El Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública (CESOP) de la Cámara de Diputados, publicó los resultados de una encuesta realizada a 900 personas mayores de edad, sus resultados indican que para la mayoría, las mujeres mexicanas padecen condiciones de inseguridad.

México es uno de los países latinoamericanos con más altos índices de agresiones y delitos contra mujeres. En diciembre de 2017, la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana recogió que el 80.5 % de las mujeres residentes en el país dijeron sentirse inseguras en la ciudad en la que viven, nivel históricamente alto.

Ciudad de México, 15 de junio (SinEmbargo).-De acuerdo con la encuesta Violencia hacia las mujeres 2018,  realizada por el Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública (CESOP), de la Cámara de Diputados, la protección y seguridad de las mujeres en México es mala, o muy mala.

El trabajo demoscópico, que analiza los datos proporcionados por 900 personas, indica que 7 de 10 mexicanos afirman que la seguridad de las mujeres en México es mala.

El estudio fue realizado entre el 24 y 25 de mayo, en sus resultados, se observa que sólo 22.7 por ciento de los encuestados considerada que la seguridad de las mujeres es buena o regular. El 6 por ciento de los entrevistados no ofrecieron respuesta al respecto.

Sobre la implementación de medidas de discriminación positiva, como la separación por género en el transporte público, 56 por ciento de las personas participantes en la encuesta consideraron que no ayudan a mejorar la seguridad de las mujeres, 21.3 por ciento indicaron que sí son positivas, mientras que 17 por ciento considera que parcialmente, y el 5.7 por ciento no dio respuesta.

Sobre el conocimiento de las medidas gubernamentales implementadas para luchar contra la violencia hacia las mujeres, 6 de cada 10 encuestados dijeron no tener conocimiento, y el 97.9 por ciento afirmó conocer o haber escuchado de algún caso de violencia hacia las mujeres.

Además, uno de cada dos de los participantes en el estudio, señaló que en primera persona o algún familiar o conocida, ha referido tener miedo de ser atacada sexualmente.

Sobre el acoso en términos de tocamientos o piropos, la mitad de los encuestados respondió que saben de casos de mujeres que los han padecido.