El Gobernador Silvano Aureoles, el Fiscal General de Michoacán y el Secretario de Seguridad Pública estatal fueron denunciados penalmente por agredir a un profesor mientras protestaba en Aguililla, el 13 de abril.

En entrevista con SinEmbargo al Aire, el abogado Ignacio Mendoza Jiménez explicó que decidió demandar a los funcionarios de Michoacán porque claramente se cometió abuso de autoridad y se quebrantó la Ley que protege la manifestación pacífica de los ciudadanos.

Ciudad de México, 15 de abril (SinEmbargo).– El abogado Ignacio Mendoza Jiménez denunció penalmente a Silvano Aureoles Conejo, Gobernador de Michoacán, luego de que el mandatario agrediera en Aguililla al profesor Fernando Padilla Vázquez, quien se manifestó en la plaza central de ese municipio para exigir al mandatario local devolver la paz a esa región, azotada por la violencia de dos grupos criminales.

En entrevista en “Los Periodistas”, programa que conducen Álvaro Delgado Gómez y Alejandro Páez Varela, y que se transmite de 18:00 a 20:00 horas en SinEmbargo al Aire, vía YouTube, Mendoza Jiménez dijo que interpuso la denuncia penal basado en la Ley, que permite a cualquier ciudadano como testigo emprender una acción de esta naturaleza.

Mendoza, quien es recordado por ser el defensor que logró liberar de prisión al doctor José Manuel Mireles, explicó que también demandó penalmente al Fiscal del estado, Adrián López Solís, y al titular de la Secretaría de Seguridad, Israel Patrón Reyes, porque claramente se cometió abuso de autoridad y se quebrantó la Ley que protege la manifestación pacífica de los ciudadanos.

El abogado dijo que aunque el profesor Fernando Padilla no hizo la denuncia, él, como ciudadano, está instando a las autoridades a dar seguimiento al caso y evitar que el asunto prescriba. Sin embargo, agregó, ya habló con el maestro y se puso a disposición para tramitar un amparo ante un posible arresto u otras presiones, pues el docente comunicó este jueves que no pudo cobrar su quincena, sin que le hayan dado más explicaciones.

También opinó que el Gobierno de Michoacán dio un mensaje negativo a la ciudadanía por la agresión. “Silvano Aureoles pertenece a este grupo de gobernadores que todavía se creen que tienen todo el peso y que todos tenemos que rendirles pleitesía porque son la autoridad, son de los que creen que el respeto emana del cargo. ¿Qué representa [la agresión]?: lo más atrasado de la política nacional. Los ciudadanos ya no queremos este tipo de acciones”, dijo en SinEmbargo Al Aire.

En su denuncia, el defensor Mendoza Jiménez precisó que el Fiscal López Solís acompañó a Aureoles Conejo en la visita a Aguililla del pasado 13 de abril, mientras que Israel Patrón Reyes también estuvo presente el martes pasado en la plaza central de ese municipio.

De acuerdo con la denuncia de hechos presentada este 15 de abril en Morelia, Aureoles Conejo descendió de un vehículo militar y caminó hacia un grupo de personas que ejercían su derecho a la protesta pacífica.

El profesor Fernando Padilla Vázquez, quien tenía en alzados los brazos y mostraba dos cartulinas con mensajes, fue agredido físicamente mediante un empujón que le propinó Silvano Aureoles en la región abdominal.

De inmediato, de acuerdo con videos entregados al Ministerio Público, se escucharon gritos y silbidos de desaprobación, por lo que el Fiscal Adrián López tomó del brazo al Gobernador michoacano y lo resguardo en un vehículo militar.

Mientras esto sucedía, dice la denuncia, otro individuo identificado como Patrón Reyes, Secretario de Seguridad Pública estatal, se acercó al profesor y le arrebató de forma violenta una de las cartulinas que portaba. El mismo Patrón Reyes interpeló a los ciudadanos que se manifestaban, y después se retiró hacia el vehículo donde se encontraban el Gobernador y el Fiscal.

La denuncia presentada por Mendoza Jiménez cita, además, las acusaciones que Silvano Aureoles vertió sobre esos ciudadanos al calificarlos como “halconeros”, es decir, vigilantes y mensajeros al servicio del crimen organizado.

Es por estos hechos que en los Actos de Investigación de la denuncia quedó asentada la solicitud para que Silvano Aureoles, Adrián López e Israel Patrón sean citados a declarar ante el Ministerio Público.

