Desplazados por violencia en sus comunidades. Foto: Cuartoscuro

Desplazados por violencia en sus comunidades. Foto: Cuartoscuro

Por Marcos Vizcarra y Gabriela Soto, especial para SinEmbargo

Ciudad de México, 15 de mayo (SinEmbargo/Noroeste).– En la sierra hay una guerra, en los límites de Chihuahua y Sinaloa. Se están disputando las parcelas donde cultivan mariguana y amapola, pero tienen acorraladas a personas, y las que tratan de huir las están matando.

Arturo fue a sembrar, él es de Choix, Sinaloa, pero está en Tubares, Chihuahua, pues en su tierra, no hay más, no hay trabajo y le ofrecieron junto a sus hermanos sembrar y cosechar.

Ellos murieron el lunes pasado, asegura Arturo, cuando un grupo armado disparó a la avioneta donde iban y se estrelló antes de cruzar los límites con Sinaloa, un hecho que no ha sido confirmado por la Fiscalía de Chihuahua y en el que la Procuraduría General de la República (PGR) inició una investigación al encontrar 45 kilos de mariguana.

Noroeste, en colaboración con El Diario de Chihuahua, contactó a una persona, que por efecto de la narración y por solicitud de anonimato se le llamará Arturo, que detalló la situación de violencia en el poblado de Tubares, el cual limita con el municipio de Choix.

“Ya hace días… hace como una semana que hay mucho desmadre”, expresó mientras describía la situación en Tubares.

“Es mucha gente, que no es de los poblados, aquí anda, nos han robado vacas, son puro roba vacas, también sacan a la gente que no deben”, expresó.

El lunes 11 de mayo, una avioneta tipo Cessna se estrelló en Las Cieneguitas, luego de que un grupo de personas armadas de Chihuahua y Sinaloa la intentaran derribar a balazos, quienes, según acusó Arturo, habrían estado apoyados por elementos del Ejército.

“El avión que tumbaron… sí lo vieron los soldados, iban ellos [un grupo delictivo] con los soldados, ellos mismos los tumbaron y no sé por qué estuvieron escondiendo todo, según que vienen a resguardar, puras pinchis mentiras de ellos, vienen a matar la gente nomás”, dijo.

“Todos nosotros estamos pensando pedir marinos de otra parte a ver si es cierto”.

En la avioneta iban seis personas, identificadas por la Fiscalía de Chihuahua y la Procuraduría de Justicia de Sinaloa como: Eleazar Álvarez García -el piloto-, Rogelio Beltrán Castillo, Juan Daniel Beltrán, José Pedro Beltrán, Leopoldo Trejo Beltrán, Javier Flores Villanueva.

Todos eran originarios de Sinaloa, la mayoría de Choix, salvo el piloto, que fue identificado con credenciales como habitante de Guasave.

Las personas que estaban en el avión huían. Arturo aseguró que la violencia se ha esparcido alrededor de la mina El Sauzal, en los poblados Cieneguitas, Bahuichivo, Agua Caliente, Batopilas, La Reforma, El Fuerte, todos del Municipio de Urique, enclavados en la serranía.

La Fiscalía de Chihuahua informó el martes 12 de mayo que se hizo el hallazgo de la avioneta, mas no especificó de qué manera se estrelló. Un día después, la PGR emitió un comunicado en el que estableció que iniciaron una investigación luego de que en el lugar del desplome habría 45 kilos de mariguana.

Las autoridades de Chihuahua se han mantenido herméticas sobre el suceso, del mismo modo las de Sinaloa, sólo se limitaron a informar del envío de 120 elementos de la Policía Única y militares para el resguardo de pobladores, pero los enfrentamientos continúan, son grupos disputándose los sembradíos de amapola y mariguana.

“Aquí hay gente de Sinaloa, gente de Chihuahua y sacan a la gente, es gente que siembra, que siembra amapola y los sacan a balazos, les quitan las siembras, las agarran para ellos, así es aquí, la gente estaba trabajando, así me invitaron a trabajar”, indicó.

Los enfrentamientos entre grupos criminales, explicó, no son nuevos, suceden cuando es la temporada de siembra y cosecha de enervantes, y los cárteles se disputan las parcelas, y entonces desplazan de manera forzada a personas, las amenazan y las asesinan.

Arturo sólo puede recibir llamadas, pide que alguien lo rescate, que las autoridades lo saquen de ese lugar, quiere llegar a Cuauhtémoc o volver a Choix, lo dice con desesperanza, con la carga de miedo que le impide huir, teme que le pase lo mismo que a sus hermanos.

“Podrán venir a sacarme, ¿o no vendrán?, si no para arriba a ver si puede decirle a soldados de abajo, en caso de que ellos no quieran les puedo ofrecer una feria para cruzar”, mencionó.

Arturo es de Choix. El Alcalde de ese municipio, Juan Raúl Acosta Salas, lo confirmó.

“Vi las noticias y ahí los nombres, y sí son de Choix, son de una familia de comunidades de los altos de Choix, los conozco porque he ido varias veces”, aseguró.

“Sé que son de ahí y también que tienen tiempo que ya no viven ahí, que se fueron a Chihuahua, a Cuauhtémoc, y pues ya no he sabido nada de ellos hasta ahora”, señaló.

Esa información ya estaría de conocimiento por la Fiscalía de Chihuahua y la Procuraduría General de Justicia, donde sus titulares la declararon como reservada.

“Yo tengo mi información compartida con ellos, pero yo no la puedo revelar porque les corresponde a ellos, a mí me pasaron incluso parte de las actuaciones que llevan y todo pero no puedo compartir esa situación, porque lo que se dice ahí es otra situación”, indicó Marco Antonio Higuera Gómez, Procurador de Justicia de Sinaloa.

