Activistas revelaron que desde el año 2015 operan las llamadas “guardias privadas de seguridad” del tren y de la vías que atraviesan el país de sur a norte, una empresa privada que tiene la orden de disparar a matar a todo lo que se mueva que no sea un vagón. La compañía tiene su sede en el Estado de México.

Operativo en campamento de migrantes en Jalisco. Foto: Cuartoscuro

Operativo en campamento de migrantes en Jalisco. Foto: Cuartoscuro

Ciudad de México, 15 de junio (SinEmbargo).-Las administraciones del ex Presidente Felipe Calderón Hinojosa [2006-2012] y del actual mandatario Enrique Peña Nieto, con el apoyo de Estados Unidos, son las responsables del incremento de violaciones a los derechos humanos de la población migrante en el país, debido a la militarización de las fronteras norte y sur, dijeron activistas y expertos.

No sólo se trata del Plan Frontera Sur impulsado por el Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ante la crisis humanitaria de los niños migrantes no acompañados, sino de una militarización estratégica que data desde el Plan Mérida, a través del cual EU otorga recursos a México para el combate al narcotráfico.

Ambas administraciones, la de Calderón y Peña Nieto, con un aliado en común: el crimen organizado, se lanzaron a la caza y masacre de migrantes invisibilizados en las cifras oficiales, dijo la hermana Leticia Gutiérrez Valderrama, directora y fundadora de Scalabrinianas Misión para Migrantes y Refugiados (SMR), sección México

“Ambos gobiernos, el caldenorismo y el peñismo tienen un amigo común: el crimen organizado. Se sabe y tenemos documentado que desde 2006 la Policía Federal, Estatal, Municipal junto con las autoridades del Instituto Nacional de Migración [INM] están en contubernio con los criminales para desaparecer a los migrantes”, dijo.

La religiosa y activista reveló que incluso desde el año 2015 operan las “guardias privadas de seguridad” del tren y de la vías que atraviesan el país de sur a norte, una empresa privada que tiene la orden de disparar a matar a todo lo que se mueva que no sea un vagón.

“Es una empresa que se ha estado cambiando el nombre y que tiene la encomienda de tirar a matar a todo lo que se mueva en el tren que no sea un vagón. La empresa se llama Cusaem [Cuerpos de Seguridad Auxiliar y Urbana del Estado de México], opera con el permiso de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y de la Secretaría de Gobernación (Segob). Ahora los migrantes son perseguidos por la autoridad, el crimen organizado y la iniciativa privada”, indicó.

La compañía ha cambiado en varias ocasiones de nombre. En un primer momento se llamó Cusaem y hoy opera bajo el nombre de Seicsa y es la que se encargó de la seguridad privada de Enrique Peña Nieto cuando era Gobernador del Estado de México, reveló Leticia Gutiérrez.

La compañía es originaria de Toluca, Estado de México y además de encargarse de la custodia del tren, también resguarda edificios públicos del Gobierno federal, así como parques y espacios públicos.

De acuerdo con la religiosa, hay nueve denuncias de migrantes y activistas en contra de la empresa, debido a que llevan en el cuerpo las balas incrustadas tras ataques de sus custodios.

“Las denuncias son de migrantes y activistas que traen las balas incrustadas en la cabeza, en los brazos, piernas y cuerpo, les dispararon cuando ellos iban en el tren en movimiento”, dijo.

Decenas de migrantes se suben a la "bestia" en la estación ferroviaria de Tenosique, Tabasco. Foto: Cuartoscuro

Decenas de migrantes se suben a la “bestia” en la estación ferroviaria de Tenosique, Tabasco. Foto: Cuartoscuro

Con Leticia Gutiérrez coincidió Rodolfo Córdova, de la Fundación para la Democracia, quien agregó que el presupuesto federal para el INM del año pasado fue de 12 mil millones de pesos; mayor al de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) de Turismo y el doble del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN).

“Esto refleja claramente las prioridades del Gobierno mexicano. En contraste el año pasado se creó la Unidad de Migrantes dentro de la PGR [Procuraduría General de la República] y no tiene un presupuesto asignado. Hasta ahorita no se sabe quién asesinó a los 72 migrantes en San Fernando”, dijo.

La militarización de la frontera norte también ha dejado decenas de muertos, deportados y migrantes detenidos en los centros migratorios.

De acuerdo con Benjamín Prado, del American Friends Service Committee de la oficina de San Diego, California, de 1994 a 2016 se incrementó en 500 por ciento el número de oficiales de la Patrulla Fronteriza.

“Desde 1993 a la fecha se han documentado 8 mil muertes en la frontera. Entre 2010 y 2016 hemos documentado 45 casos de migrantes muertos en manos de agentes fronterizos. Han sido torturados con choques eléctricos”, indicó.

El activista informó que hasta hoy se han invertido 45 mil millones de dólares en empresas bélicas para la militarización de la frontera y se estima que en los próximos cinco años se inviertan 25 mil millones de dólares más.

“Con esto vemos un clima de impunidad entre 2006 y 2010 hay más de 15 mil agentes en la Patrulla Fronteriza, se trata de un abuso sistemático institucional. Los caza migrantes se han unido para tener acceso a los migrantes y abusar de ellos”, dijo.

promo Plan Frontera Sur

PANORAMA PARA LA MIGRACIÓN ES DESOLADOR

Kathryn Johnson, coordinadora de la Policy Impact de la organización American Friends Service, dijo que de 2014 a la fecha han bajado el número de migrantes detenidos en los centros migratorios, gracias al Plan Frontera Sur.

“Eso para Estados Unidos es un éxito completo. Este año por ser de elecciones, hay más presión en México para detener y deportar a más migrantes con el Plan Frontera Sur”, dijo.

Los expertos de la organización American Friends indicaron que es durante la administración de Obama en donde se han deportado mayor número de personas.

“En los últimos ocho años se han deportado tres millones de migrantes, hay más número de familias separadas y esto va a empeorar”, indicó Benjamín Prado.

John Lindsay-Poland, miembro de American Friends Service Committee, destacó la importancia de que esté bajando la asistencia militar de Estados Unidos para México, pero incrementándose las ventas de Gobierno a Gobierno de equipo de formación militar.

“El panorama no es bueno desde la perspectiva de Estados Unidos. Con esto vemos un aumento en la tasa de homicidios en México. El efecto de Ayotzinapa ha creado muchas dudas por la suspensión de cooperación militar”, dijo.

Para los activistas, tanto Hillary Clinton como Donald Trump, mantiene un discurso de endurecimiento de las políticas migratorios.

“Para la política, los migrantes son seres que no importan. No les interesan. De todas las cifras de desparecidos y asesinados en México, los migrantes no están”, dijo la religiosa Leticia Gutiérrez.