes de caer a 11 horas por semana a los 5 años. Al menos así ocurrió con la muestra de 2.400 pequeños que utilizaron los científicos para su investigación.

Foto: Ramona Miranda, Cuartoscuro

“Cuando los niños pequeños están observando pantallas, pueden perder oportunidades importantes para practicar y dominar las habilidades interpersonales, motoras y de comunicación“, explica el documento, no exento de críticas.  Y es que, algunos expertos han denunciado que el estudio no toma en cuenta para qué usaban los niños las pantallas u otros factores, como el patrón de sueño o los ingresos familiares.

MUCHAS PISTAS NEGATIVAS

Sea del todo preciso o peque de algún fallo metodológico, este estudio no está solo al exponer los riesgos de las pantallas en la vida de los pequeños.

Hace poco recogíamos otro estudio de la también canadiense Universidad de Guelph, según el cual los niños cuyo tiempo de pantalla está controlado como una recompensa o un castigo pasan más tiempo frente a sus dispositivos electrónicos que aquellos niños que no están disciplinados de esa manera.

como una recompensa o un castigo pasan más tiempo frente a sus dispositivos electrónicos que aquellos niños que no están disciplinados de esa manera.  Foto: Bernardino Hernández, Cuartoscuro

Más grave si cabe es el trabajo del Instituto Suizo de Salud Tropical y Pública (Swiss TPH) que sugiere que la radiación de los teléfonos inteligentes está impactando negativamente en la memoria de los adolescentes, fomentando las pérdidas de memoria a corto plazo. En concreto, los científicos estiman que un año de radiación podría ser suficiente para dañar la parte del cerebro que interpreta imágenes y formas.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE TIC Beat. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.