México

La FGR abre carpetas contra Isabel Miranda por tortura y simulación de pruebas

15/07/2021 - 5:00 pm

La Defensoría Pública ha interpuesto dos denuncias ante la FGR contra Isabel Miranda de Wallace: una presentada en noviembre de 2020 contra ella y otras personas, por el delito de tortura, y otra, la más reciente, en mayo pasado por  falsedad de declaraciones en la modalidad de simulación de pruebas.

Ciudad de México, 15 de julio (SinEmbargo).– La Fiscalía General de la República (FGR) tiene dos carpetas de investigación en contra de Isabel Miranda de Wallace, una presentada en contra de ella y otras diez personas más en la que se denuncian actos de tortura y la segunda, la más reciente, en la que se le acusa sólo a ella por el delito de falsedad de declaraciones en la modalidad de simulación de pruebas.

Las denuncias fueron presentadas por la Secretaría Técnica de Combate a la Tortura, Tratos Crueles e Inhumanos del Instituto Federal de la Defensoría del Poder Judicial, en noviembre de 2020 y en mayo de 2021, respectivamente, según revelaron fuentes cercanas al caso a SinEmbargo.

La carpeta de investigación más reciente es la FED/CDMX/SE/E/2676/2021, a cargo del Ministerio Público Marcos Salazar Vallejo, la cual fue presentada el pasado 6 de mayo ante la delegación metropolitana de la FGR en la Ciudad de México por el delito de falsedad de testimonio rendido ante una autoridad judicial en la modalidad de simulación de pruebas. 

En esta imagen de 2007 se observa a la señora Isabel Miranda en una conferencia. Foto: Cuartoscuro.

La acusación señala que Isabel Miranda Torres de Wallace simuló rentar un departamento a través de un trabajador de ella para plantar una gota de sangre y una licencia de conducir, elementos que han presentado en contra de los acusados del secuestro y homicidio de su hijo. 

A su vez, también la acusan de simular que Carlos León Miranda era José Enrique del Socorro Wallace para que el dictamen en genética coincidiera.  

Fuentes consultadas por SinEmbargo indicaron que en un principio la FGR no quiso recibir la denuncia por simulación bajo pretextos “absurdos” como el que el pie de la nota no coincidía con los anexos entre otros, pero finalmente la Defensoría Pública logró interponerla.

Sin embargo, la investigación hasta el momento no ha presentado ningún avance, pues al menos la Defensoría Pública no ha sido notificada de ninguna resolución, avance o diligencias que haya realizado la FGR sobre el caso.

Este jueves, la Defensoría trató de ampliar la carpeta de investigación, pero la ampliación no fue recibida por el personal de la FGR  bajo el argumento que ya existía una “abstención de la investigación”. No obstante, la parte ofendida no había sido notificada de la decisión de “no investigar”.

Denuncia 06.11.2020 BQC (4) (2)_page-0001

LA PRIMERA DENUNCIA, POR TORTURA

La otra denuncia en contra de Isabel Miranda Torres y autoridades penitenciarias involucradas en los actos de tortura y violaciones de derechos humanos a Brenda Quevedo Cruz, fue presentada ante la Fiscalía Especial en Investigación del Delito de Tortura el 6 de noviembre de 2020 en cumplimiento a la opinión del Grupo de Trabajo sobre Detención Arbitraria de la ONU,  quien pidió a las autoridades mexicanas la liberación de Brenda Quevedo Cruz, pues consideró que la detención por el caso Wallace fue arbitraria y contraria a los derechos humanos.

La acusación por los delitos de tortura, tratos o penas crueles inhumanos o degradantes quedó sentada en la carpeta de investigación FED/FEMDH/UNAI/MEX/000033/2020 a cargo de la Ministerio Público Laura Nayeli Salas Ramírez. La acusación es por los actos de los que fue víctima Brenda Quevedo durante su detención el 26 de noviembre de 2011, así como en el Centro de Readaptación Social de Santiaguito en el Estado de México el 27 de noviembre de 2009 y en el Centro Penitenciario Islas Marías, Nayarit, el 12 y 13 de octubre de 2010.

El señalamiento en contra Wallace es porque ella habría “confesado” ser autora de la tortura que recibieron los detenidos por el caso, pues la denuncia destaca como un antecedente relevante una nota publicada el 17 de septiembre de 2019 titulada “Pude haber mandado a matar a los asesinos de mi hijo, pero no lo hice” en donde se citan las declaraciones de Miranda Torres en la que ella habría señalado “Yo lo pude haber mandado matar, no nada más golpear”.

Además de Isabel Miranda, se acusa a Braulio Robles Zuñiga, Agente del Ministerio Público de la Federación, adscrito a la entonces SIEDO.; Osvaldo Jiménez Juárez, Fiscal de la Dirección General de Control de Procesos Penales y Amparo en Materia de Delincuencia Organizada de la entonces Procuraduría General de la República; Irineo Monroy Dávila, Director del Centro de Reinserción Social “Santiaguito” en Almoloya de Juárez, en el Estado de México, así como al encargado de despacho, jefe de seguridad, médicos de ese penal. También a las autoridades penitenciarias del Centro Federal Femenil Rehilete, en las Islas Marías. 

EL CASO HUGO ALBERTO WALLACE

El caso del secuestro y asesinato de Hugo Alberto Wallace comenzó el 11 de julio de 2005 cuando desapareció el hijo de Isabel Miranda, presuntamente privado de su libertad por seis personas, entre las que se encuentra Brenda Quevedo, quien está en espera de una audiencia para resolver su situación jurídica. 

