La bancada panista expresó su preocupación respecto al uso del Fondo de la Salud para el Bienestar, además de un monto de 40 mil millones de pesos, que el Gobierno liberó para que el Insabi administrara.

Ciudad de México, 15 de julio (SinEmbargo).- La fracción del Partido Acción Nacional (PAN) en la Cámara de Diputados, denunciaron ante la Secretaría de la Función Pública (SFP), a los titulares de la Secretaría de Salud y el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) –Jorge Alcocer y Juan Ferrer-, por el retraso en la expedición de las nuevas reglas de operación de dicho organismo.

De acuerdo con la información de medios nacionales, la denuncia fue presentada por Éctor Jaime Ramírez, legislador de la bancada panista, quien instó la titular de la SFP -Irma Eréndira Sandoval- a iniciar un procedimiento en contra de los funcionarios por faltas administrativas por “retrasar la operación del Insabi“.

Ramírez justificó la denuncia de los diputados del PAN asegurando que la inoperancia del Insabi podría vulnerar los derechos de por lo menos 60 millones de mexicanos, quienes no cuentan con seguridad social en medio de la pandemia.

“Mientras la cifra oficial de fallecimientos rebasa los 35 mil, el Insabi está paralizado, no está funcionando y carece de medios para atender a la población”, citaron diarios al legislador panista.

El también secretario de la Comisión de Salud en la Cámara de diputados acusó de responsable por la crisis sanitaria al Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador, pues incumplieron y fallaron en la estrategia de las leyes creadas en materia de Salud.

“La irresponsabilidad no puede quedar impune, ni tampoco prolongarse; si los funcionarios federales no pueden cumplir o no los dejan trabajar, deben renunciar para que alguien más se haga cargo. No podemos mantener la misma farsa: el Insabi será incapaz de cumplir las promesas presidenciales de atención universal gratuita y de calidad”, mencionó Jaime Ramírez.

Finalmente, el legislador panista expresó su preocupación y la de sus compañeros diputados respecto al uso del Fondo de la Salud para el Bienestar, además de un monto de 40 mil millones de pesos, que el Gobierno liberó para que el Insabi administrara.

“Sería una tragedia que este dinero, originalmente guardado para financiar enfermedades de alto costo como cánceres, enfermedades cardiovasculares o respiratorias, se use ahora para los fines de un proyecto político”, sentenció.