La Cepal empeoró el pronóstico de crecimiento para México al prever una contracción en su economía del 9 por ciento para este 2020 por la pandemia de COVID-19.

Ciudad de México, 15 de julio (SinEmbargo).- La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), anunció que México tendrá una contracción en su economía del 9 por ciento para este 2020 por la pandemia de COVID-19. El pronóstico anterior de la Comisión para 2020 era una caída de 6.5 por ciento.

La Cepal también prevé que en el caso de México, la pobreza extrema se puede incrementar en 4.9 por ciento y la pobreza 5.9 por ciento para el 2020.

En conferencia de prensa, Alicia Bárcena Secretaria Ejecutiva de la Cepal, dijo que la contracción para la región podrá ser de 9.1 por ciento, cuando en abril estaba proyectada en 5.3 por ciento.

Según el informe, la pandemia profundizó las tendencias negativas de la actividad económica mundial y se acrecienta la incertidumbre respecto de la dinámica de la recuperación post COVID-19, sobre todo cuando la economía mundial tendrá su mayor caída desde la segunda guerra mundial y el PIB per cápita disminuirá en 90 por ciento en los países.

En este contexto, América Latina y el Caribe tendrá “la peor contracción de los últimos 100 años, ya que en los meses recientes se han intensificado tanto los efectos negativos externos como internos en la región”, señaló.

Bárcena comentó desde Chile que la reactivación no será posible con medidas de austeridad y que se deben mantener los estímulos fiscales.

“Los países se deben debe enfocar en la recaudación porque la evasión fiscal es de más de 6 por ciento del PIB y la recaudación es de 23 por ciento del PIB cuando en los países de la OCDE es de por arriba del 30 por ciento. Se debe mirar la eficiencia y la equidad el gasto público. Todo debe estar orientado a pactos fiscales porque se requieren […] No se puede enfrentar esta crisis con estas desigualdades con las que nos encontró esta pandemia. Estados del Bienestar es a donde debemos caminar”, comentó.

De acuerdo con Bárcena, la región está en un cambio de época en el que se debe repensar la estrategia de desarrollo a fondo, “sí se debe pensar en el crecimiento del empleo, pero se debe pensar distinto, con base en un nuevo pacto social y fiscal. No podemos salir más pobres, desnutridos y enojados. Se requiere un pacto político para alcanzar más igualdad y la sostenibilidad ambiental porque esa es la crisis que sigue si no tenemos cuidado”.

“La pandemia no ha sido controlada, todavía no llegamos a los máximos, hay mucha incertidumbre no solo aquí, sino en el mundo entero. Hay todavía grandes incertezas de cómo vamos a salir de esta pandemia. Es una crisis de enorme magnitud y la recuperación será lenta y difícil […] En México se han tomado medidas en términos de ingresos, se está intentando responder a la emergencia en corto plazo y hay que pensar cómo resolverlo a mediano plazo”, agregó Bárcena.

En esta emergencia, 8 de cada 10 latinoamericanos tienen problemas para tener un ingreso 8 dólares diarios.

Sobre el tema de la pobreza, el deterioro de las proyecciones económicas hace necesaria una revisión de las estimaciones de los principales indicadores del mercado laboral y de las tasas y niveles de pobreza. Dado que los indicadores de empleo en los primeros cuatro meses del año ya muestran un deterioro de las condiciones laborales y tomando en cuenta las nuevas proyecciones del PIB, se espera que la tasa de desocupación regional se ubique en alrededor del 13.5 por ciento al cierre de 2020.

Así, el número de desocupados llegaría a 44,1 millones de personas, lo que representa un aumento cercano a 18 millones con respecto al nivel de 2019. Aunado a esta situación está la afectación en las remesas por el aumento en la tasa de desocupación en Estados Unidos, que pasó de 3.9 por ciento a 9.3 por ciento.

La CEPAL proyectó que el número de personas en situación de pobreza se incrementará en 45.4 millones en 2020, con lo que el total de personas en situación de pobreza pasaría de 185.5 millones en 2019 a 230.9 millones en 2020, cifra que representa el 37.3 por ciento de la población latinoamericana.

Dentro de este grupo, el número de personas en situación de pobreza extrema se incrementaría en 28.5 millones, pasando de 67.7 millones de personas en 2019 a 96.2 millones de personas en 2020, cifra que equivale al 15.5 por ciento del total de la población.

Los mayores incrementos de la tasa de pobreza (de al menos 7 puntos porcentuales) se producirían en Argentina, Brasil, Ecuador, México y Perú. A su vez, la pobreza extrema se incrementaría principalmente en el Brasil, Colombia, Ecuador, El Salvador, México y Nicaragua (al menos 4 puntos porcentuales).

También se proyecta una mayor desigualdad en la distribución del ingreso en todos los países de la región: el índice de Gini se incrementaría entre un 1 por ciento y un 8 por ciento en los 17 países analizados. Para México será de entre 5 y 5.9 por ciento.