Según la versión de Isabel Miranda, presidenta de la fundación Alto al Secuestro, Hugo Alberto fue secuestrado y asesinado por Juana Hilda González, César Freyre Morales, Jacobo Tagle Dobin, Tony Castillo Cruz, Alberto Castillo Cruz y Brenda Quevedo, quienes supuestamente pidieron un rescate de 950 mil dólares.

Isabel Miranda de Wallace durante una conferencia presentando supuestas pruebas del secuestro de su hijo. Foto: Cuartoscuro.

Los nombres y fotografías de los implicados fueron dados a conocer por la señora Isabel Miranda de Wallace en diversos anuncios espectaculares colocados en las principales vialidades de la Ciudad de México y su caso llegó a los medios de comunicación.

Esta estrategia hizo que expresidentes como Vicente Fox y principalmente Felipe Calderón se acercaran a ella y pusieran todo el aparato del Estado para dar con los responsables, quienes uno a uno fueron detenidos y obligados a confesar –bajo tortura– el delito, de acuerdo con sus denuncias.

La única prueba pericial de que Hugo Alberto fue asesinado en el departamento de Juana Hilda Lomelí es una gota de sangre que se encontró en el lugar el 14 de febrero de 2006, seis meses después del plagio y del primer cateo que se hizo en ese inmueble (15 de julio de 2006).

Llama la atención para los defensores que el inmueble ubicado en la colonia Insurgentes Mixcoac no fue inmediatamente asegurado por las autoridades, a pesar de que se investigaba un secuestro y homicidio; fue rentado a los pocos meses, entre octubre de 2005 y febrero de 2006.  

De acuerdo con la información brindada por quienes llevan la defensa de Brenda, la administración del edificio pidió permiso al Comandante Franco —a quien Brenda ha señalado como una de las personas que la amenazaron—, quien autorizó la liberación del departamento para ser arrendado.  

El inmueble fue rentado a Rodrigo Osvaldo de Alba quien, de acuerdo a indagatorias de la defensa de Brenda, era empleado de Show Poster, una empresa en la que Isabel Wallace era directora.  

A Miranda Torres también se le ha señalado de mentir con respecto a la paternidad de su hijo, al presentar a Enrique del Socorro Wallace Díaz como padre de Hugo Alberto ante la Fiscalía en la que se hizo una prueba pericial de la gota de sangre encontrada en el departamento, la cual, había coincidido con el ADN de José Enrique. 

El 29 de abril de 2019, Carlos León Miranda, padre biológico de Hugo Alberto, ofreció una conferencia de prensa en el Senado junto con Nestora Salgado donde confirmó ser el padre y descartó que la gota de sangre perteneciera a su hijo. 

León Miranda reveló que Isabel Mirando lo buscó cuando desapareció su hijo y le pidió ayuda; que ella lo llevó a la entonces PGR para dar una muestra de sangre y estando en la corporación ella presentó a Carlos como José Enrique Socorro. 

“Cuando Isabel me comentó el secuestro de mi hijo, me sentí muy afectado. Yo le ofrecí: eso se puede solucionar con una muestra de sangre. Si es necesario, le dije, yo me presento a dar esa muestra. Ella aceptó y después me llamó. En ese momento dijo que viniera a dar la muestra, pero me llamó mucho la atención que cuando entramos a la SIEDO [..] ella lo hizo como si fuera mi casa o la casa de ella. Dando órdenes de cómo debían realizarse el proceso. De cómo debían trabajar las personas”.

Una vez adentro, me presentó: ‘Aquí viene Enrique, viene a dar una muestra de sangre. ¿Cómo le vamos a hacer? Pásale al laboratorio’”, señaló en ese entonces el exesposo de Miranda de Wallace.

Sugeyry Romina Gándara
Soy chihuahuense y la mayor parte de mi experiencia fue en esa tierra. De niña, francamente no me veía como periodista, pero de adolescente me apasioné por la radio; fue justo en la radio donde empecé, como operadora de una cabina y luego como locutora en Radio Universidad Chihuahua. De ahí brinqué a grabar capsulas de noticias y después me fui a una radio comercial, donde también conduje por un programa de noticias nocturno. En esa estación radiofónica me aventuré al periodismo cuando se abrió una vacante para reportero. Así es, se podría decir que llegué a este oficio casi por “casualidad”, pero bien dicen que pocas cosas son casuales. No pasó ni una semana cuando me enamoré del trabajo. Supe que quería no solo leer noticias, sino contarlas. Y han pasado ya 12 años desde entonces. Como reportera en Chihuahua me desempeñé mayormente en la fuente la policiaca, me curtí en la nota roja, donde también era fotoreportera. Me tocó, al igual que mis compañeros y muchos reporteros, cubrir los estragos violentos de una guerra sin sentido que nos llegó de pronto, sin saber cómo abordarla, sin estar preparados. Nadie lo estaba. Desde entonces, me he inclinado más a los temas relacionados a la seguridad y a las víctimas. Ahí trabajé para diversos medios locales, principalmente, para el portal Tiempo.com.mx, al tiempo que como fotoreportera colaboraba con algunas imágenes para reportajes al lado de Patricia Mayorga de Proceso y en ocasiones como freelance para la agencia. En el año 2016, me mudé a la Ciudad de México, “Al Deefe” en busca de un crecimiento profesional y colaboré en la segunda etapa del proyecto de Másde72, encabezado por la periodista Marcela Turarti. A los pocos meses entré a trabajar en SinEmbargo, que ha sido mi casa en la capital mexicana y donde he tenido la libertad y gran oportunidad de cubrir el tema de víctimas y de derechos humanos; son los temas que he preferido porque me siento más cómoda al contar la historia desde sus voces y visibilizarlas de manera responsable, empática y digna. Sin duda, la principal satisfacción que me ha dejado este oficio es poder contar con la confianza de quienes nos han compartido su historia para contarla. Siempre estoy y estaré agradecida con ellas.