Los amantes viajan hasta en el instante que están más quietos. Amarse es viajar, ir más allá, o no tendría sentido.