Los expertos indicaron que su estudio “apoya firmemente la inclusión de las erupciones cutáneas en la lista de síntomas sospechosos de COVID-19”, si bien precisaron que es “menos frecuente que la fiebre”, el signo “más específico y el que más dura”.

Londres, 15 de julio (EFE/Europa Press).- Las erupciones cutáneas podrían ser un síntoma del contagio de la COVID-19, por lo que las personas que las detecten deberían aislarse y solicitar la realización de una prueba diagnóstica, alertaron este miércoles científicos de la universidad británica King’s College London.

Los investigadores señalaron que las erupciones cutáneas deben tenerse en cuenta al diagnosticar el coronavirus, ya que, tras estudiar los datos recabados en una aplicación móvil con 336 mil usuarios del Reino Unido, encontraron que el 8.8 por ciento de los que dieron positivo habían experimentado una erupción cutánea como parte de sus síntomas, en comparación con el 5.4 por ciento que dio negativo.

Se observaron resultados similares en otro 8.2 por ciento de los usuarios con erupciones cutáneas que no se sometieron a un test, pero que tuvieron otros síntomas asociados a la enfermedad como la fiebre, la tos, la pérdida del sentido del olfato (anosmia) y del gusto (ageusia).

Los expertos indicaron que su estudio “apoya firmemente la inclusión de las erupciones cutáneas en la lista de síntomas sospechosos de COVID-19”, si bien precisaron que es “menos frecuente que la fiebre”, el signo “más específico y el que más dura”.

“Una mayor concienciación del público y de los profesionales de la salud acerca de los cambios que la COVID-19 puede producir en la piel permitirá una identificación más eficiente de grupos nuevos y anteriores de la enfermedad”, destacaron en un comunicado.

La autora principal de la investigación, la doctora Veronique Bataille, dermatóloga del Hospital St Thomas y el King’s College London, dijo que muchas infecciones virales pueden afectar la piel, de modo que no es “sorprendente” que la aparición de erupciones se deba a la infección por COVID-19.

“Sin embargo, es importante que las personas sepan que, en algunos casos, una erupción puede ser el primer o el único síntoma de la enfermedad. Por tanto, si se detecta una nueva erupción, se debe tomar en serio, aislarse y hacerse la prueba lo antes posible”, afirmó Bataille.

DEPRESIÓN O ANSIEDAD, POSIBLES SÍNTOMAS DE LA COVID-19

Investigadores de la Universidad de Cincinnati (Estados Unidos) han observado, en un trabajo publicado en la revista The Laryngoscope, que la depresión o ansiedad pueden ser también síntomas de la COVID-19.

De hecho, estos síntomas suelen ir emparejados a la pérdida de olfato y el gusto, los signos más característicos de la patología junto a la tos, fiebre y falta de aire. Para llegar a esta conclusión, los expertos analizaron durante seis semanas a 114 pacientes confirmados de COVID-19.

Al comienzo del estudio, el 47.4 por ciento de los participantes aseguró que estaba deprimido varios días a la semana y el 21.1 por ciento casi todos los días. Asimismo, el 44.7 por ciento aseguraron que padecían ansiedad de forma leve y el 10.5 por ciento de forma severa.

“El hallazgo inesperado de que los síntomas potencialmente menos preocupantes de COVID-19 pueden estar causando el mayor grado de angustia psicológica podría decirnos algo sobre la enfermedad. Creemos que nuestros hallazgos sugieren la posibilidad de que la angustia psicológica en forma de depresión o ansiedad pueda reflejar la penetración del nuevo coronavirus en el sistema nervioso central”, han señalado los expertos.