¿Qué le pasó a Walter Mercado? Artistas, allegados del psíquico y televidentes comparten sus teorías en la producción de los directores Cristina Costantini y Kareem Tabsch.

Ciudad de México, 15 de julio (SinEmbargo).- Desde que el documental Mucho mucho amor: La leyenda de Walter Mercado aterrizó al catálogo de Netflix, usuarios de la plataforma y seguidores del astrólogo empezaron a comentar algunas cuestiones que se tratan en el título, producido por Alex Fumero, como su relación con el productor Bill Bakula y las diferentes imitaciones que le llegaron a hacer a la súper estrella puertorriqueña.

¿Qué le pasó a Walter Mercado? ¿Por qué desapareció de la televisión de repente? Artistas, allegados del psíquico y televidentes comparten sus teorías en la producción dirigida por Cristina Costantini y Kareem Tabsch, pero sólo el adivino, sus sobrinas y su asistente, Willie Acosta, pueden responder qué fue lo que realmente sucedió con la marca de Walter Mercado.

Un par de tomas en su casa desde su natal Puerto Rico dejan ver cómo vivía Walter Mercado, quien comparte que siendo pequeño descubrió el don que tenía luego de salvarle la vida a un pájaro que cayó en su jardín y fue gracias a que una de sus vecinas vio el milagro para que la fama del también bailarín despuntara, al menos entre sus vecinos.

La verdadera cara del éxito llegó cuando Elín Ortíz, conductor de Telemundo, invitó a Walter para que promoviera la obra de teatro que en aquel entonces protagonizaba, El tríptico de amor y muerte, sin embargo el presentador le pidió a Walter que en vez de platicar sobre la puesta en escena, hablaran de astrología.

“Comencé a hablar pero de una manera muy improvisada, desde mi corazón. Tuve un monólogo de quince minutos. ‘Aries, Tauro, Géminis Cáncer, la Luna, Leo, tú eres el Sol, Virgo, Mercurio, Libra, Venus’. Nadie se esperó todo eso”, relata Walter en el documental.

De acuerdo a Willie, al terminar el segmento, el gerente general de Telemundo se acercó al astrólogo a decirle que tenía que volver a hacer el programa al día siguiente porque la audiencia estaba encantada y fue así como el nombre Walter Mercado empezó a conseguir popularidad hasta que conoció al productor Bill Bakula, quien diseño un nuevo programa para el “hombre de la capa” y lo ayudó a cruzar al mercado estadounidense.

El asistente de Walter Mercado, Willie Acosta. Foto: Netflix

Durante una rueda de prensa virtual los creadores de Mucho mucho amor revelaron que tal y como se deja ver en la producción, Walter no sabía decir “no”, para todo contestaba “okay” y quien tenía la tarea de ponerle ciertos límites para que no cediera en todo era Willie Acosta.

La confianza que Walter le tenía a Bakula era ciega pues gracias a él, el rostro del psíquico llegó a todos lados y exploró todo tipo de negocios desde sus programas en radio y televisión hasta líneas telefónicas (1-900) con costo para que sus seguidores pudieran contactarlo.

“Bill Bakula fue mi ángel en cierto momento de mi vida, fue enviado por Dios para que la gente me conociera y conociera mi mensaje de amor y comprensión. Él era muy inteligente, él era el maestro”, relata Mercado en Mucho mucho amor.

Walter Mercado en Mucho mucho amor. Foto: Netflix

No obstante, detrás de toda la admiración que Walter sentía por Bakula, se escondía su mayor pesadilla. Familiares de Walter, cuentan a detalle cómo fue que a través de un contrato el productor le arrebató cautelosamente todos los derechos de su trabajo pasado y futuro, y de su nombre: Walter Mercado.

En una pregunta cedida para SinEmbargo, la directora Cristina Costantini reveló que a pesar de los problemas que Walter llegó a tener con Bill Bakula, el astrólogo nunca le guardó rencor e incluso lo seguía queriendo como un hijo.