Arturo pidió auxilio, quiere salir de Tubares, sin embargo, esa petición no será atendida, al menos por la Procuraduría de Sinaloa, pues Higuera Gómez aseguró que su obligación, y la de cualquier otro procurador de justicia, es no tratar con delincuentes, pese a que Arturo, no ha sido juzgado como tal por un juez.

“La obligación de toda procuraduría es no tratar con un delincuente”, dijo Higuera Gómez.

 UN LLAMADO DE AUXILIO

Protegidos por terrenos de difícil acceso, la lejanía que dificulta la comunicación y por la impunidad que les facilita transitar entre Sinaloa y Chihuahua, grupos delincuenciales sostienen una guerra en la Sierra Madre Occidental, que tiene atrapada a pobladores.

La semana reciente arreciaron los reportes de enfrentamientos en la zona de la montaña, conocida como el Triángulo Dorado, especificamente en Tubares, un pueblo de Urique, municipio chihuahuense.

Sin embargo, los enfrentamientos en la zona serrana no son un asunto nuevo ni el asedio a los civiles. Aunque a la fecha, ni las autoridades de Chihuahua, Sinaloa o del Gobierno federal lo reconocen.

Luis Armendáriz González, presidente de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos de Chihuahua, explicó que la alerta lanzada por los pobladores de Urique deriva de los confrontaciones entre los grupos delictivos.

“Son zonas donde grupos de la delincuencia organizada, tanto fluctúan para Chihuahua como para Sinaloa, para Sonora. Y bueno, sobre todo en épocas de siembra de cultivo, de cosecha, son zonas donde los grupos acrecientan sus actividades; y desde luego, por lo intrincado del terreno, las actividades para la autoridades también es complejo garantizar a plenitud la ausencia de hechos violentos”, dijo.

“Roban en los caminos; amenazan personas; roban a conductores de vehículos. Pero el problema ahí es que tiene que ser un esfuerzo conjunto de los estados”.

Ayer, el Diario de Chihuahua publicó el testimonio de 15 víctimas de desplazamiento forzado, que pudieron escapar de la zona de Urique, donde actualmente se dio el conflicto violento.

“No sabemos por qué están atacando a la gente, a lo mejor quieren adueñarse de los pueblos, se dice que es una pelea entre dos grupos, uno de Chihuahua y otro de Sinaloa, pero nosotros no tenemos nada qué ver, los muchachos que nos mataron cuando se iban en la avioneta eran gente trabajadora”, aseguró una de las entrevistadas.

Javier Ávila, Sacerdote y presidente de la Comisión de Solidaridad y Derechos Humanos, en Creel, informó que, incluso, se han solicitado medidas cautelares para algunas víctimas a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.
“Piden auxilio. [Ellos dicen] porque no sabemos a quién acudir. Necesitamos nosotros una protección”, dijo. “Que alguien le pueda ayudar en la protección de sus familias, de sus bienes, y bueno, informamos más adelante al Gobierno del Estado. Y ya ellos sabrán qué medidas toman”, explicó.

El sacerdote a quien le apodan “El Pato” señaló que tienen registro de personas desplazadas por la violencia, pues las denuncias se relacionan con enfrentamientos entre los grupos armados.

“Nos llegan notas de repente, de auxilio, de que se siente un poco desprotegidos en alguna región. Ahorita ha surgido ese conflicto en concreto en esa región de Urique”, confirmó vía telefónica desde Creel a Noroeste.

“No hablan ellos de amenazas, hablan de situaciones conflictivas, de enfrentamientos”, explicó.

“Esta es una comunidad que está agredida. No necesariamente nos hablan todos los miembros de la autoridad porque en primer lugar no tienen ni cómo comunicarse con facilidad. Gente que puede salir, gente de la región que nos dice está pasando esto, pero no sabemos qué hacer”, manifestó.

NO HUBO ENFRENTAMIENTOS: SSP

En los límites de Choix con Chihuahua no se han registrado enfrentamientos o incursiones de grupos armados, aseguró el Subsecretario de Seguridad Pública del Estado, Héctor Manuel Castillo Medina.

Extraoficialmente se habían dado a conocer que en esa zona se estaban registrando tiroteos que mantenían atemorizados a los pobladores.  Sin embargo, el funcionario mencionó que recibieron llamadas de auxilio pero fueron falsas.

“Hasta ahorita han sido algunos llamados de falsa alarma en los últimos días, en el último fue en Chihuahua pero según las autoridades de Chihuahua no se tenía registro de que hubiera muertos”, dijo.

“Lo que nosotros tenemos es una falsa alarma y fue en La Cieneguita que ya pertenece a Chihuahua, ese día se movilizó al personal hasta La Ciénega que corresponde al municipio de Choix, fueron hasta el lugar y no se encontró nada”, indicó.

Mencionó que a la zona no han ingresado grupos armados del estado vecino.  Desde que se recibieron los reportes de tiroteos, señaló, se enviaron elementos policiales al sector.

“Constantemente está patrullando la Policía Estatal Ministerial y el Ejército en esa zona, igual por Sinaloa de Leyva la Policía Estatal, el grupo Élite es el que trabaja en esa zona de Mocorito, Sinaloa de Leyva y hasta parte de Angostura”, dijo.

En el caso de la avioneta supuestamente derribada en el lado de Chihuahua, dijo no tener información, ya que las autoridades de Sinaloa sólo prestaron seguridad al Agente del Ministerio Público para que diera fe.

“Hasta ahorita han sido algunos llamados de falsa alarma en los últimos días, en el último fue en Chihuahua pero según las autoridades de Chihuahua no se tenía registro de que hubiera muertos…”.