Además se citó en calidad de testigo a Marco Antonio Sosa Serrano, quien es coordinador de Seguridad Integral adscrito a la Oficina del Gobernador de Michoacán, ya que se encontraba presente en el lugar y en el momento de los hechos.

Previamente, el profesor Fernando Padilla alertó en entrevista con Denise Maerker para Radio Fórmula que teme por su seguridad y la de su familia, también hizo responsable al Gobierno de Silvano Aureoles por si algo le pasa.

“Todo lo que está diciendo el Gobernador de Michoacán [quien llamó ‘halcón’ al profesor] es totalmente falso, no sabe que está afectando a una persona que es inocente. Yo de hecho temo por mi vida y por la de mi familia también”, aseguró.

LA AGRESIÓN

El profesor Fernando Padilla se manifestaba con una pancarta en el municipio de Aguililla, territorio que es la joya de la corona para el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), el 13 de abril cuando el Gobernador Silvano Aureoles descendió de un vehículo militar y caminó hasta donde se encontraba el manifestante para empujarlo, lo que quedó grabado en videos.

Previo a la agresión, el maestro de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) le había reclamado al mandatario por visitar la región en helicóptero.

Luego de que el video se viralizara en redes, Aureoles Conejo llamó “halconeros” a los ciudadanos que le pidieron hacer su trabajo y devolverle la paz a los habitantes de Aguililla, una zona que ha estado en guerra permanente y que se disputan integrantes del CJNG y la alianza Cárteles Unidos.

Para el Gobernador de Michoacán, los manifestantes que exhibían cartulinas que le pedían restablecer el orden, agredieron a la Guardia Nacional, al Ejército y a los elementos de la Marina, y él dio la cara.

En varios videos que circularon en redes sociales se ve a un puñado de ciudadanos portar cartulinas con diversos mensajes exigiendo que el Gobernador haga el trabajo para el que se le paga, y en ningún momento se percibe una agresión directa.

Tan no hay agresión que los militares y personal de seguridad que rodeaban al Gobernador Aureoles Conejo no intervinieron en el momento en que el mandatario local empuja a un maestro, mientras habitantes de Aguililla le silbaron y le gritaron: “¡Fuera, fuera, fuera!”.

Más tarde, el Gobernador de Michoacán señaló, sin pruebas, de criminales a los ciudadanos que le reclamaron viajar por carretera y no en helicóptero para que se dé cuenta de la situación violenta que ellos viven todos los días.

“Señor Gober, viaja por tierra para que veas la realidad que vivimos”, decía una de las cartulinas. “Quiero vivir libre en mi pueblo de Aguililla, Michoacán”, señalaba otra. Esos mensajes son los que hicieron que Silvano Aureoles, Gobernador de Michoacán, enfureciera.

Las cartulinas que enfurecieron a Aureoles. Foto: Especial.

Aguililla es disputado por grupos criminales. Foto: Especial.

La violencia no para en esa región de Michoacán. Foto: Especial.

AMLO: “TODOS COMETEMOS ERRORES”

La agresión del Gobernador de Michoacán fue comentada un día después por el Presidente Andrés Manuel López Obrador, quien desde Palacio Nacional opinó que “todos cometemos errores”.

“Pues todos cometemos errores porque no somos perfectos. Siempre he dicho que la perfección tiene que ver con el creador. Nosotros pues siempre cometemos errores”, comentó antes de proyectar las imágenes frente a los medios de comunicación.

Como en los videos se observa la presencia del Ejército, el político tabasqueño aclaró que ese grupo de las Fuerzas Armadas no participó en los hechos y que no está de acuerdo en estas acciones, con el objetivo de que “no se piense que es un asunto concertado”.

También aseguró que el mandatario perredista pedía que el Ejército mexicano interviniera en Aguililla, pero lo que se decidió fue tener “una reunión” con pobladores en un cuartel militar.

El Jefe del Ejecutivo federal señaló que se hizo la reunión para reafirmar la postura de la Sedena y que “ya estando ahí, el Gobernador decidió ir a la plaza y para protegerlo –porque llegó a Aguililla, a la base, en helicóptero– se le dio protección del Ejército. Entonces llegó a la plaza y había un grupo manifestándose. No muchos por cierto, como 10 o 20”.

En su conferencia de prensa matutina, reveló que dicha reunión fue solicitada incluso por sacerdotes católicos. “Nos ha pedido el obispo de Apatzingán que se intervenga y lo que quieren es una solución pacífica, y se les ha estado atendiendo”, añadió.