“Bill fue muy querido para Walter y yo creo que eso confunde a la gente porque en el filme se ve que fue lo que pasó entre los dos, pero al final del día Walter era una persona llena de amor y el odio no entraba fácilmente en él”, comentó Costantini.

“Él pensó en las cosas que estuvieron mal y nunca habló mal de nadie. Lo que de verdad importa es que no estaríamos hablando sobre Walter si no hubiera sido por los logros de Bill, quien lo convirtió en una super estrella porque ese fue el trabajo de Bill, producir a la mega estrella en la que se convirtió en Walter”.

Asimismo, Cristina recalcó que para Walter era difícil hablar sobre Bill y que las veces que le llegaron a preguntar por él, Mercado se limitaba a responder que “él fue bueno, me dio regalos y me llevó a lugares maravillosos”.

Después de irse a juicio para tratar de recuperar su propiedad, el tribunal le prohibió a Walter usar su nombre profesional hasta que se resolviera la disputa de la marca. “Fue una pesadilla de muchos mandatos. Fue una verdadera pesadilla”, recuerda el artista.

Luego de seis años de pelear una larga batalla, Walter logró recuperar su nombre y su trabajo. Las sobrinas del astrólogo detallan que este proceso afectó emocionalmente a Mercado, tanto que dos días después de haber ganado la guerra sufrió un paro cardiaco.

Walter Mercado en el Museo de Miami. Foto: Netflix

Contar con el testimonio de Bill no fue difícil pues de acuerdo con el productor Alex Fumero, él fue quien lo contactó para explicarle de qué iba la producción, que forma parte de los títulos seleccionados del Festival de Cannes 2020, y Bakula accedió a aparecer sin poner resistencia alguna.

Walter Mercado falleció a los 87 años el 2 de noviembre de 2019, tres meses después de que el Museo de Historia de Miami inaugurara una exposición para celebrar la trayectoria del astrólogo.

¿POR QUÉ EUGENIO ES EL ÚNICO IMITADOR A CUADRO EN MUCHO MUCHO AMOR?

Si hay algo que los creadores de Mucho mucho amor recalcan en el documental es que a Walter Mercado no le gustaban las imitaciones, sin embargo esta cuestión ha confundido a más de uno porque en la producción se puede ver al cómico mexicano Eugenio Derbez, quien realizó una de las parodias más famosas del psíquico.

El pasado 13 de julio, el comediante fue blanco de criticas en redes sociales tras la salida del documental de Netflix al asegurar en Twitter que él homenajeaba al astrólogo con su personaje “Julio Esteban”. No obstante, internautas argumentaron que el personaje de Derbez estaba lejos de ser un homenaje, y lo calificaron de ser una “burla homofóbica”.

Aunque pueda parecer contradictorio, el productor Alex Fumero reveló a varios medios nacionales e internacionales que la única imitación que a Walter no le llegó a molestar fue precisamente la de Eugenio Derbez.

“A Walter no le gustaban las imitaciones en realidad y la de Eugenio fue la única que no le molestaba. Muchas de las imitaciones eran muy crudas, en realidad no eran cómicas de ninguna manera”, explicó. “Sabemos que Eugenio le tenía mucho amor a Walter y conocía mucho de quien era Walter mientras que muchos de los otros imitadores lo hacían de una forma homofóbica”, añadió.

Ante esto, el director Kareem Tabsch agregó que “Eugenio es quizás el cómico más grande de Latinoamérica, en un sentido es igual que con Lin-Manuel Miranda, y cuando eres un ser querido de alguien que es tan querido, dice muchos de los niveles a los que llegas”.

A través de siete “cartas astrales” Mucho mucho amor aborda distintos temas como su sexualidad, los “arreglitos” estéticos a los que se sometió Walter, su guardarropas lleno de lujosas capas y las múltiples imitaciones que le llegaron a realizar durante su carrera.